alexa Museo Sol del Niño, en Mexicali presenta "Óptica: luz y color"

Colaboran investigadores y estudiantes de Óptica del CICESE

museoCon una inversión de un millón 600 mil pesos obtenidos de una convocatoria CONACYT de fondos mixtos, se inauguró el 28 de enero la nueva exhibición “Óptica: luz y color” en el Museo Sol del Niño, en Mexicali, cuyo guión temático se creó con ayuda de investigadores y estudiantes de posgrado del Departamento de Óptica del CICESE. 

La colaboración de este centro de investigación con personal de Sol del Niño y la compañía Proydeas, permitió la elaboración de esta exhibición permanente, compuesta por 10 temas que explican los conceptos más básicos de la óptica y sus aplicaciones tecnológicas, a través de un lenguaje sencillo y claro con infraestructura divertida y amigable para todo tipo de público.

El ojo humano y su funcionamiento, refracción, las fuentes de luz y el espectro visible, interferencia, láseres, la transmisión de luz mediante fibras ópticas, un arpa que funciona con haces de luz y sensores, los colores y sus combinaciones, la polarización y la velocidad de la luz, son los temas expuestos.

Quienes visiten la exposición aprenderán con sencillos experimentos interactivos y completamente seguros para la exploración de niños pequeños, adolescentes y adultos. 

Durante la etapa de producción, a lo largo de 2015, estudiantes de la maestría y doctorado en Óptica del CICESE brindaron apoyo a los guías del museo con capacitaciones continuas sobre el contenido de la exhibición. Se trabajó además en un cuadernillo de actividades para que las escuelas interesadas puedan trabajar experimentos relacionados y así profundizar en el aprendizaje.

“Misterios de un mundo invisible” complementa la experiencia sensorial sobre la luz y el color. Se trata de una película de explicación detallada, en experiencia IMAX 3D, sobre el espectro visible y lo invisible al ojo humano, y cómo los avances de la óptica han ayudado a conocer el universo desde la escala nano hasta las inmensas y más alejadas galaxias.

Sol del Niño recibe 200 mil visitantes de diferentes niveles educativos por año, de los cuales 70% son estudiantes. El personal del museo espera que el número de visitantes incremente en 2016 por esta nueva área sobre Óptica que llega a nutrir a las otras 200 exhibiciones fijas, sobre todo el área de pirámide de las ciencias.

Estuvieron presentes en la inauguración la presidenta del patronato del museo, María Elena Blackaller de Elorduy; la diputada Luz Argelia Paniagua, miembro de la comisión de Ciencia y Tecnología del Congreso de la Unión; el Lic. Ricardo Magaña Mosqueda, secretario de Desarrollo Social del estado; Dr. Enrique Estrada Loera, director regional del CONACYT; el subsecretario de Desarrollo Económico del estado, Lic. Alfredo Villarreal; el profesor Alejandro Baena, delegado del Sistema Educativo en Mexicali, y el Dr. Santiago Camacho, jefe del Departamento de Óptica del CICESE, así como estudiantes del posgrado de esta institución, que asesora el proyecto. 

Importante hacer divulgación de la ciencia

Por ser un museo con más de 17 años de experiencia, Sol del Niño busca renovar sus contenidos expuestos para hacerlos más atractivos, así como buscar nuevas temáticas de interés para la cambiante sociedad actual.

Anteriormente el museo contaba con espejos que distorsionaban la luz para formar siluetas anormales de cuerpos que se les plantaran delante. Ahora cuenta con estos 10 temas sobre la luz y sus aplicaciones, contribuyendo en gran parte a la sensibilización de los asistentes para vivir la ciencia como algo de todos los días, compartió la directora del museo, Susana Phelts Ramos. La iniciativa del proyecto surgió por la necesidad de renovar el área de óptica y se impulsó aún más por motivo del Año Internacional de la Luz, celebrado durante el 2015.

Los museos tienen la misión de cultivar el interés sobre ciencia y tecnología en las personas a través de juegos y actividades informativas y sensoriales. “Las actividades de divulgación son importantes para despertar inquietud desde temprana edad. Esa es la misión de Sol del Niño”, compartió David Zavala Peñuelas, gerente de proyectos museográficos del museo.

Tanto para Sol del Niño como para el CICESE y Proydeas, es de suma importancia generar inquietudes en los niños y jóvenes para despertar vocaciones y provocarles aún más dudas y cuestionamientos sobre lo que ven en el museo. De esta manera, seguirán investigando en otros espacios. Aunque en el futuro el asistente sea artista, político o médico, es importante que sea sensible para que respalde y respete la ciencia.