alexa Un perfume que revela tu sensualidad

Para contener el perfume hay que volver a partir de un frasco de curvas estilizadas, eminentemente femenino, desnudarlo, revelar su transparencia, para luego hacerlo sonrojar de placer, hasta densificar su corazón.

En un único tamaño, 70 ml, un eau de toilette, el perfume cobra vida y alza el vuelo como un trazo de pluma mojada en la acuarela para darse a conocer como L’Eau de KenzoAmour.

Un ramillete de sensaciones olfativas inspiradas en el viaje es la composición original que declina en una nota de salida nueva, más fresca, siempre sensual, como una caricia que se respira. Una nota de salida límpida que hace chispear la bergamota, el té y la naranja amarga.

La firma solar sensual de este perfume son las flores exóticas ylang-ylang y flor de frangipán, un corazón totalmente floral en el que la delicadeza de la peonía y de la acacia fluidifican las flores.

La vainilla, el incienso y los almizcles blancos son una mezcla de un fondo tierno que se prolonga en la dulzura. Un nuevo paseo olfativo, un floral fresco almizclado compuesto por Olivier Cresp, perfumista de la casa Firmenich, a dúo con Daphné Bugey, quien firmó cuatro años atrás la fragancia original, L’Eau de Parfum Kenzoamour.

L’Eau de Kenzoamour es sonreírle al viento que sopla, dejarse llevar por la dulzura de descubrir una fragancia o prendarse de nuevo de su perfume, de un modo diferente.