alexa Los que vivimos el sismo ocurrido el 19 de septiembre de 1985, no teníamos redes sociales por favor utilicen esas herramientas correctamente
Redes Sociales
Los millennials salieron de su estado de confort

Los que vivimos el sismo ocurrido el 19 de septiembre de 1985, no hemos olvidado que hubo más de diez mil muertos entre los escombros de derrumbes por todas partes de la ciudad. No teníamos Facebook, Twitter, Instagram o WhatsApp...

Nos quedamos sin teléfonos, aún no había celulares, tampoco teníamos etiquetas, como las de hoy: “Baby Boomers”, “generación X”, “Millennials”. Y también, como una forma de solidaridad salimos a las calles para apoyar, como hoy, a quienes movían los escombros; no le faltaron comida, agua y el infinito agradecimiento de todos.

Aún nos duele aquel 19 de septiembre, es difícil de olvidar; lo tenemos más presebte que nunca por la coincidencia del sismo el mismo día de 2017. Hace 32 años, se instalaron innumerables albergues, hubo acopio de medicamentos, despensas, y ayuda de todo tipo. También llegaron brigadas de otros países para auxiliarnos.

Hoy, los medios electrónicos convierten en héroes a los “millennials”. ¿No tendrán más de qué hablar? ¿Buscan más rating? En mi opinión, los millennials hicieron lo correcto: dejaron su estado de confort y salieron a las calles a apoyar, se organizaron y trabajan donde se requiere; qué bueno que lo hacen.

Redes sociales
En casos de emergencia es muy importante el uso responsable
de las redes sociales

En 1985 hubo muchos jóvenes, adultos, niños “sin etiquetas” que hicieron lo mismo que hoy hacen los “millennials”. Hubo más héroes todos anónimos, y los daños fueron dramáticamente mayores que nunca.  

Mis amigos millennials dicen que no puedo comparar los sismos del 85 y el reciente porque “eran otros tiempos”, “no lo vivimos”, “hay mucha diferencia”. Lo que no acabo de entender es el tremendo cansancio físico y emocional que les causa participar en el rescate, en albergues o cocinas improvisadas, es tanto que algunos han tenido que visitar al psicólogo o tomar medicamentos para sentirse tranquilos.

Me alegra que no hayan vivido el sismo del 85, pero que no exageren, porque con etiquetas como millennials o sin ellas, los mexicanos hemos demostrado ser solidarios siempre que se necesita.

Las redes sociales han servido para criticar, lanzar rumores, audios anónimos, falsas alarmas, chismes y chistes. Muy pocos han hecho un trabajo serio, y los demás, en vez de ayudar confunden, dan información falsa, desaniman y en muchos casos entorpecen la información verídica. También han servido para subir fotos y “presumir” cómo y cuánto “ayudan”.

Sé que a los medios electrónicos les gusta aumentar el rating y, quizá por eso, los millennials son los héroes del macro sismo en este 2017. Tienen mi reconocimiento y admiración, pero por favor, no se “crean” y sigan adelante con el mismo entusiasmo con que empezaron.