alexa Diego Rivera y el mole, dos íconos mexicanos que trascienden generaciones
MOLE
Guadalupe Rivera Marín y Adolfo Flores

Diego Rivera fue de los artistas más importantes de México y amante del mole. El muralista cuyos frescos plasmaron la vida y acontecer nacional, recorrió el país y conoció las costumbres de los pueblos, sus colores, tradiciones y sabores que identifican a los mexicanos. El mole ocupó un sitio de honor en la alimentación y obra plástica del artista, platillo que siempre disfrutó rodeado de amigos y familia.

En murales como “Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central”, Rivera retrata a vendedores de dulces típicos y a él mismo de niño comiendo una torta. La obra destaca una escena donde aparece otro niño que sueña comer un gran plato de pollo con mole.

MOLE
Parte de la exhibición

Cuando en 1929 se casó con Frida Kahlo, se sirvió mole negro de Oaxaca en la fiesta de bodas. Otras imágenes muestran al artista compartiendo un plato de mole con su hija Ruth Rivera. La complejidad del platillo, la múltiple variedad de elementos que lo conforman y sus contrastes (dulces, salados y picantes), son parte fundamental de la tradición gastronómica mexicana que a Diego fascinaban.

De la misma forma en que Diego se inspiró en las tradiciones mexicanas y su colorido para sus obras, Doña María reúne los sabores de las tradiciones, la cultura y el color en su mole. Con más de 70 años en el mercado, mole Doña María se ha reinventado para seguir vigente en el paladar de los mexicanos gracias a su versatilidad, que facilita la creación de diversos platillos con sabor a tradición.

MOLE
Prendas de Diego Rivera forman parte
de la muestra

Diego Rivera y el mole son dos íconos que han enaltecido el nombre de México y han trascendido por generaciones. La marca se enorgullece de estar presente en la presentación oficial de la exhibición “Diego Rivera. genio, figura y silueta” en el Museo Casa Estudio Diego Rivera y Frida Kahlo, donde el amor por México y su cultura serán los protagonistas a través del arte y la comida.

Hace un par de semanas, Mole Doña María, marca orgullosamente mexicana y con más de 70 años de tradición, celebró la memoria del pintor guanajuatense Diego Rivera durante la inauguración de una exhibición que ofrece una mirada exclusiva a la época en que plasmó el sentir nacional en obras de arte. A través de una deliciosa experiencia gastronómica, distinguidos invitados como familiares de Rivera y personalidades del ámbito cultural recordaron la sencillez y carisma del muralista, cuyo legado es ahora patrimonio invaluable.

El Museo Casa Estudio Diego Rivera y Frida Kahlo, al sur de la Ciudad de México, fue el recinto elegido para la exhibición inédita: “Diego Rivera. genio, figura y silueta”. Posterior al acto protocolario y de un performance conceptual dancístico dirigido por Odailso Berté, se realizó una degustación de primer nivel donde los asistentes probaron exquisitos entremeses, en honor a uno de los platillos favoritos del emblemático artista: el mole.

Las creaciones culinarias que engalanaron la noche ostentaron como principales ingredientes el mole almendrado, mole verde, mole rojo y pipián, todos del portafolio de la marca. Incluso el postre llevaba un toque de mole poblano.

MOLE
Renato Camarillo Duque y Adolfo Flores

Adolfo Flores, grouper de marketing de Grupo Herdez y líder de la marca de mole convivió con autoridades del museo como Luis Rius Caso, director del recinto y el curador de la exposición, René Camarillo Duque, cuyo talento para montar la exhibición fue ovacionado.

Uno de los momentos cumbre de la noche, fueron las palabras de Guadalupe Rivera Marín, hija de Diego Rivera, quien agradeció al museo la apertura al público de objetos íntimos pertenecientes a su padre, mientras recordaba su paso por el lugar donde se consagraron tantas creaciones.

La noche transcurrió entre los sabores tradicionales del mole acompañados de mezcal, destilado considerado una bebida de dioses, el maridaje perfecto para una noche bohemia y de fiesta muy del estilo de Diego Rivera y Frida Kahlo.

Al finalizar la inauguración Adolfo Flores, agradeció a los directivos del museo, esperando hayan disfrutado las creaciones culinarias con el mole, una salsa que guarda los colores, texturas y sentimientos mexicanos, igual que las obras de Diego Rivera.

Galería

Deliciosos bocadillos con mole como base.jpg El postre con un toque de mole.jpg Un deleite al paladar.jpg