alexa Hoteles

No es sólo llegar a dormir, es ser complacido de cuantas maneras sea posible en una fiesta para los sentidos, el bienestar y la comodidad en un sitio lejos de casa

hotel, lujo
Hotel de Glace, Québec, Canadá

Para los distintos tipos de trotamundos que constantemente viajan, tanto por gusto como por obligación, hospedarse en un hotel ha dejado de ser únicamente llegar a un lugar a dormir. El ambiente, la atención, los servicios y la exclusividad son rasgos que los hoteles de lujo se han dedicado a perfeccionar para satisfacer la creciente demanda de sus clientes. ¿Qué es lo que el consumidor actual busca en los productos y servicios que adquieren? Experiencias. Y la hotelería no se queda atrás al renovarse en ánimos de cumplir cada capricho de los huéspedes.

De acuerdo a la Organización Mundial de Turismo (OMT), los hoteles se clasifican por estrellas (de 1 a 5), para lo cual se establecen características y requisitos a cumplir para cada uno de ellos. Se consideran dentro de las categorías de lujo a aquellos de 4 o 5 estrellas:

Hoteles de cuatro estrellas: son hoteles grandes, con recepciones confortables y excelente servicio de restaurante.

Hoteles de cinco estrellas: son los hoteles con los más altos niveles de comodidad y servicio, con vestíbulos y habitaciones suntuosas, los más exquisitos menús en alimentos y bebidas para cumplir las rigurosas exigencias del cliente.

Aunque las amenidades y comodidades de los hoteles de lujo pueden variar, incluso si son encasillados en la misma clasificación de 4, 4.5 o 5 estrellas, se dirigen a clientes con mayores expectativas en su alojamiento y, por lo tanto, mayor poder adquisitivo. Su costo es elevado a poner detalle en brindar un servicio diferente y de calidad durante la estancia de los turistas. En países como Dubái hay hoteles 6 y 7 estrellas, tal es el caso del Hotel Burj Al Arab, con 7 estrellas, debido a su exagerado lujo y por tener el mejor confort del mundo.

Colocan como prioridad la experiencia del huésped, la cual aseguran por medio de instalaciones de vanguardia, servicios preferenciales y productos exclusivos, sumándole creatividad y estética al diseño arquitectónico y a la decoración de interiores por igual, características que expresan elegancia y sofisticación a la vez que persiguen la tranquilidad y excelencia.

Los hoteles de lujo combinan servicio con originalidad; se localizan en las zonas cosmopolitas de las principales ciudades y destinos con atractivo turístico, muchos forman parte de grandes complejos con centros comerciales. Su oferta de amenidades y atenciones es diversa, pero entre las que generalmente se disponen están: spa, salones para celebraciones y eventos, restaurantes, bares, piscinas, jacuzzi, gimnasio, lavandería, WiFi, área infantil y nuevas tecnologías.

hotel, lujo
Hotel Four Seasons, Ciudad de México

O, de acuerdo a la índole del sitio y su ubicación, contará con clases de cocina, asesor de moda, mayordomo las 24 horas, camas gigantes, paseos en barco, vuelos en globo, masajes, entrenadores personales, estética y peluquería, portero, botones, aparcamiento de coches, intimidad y privacidad absoluta, además de habitaciones confortables con mobiliario de diseñador y la certeza de conseguir entradas o reservaciones súbitas para la ópera, el teatro, fútbol, toros u otros shows de entretenimiento y modos de diversión.

En la última década, la oferta hotelera nacional se ha renovado de manera trascendental con un crecimiento del 86.5 por ciento en el número de establecimientos pertenecientes a la categoría de 5 estrellas, doblando el 43.3 por ciento de aumento en el resto de las categorías. Esto se debe a la demanda de segmentos de la población con un poder adquisitivo mayor y su impulso. La derrama económica en los sitios con hoteles de lujo igualmente incrementa, pues atrae a huéspedes con posibilidad de gastar más.

Los últimos datos disponibles de la Secretaría de Turismo, señalan que, al cierre de 2014, el número de hoteles de 5 estrellas, sumando las categorías llamadas Gran Turismo y Clase Especial, alcanzó los mil 266 hoteles, de los 679 registrados en 2004. Dicho crecimiento se favoreció del interés por parte de los empresarios luego de observar cada vez más demanda, tanto en viajeros nacionales, como extranjeros.

El motor detrás de este auge han sido especialmente los extranjeros, pues la oferta de 5 estrellas mexicana es 30 por ciento más barata que la estadounidense y es la mitad de barata que la europea. En promedio, representan 70 por ciento de los clientes; el 30 por ciento restante se integra por mexicanos con mayor solvencia económica o segmentos de clase media que pueden cubrir hasta dos veces al año el costo de un hotel de lujo.

Quintana Roo es la entidad con más hoteles de este rubro: en 2004 había 117 y para 2014 sumaban 189 establecimientos, un aumento de 61 por ciento.

Le sigue Jalisco y su aumento de 111 por ciento con un número de hoteles de lujo que pasó de 51 a 108. En el puesto número tres se ubica Guanajuato que tenía en 2004 un total de 29 establecimientos de este tipo y en 2014 había superado a la Ciudad de México, al llegar a 97. En la capital del país, el número ascendió de 56 a 94 hoteles en el mismo lapso.

hotel, lujo
Hotel Burj Al Arab, Dubai

Los hoteles de lujo a nivel nacional son:

Nizuc Resort & Spa (Cancún, Quintana Roo)

Modernidad arquitectónica en medio de un exuberante paisaje tropical del Caribe. Muestra un impresionante diseño con un toque rústico pero de lujo, seis restaurantes y una hermosa bahía a sólo diez minutos del aeropuerto de Cancún. El complejo de 274 habitaciones se distingue por un estilo “zen de lujo”. Sus seis puntos gourmet son el campo de acción de los mejores chefs de la zona: Café de la Playa, en la playa; Ni, con cocina peruana; Ramona, de cocina mexicana; La Punta Grill & Lounge, de ambiente casual al aire libre; Indochine con su fusión asiática y Terra Nostra, con su estilo mediterráneo. Como parte de sus atractivos, se encuentra el spa frente al mar ESPA, el cual ofrece masajes orientales, hidroterapia, baño de vapor, sauna, jacuzzi y más.

Secrets Huatulco Resort & Spa (Huatulco, Oaxaca)

Exclusivo para adultos, el hotel se edificó a algunos kilómetros de distancia de la Bahía de Conejos como un resort de lujo con todo incluido. Sus 399 habitaciones son suites elegantes con vista al mar; poseen tinas para hidromasaje, duchas estilo lluvia, moderna tecnología, balcones amplios y amplias y cómodas camas con sábanas de alta calidad. Dispone de servicio a la habitación las 24 horas, acceso a cualquiera de sus nueve restaurantes, licores de alta calidad, lujosos productos de baño, reabastecimiento diario gratuito de mini-bar y servicio de conserjería, todo lo anterior integra su programa Unlimited Luxury.

Cabo Azul Resort & Spa (San José del Cabo, Baja California Sur)

Conformado por villas que mezclan lo chic y sofisticado, es uno de los hoteles más exclusivos de Los Cabos. Las habitaciones están a escasos metros de distancia de la playa y la propiedad se ubica a cinco minutos en coche del centro de San José. Existen 332 habitaciones en total, incluyen suites de uno, dos y tres dormitorios con piscinas privadas y terrazas, y cada una ofrece una cocina completa, área de comedor y área de estar. Los alojamientos de alta categoría disponen de chef privado. Asimismo, facilita un buffet escandinavo, bar, tienda gourmet, panadería y cafetería. Su spa cuenta con 11 salas de tratamientos y un centro de fitness.

En la Ciudad de México se encuentran:

Downtown Mexico:

Se sitúa en el centro de la ciudad, a unas cuadras del Templo Mayor, con un edificio colonial del Conde de Miravalle del siglo XVII traído al siglo XXI. Caracterizado por portar un estilo bohemio-chic elegante. De su total de 17 habitaciones, únicamente seis figuran como hospedaje de lujo. El concepto del hotel gira en torno a lo mexicano. Posee dos restaurantes (siendo Azul Histórico creación del chef Ricardo Muñoz), una espaciosa terraza en la parte superior de la construcción y más de una docena de tiendas en el mezzanine.

Four Seasons:

Ubicado en Paseo de la Reforma, este castillo encierra jardines de ensueño, ventanas ornamentales, amplias escalinatas, ocho diferentes tipos de habitaciones, entre las más grandes de la ciudad, y cuatro tipos de suites. Todos sus clientes disfrutan de un trato VIP. Cuenta con un restaurante de comida mediterránea, bar, piscina al aire libre, tiendas y gimnasio, entre otras amenidades. Ofrece extrema seguridad para huéspedes prominentes con ascensores exclusivos y salas de espera, así como una entrada diseñada para el fácil acceso en automóvil. Artistas, políticos y CEO’s suelen hospedarse en sus instalaciones.

JW Marriot Polanco:

Su diseño es de estilo oriental mandarín, su nivel de intimidad y servicio personalizado lo hace popular con los CEO’s y grandes empresarios. Localizado en un bloque de hoteles con vista hacia Chapultepec y Polanco, resguarda una terraza con piscina, gimnasio de cortesía para huéspedes y 312 habitaciones. El vestíbulo se adorna por una pintura que representa el encuentro entre españoles y aztecas. El lounge biblioteca es revestido por finas botellas de tequila. Su restaurante principal se especializa en comida cali-mexicana.

Entre los hoteles de lujo internacionales están:

Burj Al Arab (Dubai)

Es el hotel más costoso del mundo. Oro, mármol, piedras preciosas, mosaicos árabes y terciopelo son algunos de los materiales que decoran los interiores de la construcción, a instrucción del jeque de Dubai. En sus 312 metros de altura sólo dispone de suites dobles y la suite real tiene un costo de 28 mil dólares por noche. Alberga ocho restaurantes (uno submarino), cuatro piscinas y un parque acuático propio.

Hotel Ritz (París)

Al atravesar sus puertas, te transporta a la época de los gloriosos monarcas franceses. Sus instalaciones datan del siglo XIX, sus jardines son estilo Luis XIV, tiene una escalinata estilo Luis XV y decoración del siglo XVII. Cuenta con dos restaurantes, tres bares, un salón de convenciones, piscina interior, gimnasio y, entre sus curiosidades, llaves de oro, lámparas de araña, tapices, grandes camas y edredones mullidos.

Hotel de Glace (Canadá)

Palacio invernal de 3 mil m² construidos con 11 mil toneladas de nieve y 350 toneladas de hielo. Posee numerosas habitaciones y suites temáticas, dos salones de exposiciones, un majestuoso vestíbulo, cine, capilla, un gran salón, cabañas de madera, tina caliente y el bar de hielo Absolut. Con más de cinco metros de alto, sus paredes están cubiertas de grandiosas obras de arte.