alexa Las emociones también se metabolizan

emocionesEn alguna ocasión te has preguntado, ¿cómo les podemos enseñar a los niños a manejar sus emociones si nosotros mismos no sabemos hacerlo?

Luz María Peniche nos trae un libro-guía con herramientas para aplicar día a día, tanto en educadores como en niños, para concientizar sus emociones y brindarles un sano y exitoso desarrollo, los apoya en la educación de los niños de manera que controlen sus emociones y tengan un crecimiento lleno de éxito y felicidad en su vida personal y profesional, con una autoestima sólida y una seguridad inquebrantable.

Bien sabemos que en nuestra sociedad hay emociones “permitidas”, como la felicidad y el orgullo, y otras “prohibidas” como el enojo o la envidia. Y los niños no saben cómo controlar estas emociones y al profundizar en la relación con los padres, son ellos mismos quienes no saben regular sus emociones, incluso no se dan permiso de sentir algunas de ellas.

Hay que aprender a usarlas y metabolizarlas, ya que es un requisito fundamental en el camino hacia la salud mental.

“Aunque todas las personas venimos al mundo con un temperamento determinado, los primeros años de vida tienen un efecto decisivo en nuestra organización cerebral, que en gran medida define el alcance de nuestro repertorio emocional. Pese a que hay muchos programas de educación emocional, en el aula, en la empresa y en diferentes escenarios, la educación más importante que recibimos se da en el seno de la familia; de ahí la importancia de intervenir en ese campo.

Tal es la justificación de este libro. Su objetivo consiste en tratar de integrar algunas teorías psicológicas y psicoanalíticas, así como mi experiencia clínica, con el fin de dar herramientas a los padres de familia que les permitan ayudar a sus hijos y a sí mismos a tener una educación con la que puedan manejar lo más sanamente posible sus emociones, evitando que los mitos y la desinformación guíen su forma de ser padre en torno a lo emocional”. –Luz María Peniche.