alexa ¿Viajar o no viajar? Skyscanner lanza mapa interactivo
SKY SCANNER
Podrás ver el mapa interactivo en tiempo real

Skyscanner, empresa de viajes, lanzó mapa interactivo y actualizado para ayudar a traducir las reglas y regulaciones actuales, en respuesta a la demanda de los viajeros de asesoramiento transparente y confiable.

Asimismo realizó encuesta en la que revela que más de la mitad de los estadounidenses no se sienten seguros de comprender las reglas para los viajes internacionales.

La confianza entre los ciudadanos estadounidenses que desean viajar al extranjero es baja debido a la complejidad de las reglas y regulaciones actuales, según la nueva encuesta.

Cambiar la guía de viaje y las restricciones de destino significa que el 51 por ciento de los viajeros estadounidenses no se siente seguro sabiendo a dónde puede y dónde no puede viajar, por ello Skyscanner lanzó mapa interactivo y actualizado para ayudar a traducir las reglas y regulaciones de viaje actuales.

Mark Crossey, experto en viajeros de la Unión Americana, para Skyscanner, dijo: "la gente quiere viajar cuando sea seguro hacerlo, pero la confianza se ha visto afectada por la falta de coherencia entre los países de todo el mundo con respecto a las medidas y restricciones. Sabemos que hay demanda acumulada de las búsquedas estamos viendo para vuelos y necesitamos más información sobre viajes.

"Los consumidores simplemente no comprenden las complejas reglas y están pidiendo a gritos información transparente y detallada. Nuestro nuevo mapa, fácil de usar y actualizado, ayuda a los viajeros a navegar por el cambiante panorama de los viajes internacionales".

El nuevo mapa global de Skyscanner está disponible en la página de inicio del sitio web de  la empresa. Se actualiza constantemente y está lleno de información valiosa sobre las medidas actuales, requisitos de cuarentena y corredores de viaje entre los EE. UU. Y el resto del mundo. 

Al registrarse y hablar con los viajeros a intervalos regulares, Skyscanner obtuvo algunos conocimientos valiosos sobre las motivaciones de las personas para viajar en las diferentes etapas de la pandemia. “Las personas que estaban dispuestas a viajar claramente tenían actitud diferente al riesgo. La actitud ante el riesgo es algo interesante, es propiedad psicológica subyacente. Tenemos aversión fundamental al riesgo, pero el umbral de ese riesgo puede reformularse según el contexto.

“Lo que quiero decir, agregó  Crossey, es es que lo que vimos durante el pico inicial en marzo y principios de abril fue que mucha gente se repatriaba: gente que se iba a casa, gente que decía: ‘no podré viajar más allá de fecha determinada, así que necesito regresar ‘, por lo que hubo muchos viajes de ida. Es posible que encuentre a alguien que tiene gran problema de salud, pero eso se ve superado por la necesidad emocional de llegar a alguna parte.

“Esa idea de alcanzar el umbral de comodidad condujo a diferencia muy clara en la razón fundamental de por qué la gente viajaba. Un viaje de placer o unas vacaciones sería muy diferente de una necesidad muy motivada por las emociones, como volver a ver a familiares o amigo".

Mark Crossey, señala que esta actitud no varió mucho entre los datos demográficos de diferentes partes del mundo; aunque había diferencias en las restricciones de viaje de una región a otra y diferentes actitudes hacia el control fronterizo o la cuarentena, la 'razón fundamental' de los viajes era en gran medida la misma. Los seres humanos son más similares que diferentes". 

De manera abrumadora, los dos principales temores que disuadieron a las personas de reservar un viaje fueron el temor al riesgo financiero, la imposibilidad de cambiar sus reservas o reclamar reembolso si la situación cambiaba, y el temor al riesgo para la salud. La presión social, el miedo a que se perciba que está haciendo algo mal, fue otro factor clave, y la presión social tuvo un impacto ligeramente mayor en el (falta de) deseo de viajar de los consumidores asiáticos que en los consumidores de Europa o Estados Unidos.

El equipo de investigación de usuarios utilizó algo llamado 'Marco de tolerancia a la ambigüedad', desarrollado por el psicólogo Stanley Budner en 1962, para cuantificar las actitudes que estaban viendo de los consumidores en sus entrevistas. “Viajar se había convertido en una experiencia muy ambigua y había una gran cantidad de factores que contribuían a ello. Aprendimos desde el principio de las entrevistas que la clave que impedía a las personas reservar viajes era simplemente la incertidumbre sobre cuándo se levantarían las restricciones, cuándo el gobierno autorizaría viajar seguro, cuándo iban a funcionar o cancelarse los vuelos y una larga lista. 

“A medida que las restricciones comenzaron a disminuir, vimos que aquellos con una alta tolerancia a la ambigüedad alcanzaron ese umbral de comodidad que mencioné y comenzaron a reservar viajes nuevamente. La medida de tolerancia a la ambigüedad nos permite ver la relación directa entre la tolerancia de las personas a la ambigüedad y la probabilidad de reservar viajes a gran escala. Esto fue bastante sólido en todos los mercados: no hubo diferencia entre EE. UU., Reino Unido, Japón, Australia y Corea del Sur".