alexa El accesorio del futuro mascarillas faciales: serán moda dicen diseñadores israelíes
ISRAEL
Mascarilla de la colección de Dana Kira y Alon Levi

El consulado de Israel nos ha enviado esta información que, aunque pareciera frivola, seguramente tendrá impacto. Los israelíes ahora deben usar mascarillas faciales al aire libre según orden obligatoria emitida por el Ministerio de Salud que entró en vigencia esta semana y que ha dicho que estas mascarillas se pueden comprar en la tienda, ser hechas en casa o improvisadas, pero que deben cubrir nariz y boca.

Las autoridades han recomendado no comprar las N95 o mascarillas quirúrgicas tradicionales, principalmente porque quieren dejarlas para los trabajadores de la salud. En las últimas semanas, Israel se ha enfrentado escasez de equipos de protección personal, incluidas mascarillas, para los trabajadores médicos, aunque eso ha cambiado en las últimas semanas debido a los envíos desde China y las entregas coordinadas por el Mossad, la agencia de inteligencia nacional de Israel.

ISRAEL
De la colección de Yarden Oz llamada Happy People

Mientras tanto, diseñadores de moda, artistas, costureras y trabajadores de la industria no tienen trabajo repentinamente, al igual que el 25 por ciento de la población israelí y al no poder abrir sus negocios, el gasto general en artículos no esenciales como ropa, arte y joyas se ha visto afectado. Muchos en la industria se han sentido obligados a ayudar de la mejor manera posible.

Si bien no ha habido un llamado oficial en Israel a la industria de la confección para hacer mascarillas faciales, a diferencia de Nueva York, muchos de estos expertos en moda y telas han comenzado sus propias iniciativas para hacerlas, usando telas estampadas, retazos especiales y diseños divertidos.

La empresaria de moda de Tel Aviv, Dana Kira y el dueño de restaurantes, Alon Levi vieron que sus negocios se detuvieron cuando se implementaron medidas de cierre el mes pasado en medio del brote del Covid-19. Ambos estaban buscando qué hacer a continuación cuando, por separado, contactaron a Batel Bar Giora, diseñadora de moda con la marca israelí Feyge. Ella conectó a los dos después de darse cuenta que tenían la misma idea: crear mascarillas faciales hechas a mano con tela reutilizable.

ISRAEL
Diseños de Dana Kira y Alon Levi cuestan

La idea detrás de su producto es hacer mascarillas de tela coloridas y de buena calidad que puedan reutilizarse, para minimizar el desperdicio, y dar a las personas una alternativas desechables, que son necesarias para los trabajadores de la salud, escribió Alon Levi en correo electrónico a NoCamels.

Kira contactó a otros diseñadores en Tel Aviv, como Amit Shalom, de la marca israelí BoBo, quien donó materiales sobrantes de sus negocios. Esto le dio al dúo oferta de diseños divertidos, coloridos y únicos. Todas las mascarillas se cosen localmente.

"Es muy importante para nosotros hacer que nuestras mascarillas sean accesibles para que cualquiera pueda pagarlas", explica Levi. Las mascarillas se venden dos por 19 dòlares. Se puede ver la gama en la página de Instagram de la marca. La entrega gratuita está disponible en cualquier lugar de Israel.

No son los únicos que se encontraron tratando de llenar el vacío. Ruth Lenk, fabricante de edredones y profesora de arte en Netanya, abrió página de Facebook en noviembre para vender sus colchas. Coser mascarillas surgió cuando creó algunas para que los miembros de la familia cumplieran la orden del Ministerio de Salud.

ISRAEL
De Ruth Lenk, la diseñadora detrás de The Creative Adult

Lenk le dijo a NoCamels que los miembros de su familia la alentaron a comenzar a vender esas mascarillas en su página, The Creative Adult (El Adulto Creativo), y decidió lanzar iniciativa para donar una mascarilla a trabajadores sanitarios cada vez que vendiera una. Ella dice que también está buscando donar mascarillas a centros para ancianos y programas de cuidado para  niños en riesgo. Lenk envía fotos de opciones a los clientes que eligen lo que les gusta y dice que se ha sentido abrumada por el interés que ha recibido.

Yarden Oz, diseñadora de bodas y vestidos de noche de 28 años que ha diseñado vestidos de novia para alrededor de 400 mujeres, se encontró sin trabajo cuando las celebraciones de bodas israelíes se limitaron a pequeño número y luego se prohibieron por completo. Decidió aprovechar la oportunidad para diseñar colección de mascarillas de telas de moda que "lleven algo de color y alegría a esta época" y apoyé a la maltratada economía, escribe en el sitio web oficial de su marca, Happy People. Sus diseños de mascarillas también están en su página de Instagram.

Algunos diseñadores incluso se han inspirado en el mar Mediterráneo. Doraya Avital Kancepolsky, graduada de la Academia de Arte de Diseño Bezalel y Oryan Asher se especializan en diseñar y fabricar pequeñas colecciones de productos cuidadosamente hechos a mano en función de su estilo de vida; ambos diseñadores viven en barcos vecinos en el puerto deportivo de Tel Aviv. Llamaron a su marca, Fishi Fish.

A la pareja se le ocurrió la idea de hacer mascarillas hace dos semanas cuando las autoridades de salud anunciaron que sería obligatorio que las personas las usaran al aire libre. Sus mascarillas suelen estar adornadas con parches con elementos de diseño hechos a mano, como esqueletos u ojos de peces. Los clientes también pueden pedir mascarillas sin diseño.

"Todo sucedió muy rápido", Kancepolsky dijo a NoCamels. "Pasé toda la noche cosiendo muestras y para la noche siguiente ya las habíamos puesto a la venta".

ISRAEL
Happy People de Yarden Oz

“La nueva situación impuesta por el coronavirus nos obliga a reorganizarnos y adaptarnos a estilo de vida nuevo y desconocido. Si hace seis meses hubiera salido de la casa con esa mascarilla en la cara, la gente hubiera pensado que estoy loca o sospecharía que estoy a punto de robar un banco. Pero la mascarilla será parte inseparable de nuestra ropa en los próximos meses”, agrega.

Estudiantes y profesores de los departamentos de textiles y diseño de dos de las mejores escuelas de diseño de Israel también han creado sus propias mascarillas elegantes como el nuevo "accesorio del futuro".

Ori Topaz, diseñador e investigador independiente en el Centro de Innovación e Investigación en Textiles David & Barbara Blumenthal Israel, también conocido como CIRTex, en la Universidad Shenkar de Ingeniería y Diseño, recientemente creó video de bricolaje para mostrar a los espectadores cómo hacer mascarillas en casa que sean funcionales y elegantes. El video fue preparado como parte de colaboración grupal para promover "pasos efectivos en la reducción de la propagación del coronavirus", le dijo a NoCamels.

ISRAEL
Negras con elementos de diseño únicos inspirados en el mar

El grupo, que reúne a investigadores de diferentes tipos, incluye socios como la Universidad Hebrea de Jerusalén, el Instituto de Ciencia Weizmann, el Centro Interdisciplinario en Herzliya y la Dirección de Investigación y Desarrollo de Defensa (DDR & D por sus siglas en inglés) del Ministerio de Defensa de Israel.

“El primer paso fue brindar una forma de protección rápida y fácil sin la necesidad de usar una máquina de coser. Luego, recomendaríamos una lista de materiales antivirales domésticos, que se pueden usar con la capa de inserción de la mascarilla. Con estos materiales, podemos elevar la protección de la mascarilla para la persona que lo usa. Estos materiales aún se están probando”, dice Topaz.

Topaz creó patrón que puede ayudar a la forma de la máscara e incluye bolsillo que está lleno de tejido para darle capa adicional de protección. Además, dice que investigadores del grupo actualmente están probando lista de productos para el hogar que contienen ingredientes activos para la desinfección que pueden integrarse con la capa de tejido.

ISRAEL
Mascarilla Fishi Fish

Yael Mordecay, estudiante de la Academia de Arte y Diseño de Bezalel, se encontró en situación única cuando mascarilla protectora que creó como parte de proyecto de primer semestre que se trataba de escenarios futuros se convirtió en ayuda inteligente y elegante para el problema mundial que afecta a todos.

“Decidí lidiar con la contaminación del aire, que se convertirá en problema importante en el futuro. El enfoque principal del curso fue la tecnología portátil, por lo que busqué protección portátil contra la contaminación del aire y cómo podría lograr que las personas sean más conscientes de ello".

"La mascarilla se basa en los mismos principios de las máscaras N95 que también son capaces de filtrar el coronavirus", explica ella. “El estuche para la mascarilla tiene dos funciones: la primera es sensor que monitorea el aire a su alrededor y notifica al usuario cuándo ponerse la mascarilla. El segundo uso es la luz UV que se enciende una vez que la mascarilla está dentro del estuche para mantenerla estéril para poderla usar varias veces".

ISRAEL
De escuelas de diseño israelíes

De los elementos más inusuales de la mascarilla es que no tiene amarraderas. Esto se hace usando adhesivo especial que se puede usar en la piel y reutilizable después de quitarse la mascarilla. Mordecay dijo que quería que la mascarilla fuera "cómoda, ligera y compacta' para el uso diario. Ella dice que fue "coincidencia" que el brote comenzó a ocurrir tan pronto como terminó el curso.

“Mi mascarilla puede ayudar a las personas que se sienten incómodas al ponerse mascarilla médica blanca normal hasta el punto de que podrían optar por no ponérsela en absoluto. Por ejemplo, puedes ver a los lentes como ayuda médica para las personas con mala vista, pero de todos modos es accesorio de moda”, dice ella.