alexa Células madre del cordón umbilical para tratar labio leporino y paladar hendido

cordón umbilical, labio leporino, paladar hendidoLa preservación del cordón umbilical de un recién nacido, cada vez es de más importancia, ya que cada vez son más los avances que se tienen con las investigaciones científicas acerca de la sangre del cordón umbilical, ya que año con año se descubren enfermedades que gracias a esta terapia celular pueden mejorar la salud de quienes las contraigan.

Una de las enfermedades que gracias a esta terapia celular ha tenido avances en los últimos años para quienes lo padecen es el labio leporino y el paladar hendido.

Datos de la Secretaría de Salud en México revelan que la incidencia de este padecimiento es de un caso por cada mil recién nacidos, lo que representa 3 mil 321 casos nuevos anuales. A nivel mundial esta enfermedad representa el 3%.

Las estadísticas de labio y paladar hendido juntos son similares en hombres y en mujeres y se presenta en un 50% de los casos. El labio leporino sin paladar hendido es más común en los hombres, se da en relación de 7 hombres por 3 mujeres y representa el 25% de los casos. El paladar hendido sin labio leporino representa el 25% de los casos restantes y es más frecuente en las mujeres. Normalmente se requiere de al menos 4 cirugías, ya que esta malformación no supone solo un problema estético sino que afectan también a las funciones faciales, al derivar en problemas para hablar, deglutir y respirar, entre otros.

Gracias a las células madre del cordón umbilical se pueden actualmente reducir las operaciones.

Los doctores argentinos Guillermo Trigo y Gustavo Moviglia, de la Universidad Maimónides, de Buenos Aires, han sido los primeros en investigar con éxito la posibilidad de recuperar los tejidos ausentes a través de células madre.

Los doctores Trigo y Moviglia no solo han logrado reducir el número de operaciones, sino que, además, la utilización de las células madre del cordón umbilical permite una cicatrización y una recuperación natural del hueso con resultados mucho mejores a los de los habituales injertos.

"Estamos sustituyendo las cirugías que se hacían habitualmente con ingeniería de tejidos", apuntó Trigo, quien abordó en su tesis doctoral la posibilidad de usar células madres para tratar las malformaciones maxilofaciales en niños.

"En 2007 hicimos el primer caso", apuntó Trigo, quien explicó que aquel primer paciente era el hijo de un cirujano cuyo padre tenía tanta confianza en el método que les pidió que le operaran y le colocaran las células madre”, explicó.

cordón umbilical, labio leporino, paladar hendidoLos resultados no solo fueron buenos sino que dejaron sorprendidos a los propios médicos, quienes decidieron proseguir esta línea de investigación.

En los últimos años, se han aplicado las células madre a nueve pacientes, todos ellos en Argentina, pero Trigo y Moviglia buscan ahora difundir el procedimiento a más países a través de convenios con otros centros de investigación.

Por el momento los investigadores solo aplican esta terapia celular a recién nacidos, siempre que se hayan conservado las células del cordón umbilical y no se hayan sometido a procedimientos quirúrgicos previos.

"Usamos una técnica precoz de un cirujano francés, que opera primero el paladar a los cuatro meses y a los seis meses el labio. Dentro de los seis primeros meses de vida se termina prácticamente con toda la cirugía primaria. A esa técnica le agregamos la ingeniería de tejidos", detalló Trigo.

Con las células madre es el propio paciente el que va generando el hueso de forma "natural y espontánea" desde bebé, con lo que no queda recuerdo del proceso ni huella psicológica por haber nacido con esta malformación, según precisó el especialista.

Moviglia señaló también que este es un avance extremo y que los primeros sorprendidos de los resultados fueron ellos mismos.

El especialista insiste en que hay que crear conciencia social de los beneficios de preservar las células madre del cordón umbilical de todos los recién nacidos, tanto para el tratar lesiones congénitas como para curar futuras enfermedades.

“En México se espera que pronto esta técnica pueda ser utilizada por médico cirujanos para que se den cuenta de los beneficios que ofrece el conservar las células madre del cordón umbilical. Estamos en investigaciones con el Instituto Tecnológico de Monterrey para su implementación aquí”, comentó Julio Myslabodski, Director de Marketing de BCU, Banco de Cordón Umbilical.

Aseveró que las familias mexicanas toman cada vez más conciencia sobre la importancia de la conservación de las células madre del cordón umbilical con el fin de que pueda ser un seguro biológico de vida para el bebé que está por nacer.