alexa Cooler o aire acondicionado portátil, ¿cuál elegir?
Cooler
¿Cooler o aire acondicionado?

Imagina que estás estrenando casa. O que estás haciendo remodelaciones. Todo va en orden: nuevos acabados, nueva sala, nueva cocina. Pero cuando hay que elegir entre un enfriador de aire evaporativo (cooler) y un aire acondicionado portátil entras en un dilema del que, parece, no vas a salir.

Muchos dicen que un cooler y un aire acondicionado portátil son la misma cosa. Es un error. Por eso, y para facilitar un poco tu decisión, Honeywell,  te cuena las principales diferencias entre estos dos aparatos.

Diferencias básicas

Para poder decidir entre uno y otro aparato, primero se debe de conocer la principal diferencia entre ambos; explicada de la manera más sencilla posible.

El principio base de un cooler es la utilización de agua en el proceso de enfriamiento del aire. El aire caliente de la habitación que entra al aparato pasa por medio de enfriamiento honeycomb. El agua es bombeada desde el tanque y se vierte sobre el honeycomb; esto permite que el medio de enfriamiento absorba el calor del aire, refrigerando y humidificando el ambiente. El aire, ya frío, es forzado a salir de la unidad con la ayuda de un ventilador. Este proceso no requiere de compresor.

Los aparatos de aire acondicionado portátil funcionan un poco diferente. El compresor, condensador y el evaporador están alojados en una misma unidad compacta. El aire es filtrado, enfriado y deshumificado en el mismo aparato. Estos sistemas de refrigerante a base de compresor son enfriados por aire, lo que significa que utiliza aire para el intercambio de calor, de la misma manera que un coche o acondicionador de aire estándar. El sistema deshumidifica el aire a medida que se enfría. Una manguera de aire de salida flexible envía el calor hacia el exterior.

¿Lugar abierto o cerrado?

Es importante tomar en cuenta las áreas en las que se desea colocar los aparatos para sacarle mayor provecho al que decidamos comprar.

Los coolers, por ejemplo, refrescan el aire en la habitación y funcionan mejor en zonas abiertas; mientras que los aparatos portátiles de aire acondicionado enfrían el aire y lo hacen circular y funcionan mejor en áreas cerradas.

Clima seco, clima húmedo

Muchos de nosotros cometemos el error de no tomar en cuenta el clima de nuestra ciudad a la hora de elegir un sistema de enfriamiento para nuestro hogar y es de las cosas que más debemos de tener en mente.

Los coolers son la mejor opción si vives en climas secos, en los que el aire se encuentra caliente y la humedad es baja. Por trabajar con base en el agua, poseen el beneficio adicional de acondicionar el aire al añadirle humedad, lo que se traduce en mayor confort para las personas.

Sin embargo, en climas con humedad elevada, los beneficios del uso de coolers son muy limitados y es por eso que se recomienda sustituirlos por aparatos de aire acondicionado portátiles, pues el aire que este aparato otorgará a las habitaciones será más seco y compensará la sensación de humedad propia del lugar.

Ecología

Si eres de los que se preocupa por tener en casa aparatos que hagan mínimo o muy poco daño al medio ambiente, los coolers son para ti. Se consideran más ecológicos porque utilizan sólo agua y no refrigerantes como lo hacen los aires acondicionados portátiles.

Sin embrago, hoy en día en el mercado se ofrecen ambos productos en su versión “ecofriendly”.

Costo

Los aires acondicionados constituyen el 5 por ciento de las facturas de energía. Los enfriadores de aire utilizan el agua, que tiene un efecto de enfriamiento automático, reduciendo las facturas de electricidad hasta en un 75 por ciento.

Aun así, hoy en día ya existen tanto coolers como aires acondicionados portátiles que son de bajo consumo energético.

Elegir un sistema de enfriamiento para tu casa u oficina no es tarea sencilla; se deben de tomar en cuenta muchos aspectos. Normalmente nosotros sólo nos limitamos a guiarnos por el costo o diseño del aparato. Aun así, esperamos que esta guía te sirva de ayuda y haya aclararado muchas de tus dudas.