alexa Museo Internacional del Barroco, la cultura del mañana

Inaugurado en febrero de este año, este inigualable sitio se está convirtiendo en uno de los principales atractivos turísticos de la ciudad

museo
Arco del triunfo

Barroco. Quien tenga buena memoria, recordará que se trata una corriente artística. Aquella caracterizada por una saturación ornamental, fastuosa, recargada, monumental, repleta de detalles, por ínfimos que fueran. Si hicieran un museo dedicado a ello, seguro sería una pesadilla visual, pero no. El Museo Internacional del Barroco en Puebla es una joya, cuya estructura guarda perfecto equilibrio con la obra ahí expuesta y asegura una experiencia extraordinaria.

Montando la identidad

Al observar su exterior, se podría pensar que el diseño del museo no se relaciona al Barroco por su aspecto minimalista en un majestuoso color blanco. Sin embargo, como justificaría el proyecto su formidable arquitecto, el japonés Toyo Ito, -el Barroco se funde creando fugas, así el espacio resultante tiene una impresión de fluidez-, pues esta corriente estética rompe con la rigidez de las figuras geométricas. Y, efectivamente, el recorrido por las salas es un agradable serpentear que trae consigo encuentros con piezas que roban el aliento.

Un total de 11 salas conforman el sitio, cada una correspondiente a un módulo de la construcción. De ellas, cuatro son para exposiciones temporales y las siete restantes desentrañan, de forma permanente, las distintas expresiones en las que dicha corriente se desenvolvió durante los siglos XVII y XVIII: arquitectura; pintura y escultura; letras y ciencias; teatro, indumentaria y artes decorativas; música y danza, así como una introducción a los aspectos del Barroco y Neobarroco, y su contextualización en Puebla al inicio.

Fragmento de universo

De la sala dedicada a Puebla, destaca su gran maqueta de la ciudad a escala con gran detalle. En la de arquitectura se impone un gran arco del triunfo, hecho de papel china y  madera especialmente para el museo que da la bienvenida y despedida a los visitantes. En ésta sala y su contigua de pintura y escultura se reparten dos magníficos “cielos”, fragmentos de pinturas monumentales prestados por el Principado de Liechtenstein y que mantendrán en resguardo por 10 años.

En los escenarios de la vida cotidiana se tienen réplicas exactas del mobiliario de la época que respetan técnicas y materiales utilizados entonces, elaboradas por una escuela especialista de Brasil, como la habitación de la sección de artes decorativas. El “Gabinete de curiosidades y maravillas”, en el apartado de letras y ciencias, es impresionante, repleto de objetos misteriosos, libros viejos, animales disecados y una variedad de cornamentas, todos réplicas.

museo
Uno de los mini auditorios, aquí proyectan ópera

Para música y danza, disponen de varios pares de audífonos y controles para hacer combinaciones musicales de los géneros de este periodo. Por supuesto, no pueden faltar las figuras religiosas, ángeles, vírgenes, niños, élites, pequeños carruajes, muebles de música, adornos, prendas, pinturas, esculturas, filos dorados en marcos, colores, rostros, texturas y una pasión desbordante por la minuciosidad del detalle.

Sorpresas de la naturaleza y la tecnología

Una de las maravillas del lugar son las intersecciones de una sala a otra, espacios al exterior inspirados en la filosofía zen que promueve le meditación y la tranquilidad. Funcionan como un descanso y una pausa perfecta que evita al visitante saturarse del contenido exhibido. Algunos cuentan con pequeños lagos artificiales. En el espacio central reina una fuente “invertida”, un vórtice de agua que produce adicción de observarlo. Además, a todo el alrededor de los muros blancos han creado un pequeño ecosistema acuífero colindante con el Ecoparque Metropolitano.

En una vanguardista dualidad, la alta tecnología juega un importante rol como recurso didáctico, principalmente en lo audiovisual. Todas las salas están ambientadas con música de la época y poseen partes interactivas que hacen más accesible la información. Por ejemplo: mappings sobre superficies lisas muestran la evolución del Barroco, como iglesias o vestimenta; cuadros cobran vida sobre una superficie táctil que explica cada uno de sus elementos; pantallas touch gigantes con una biblioteca fija de información explica el contenido de las salas; dos mini auditorios proyectan teatro y ópera. Éste es el museo del mañana.

museo
Esculturas ejemplifican el estilo del Barroco

En suma

La construcción del museo tomó un año, de enero de 2015 a enero de 2016.

Fueron invertidos más de mil millones de pesos para su realización.

El arquitecto Toyo Ito es de los más reconocidos a nivel internacional, galardonado con un Premio Pritzker.

Miguel Ángel Fernández es el director del proyecto museográfico, Ricardo García diseñó el proyecto y Juan Manuel Gorrales es el curador de las salas permanentes.

Desde su apertura el 15 de febrero de este año, el museo ha recibido más de 350 mil visitantes.

En su acervo, posee más de 2,000 piezas y tiene convenio con alrededor de 13 países.

El recorrido con guía puede durar entre 1:45 a 2:00 horas.

Recorres el museo en su totalidad toma tres días.

Actualmente, en las salas temporales se albergan dos exposiciones: “Tornaviaje. La Nao de China y el Barroco en México 1565-1815”, y “Marajás Neobarrocos. Esplendor de las vestimentas reales de India”.

La tienda de souvenirs tiene convenio con el Instituto de Artesanías del Estado para promover el comercio local.

El acceso es gratuito para todos los poblanos al mostrar su identificación.

La entrada general para visitantes del interior de la república y extranjeros es de 50 pesos.

Está abierto de martes a domingo de 10:00 am a 7:00 pm.

Se localiza a 30 minutos en coche del Hotel City Express Puebla Centro, establecimiento al centro de la ciudad con vías de fácil acceso para dirigirte a tu punto de interés predilecto. 

 

Galería

DSC08036.jpg DSC08038.jpg DSC08040.jpg DSC08041.jpg DSC08044.jpg DSC08047.jpg DSC08048.jpg DSC08049.jpg DSCN9888.jpg DSCN9893.jpg DSCN9894.jpg DSCN9896.jpg DSCN9899.jpg MuseoBarroco.jpg