alexa El cubrebocas no lo puedes evitar, ¡el maskné sí!
CUBREBOCAS
¿Cómo evitar el maskné?
Si en estos meses has sentido que hay más brotes en tu piel y has detectado que éstos solamente aparecen en ciertas zonas del rostro, es probable que seas parte de la población que ha desarrollado maskné.

El término maskné surge de mask (mascarilla) y acné, debido y es afección muy particular generada por el uso constante de cubrebocas, donde aparecen imperfecciones en zonas específicas del rostro: el puente nasal, los pómulos y el mentón. En esta 'nueva normalidad' se ha convertido en tema bastante común y probablemente comenzarás a escucharlo entre tus conocidos o incluso, sabrás detectarlo en tu rostro.

Este nuevo término llegó a nosotros como parte de la pandemia del Covid-19. El maskné se forma gracias al sebo facial y al ambiente húmedo debajo de la mascarilla que, en combinación con el sudor, genera que los poros se obstruyan y se inflamen generando barritos.

Afortunadamente estás a tiempo de que este padecimiento se agrave y tu piel pueda quedar marcada, ya que existen varios consejos que te serán de utilidad, especialmente si has notado el aumento de granitos en tu rostro.

CUBREBOCAS
Estás a tiempo de que este padecimiento se agrave
¿Cómo evitar el maskné? Para empezar, lava todos los días tus cubrebocas y si es posible, ten más de uno para poder intercambiarlas diariamente. Es importante que utilices mascarilla de algodón, especialmente si tienes la piel sensible, ya que este material permite que la piel respire.

En caso de que la única que tengas sea plastificada o sintética, te recomendamos que traigas contigo una loción facial especializada en pieles grasas como la de Ash Natural, la cual se aplica con algodón de dos a tres veces al día y te ayudará a controlar el sebo que generas evitando la oclusión de los poros.

Limpia tu rostro varias veces al día. En rutina skin care normal, lavamos nuestro rostro dos veces al día. En esta nueva normalidad, se recomienda que laves tu rostro cada que vuelvas a casa y te quites la mascarilla, ya que de esta manera evitarás que las bacterias hagan hogar en tu piel y retirarás el sudor, la suciedad y la contaminación recolectada a lo largo del día.

El suero facial, el aliado ideal contra la irritación. Dile adiós a las cremas en el rostro, ya que estas pueden ser pesadas y evitarán que tu piel respire correctamente e incluso irritarla mucho más. De hecho, no te recomendamos utilizar productos con retinol.

Lo que sí te recomendamos es adentrarte en los sueros que sean libres de aceites, estos tienen sensación más ligera y cumplen dos funciones básicas: hidratar tu piel y protegerla de la fricción generada por el cubrebocas.

Si detectaste que tienes maskné: Utiliza tratamiento facial concentrado: tu aliado nocturno Si has notado que te aparecen granitos solamente en la zona en la que tu piel está en contacto con la mascarilla, te recomendamos darle ayuda extra a tu piel con tratamiento concentrado que solamente se utilice en los brotes y que dejes reposar mientras duermes.

La función de un tratamiento facial concentrado como el de Ash Natural, está en prevenir y reducir los brotes de grasa facial rápidamente, así como disminuir de manera gradual la decoloración que dejan en la piel los brotes y las espinillas. Con su uso constante, notarás que el enrojecimiento de tu piel disminuye gracias a que elimina el exceso de grasa y suciedad que obstruyen los poros.

El poder de las plantas contra las manchas. Es importante que busques que tus productos skin care contengan activos naturales, especialmente de centella asiática, manzanilla, y romero, los cuales tienen propiedades calmantes, antioxidantes y antiinflamatorias, las cuales son eficaces para tratar incluso enfermedades de la piel como dermatitis atópica o psoriasis.

Sigue estos consejos y podrás prevenir la aparición de esta nueva afección o incluso disminuir los brotes y no solo eso, mantendrás tu piel limpia y libre de brillo