alexa No permitamos que la unión de hoy, no nos sirva para mañana

Tenemos que seguir fuertes para que podamos ver un nuevo horizonte que nos está esperando

CDMX
La Ciudad de México está de pie

Tal vez me dirán que soy muy frívola. Quizá piensen que no me duele el dolor ajeno. No importa, estoy segura que ya es tiempo de ir retomando la vida diaria dentro de las posibilidades de cada quien.

No podemos quedarnos estancados y darle vueltas y vueltas al sismo vivido. En los noticieros, la radio y los periódicos no se habla de otra cosa. Lo peor es que se lucra y juega con el dolor de quienes han perdido sus viviendas.

Y se continúa buscando historias que “venden”, como el pequeño que regala dulces a los rescatistas, la mujer que dio a luz en la calle en pleno sismo, la perrita Frida que hace su trabajo sola y no se toma en cuenta al entrenador y otras historias “enternecedoras”.

Estamos vivos, y quienes han perdido sus viviendas parece que no se dan cuenta. La vida te da la oportunidad de seguir adelante, de volver a empezar, de estar ahí como dicen “al pie del cañón”.

Desde luego es muy lamentable referirnos a las vidas que se perdieron. No sé quienes duelen más si los niños, jóvenes, mujeres, hombres o ancianos. Ante la muerte no hay ninguna palabra de consuelo. No existe fortaleza, no se contienen las emociones, no existe ánimo que valga. A quienes perdieron familiares, amigos o conocidos les mando mi respeto. Los acompaño en silencio con su dolor. Los abrazo fuerte a la distancia.

Los bienes materiales que se perdieron, también duelen pero de otra forma. La vida brinda la esperanza de seguir adelante. Me gustaría que cada uno de nosotros, desde nuestra trinchera, dejemos de lamentarnos y pongamos manos a la obra.

Si algo no ha faltado es cobijo, alimento, apoyo, brazos. Dejemos de lado las lamentaciones. Busquemos formulas y no nos quedemos expectantes. Hay que buscar alternativas, Siempre hay una oportunidad y muchas veces no queremos verla.

Ya basta de criticas en las redes sociales. Basta de engañar a los que están pasando por un mal momento. Que si les van a dar dinero, que si no, que abusados. No se dejen engañar por todo lo que se dice.

Los mexicanos unidos, hemos demostrado en muchas ocasiones fortaleza, nos hemos unido en las buenas y en las malas. Siempre hemos contado unos con otros. No dejemos que la fortaleza que hoy tenemos se esfume.

Sigamos demostrando que, a pesar de todo, en este país hay hombres y mujeres, que trabajamos y luchamos a brazo partido. No permitamos que la unión de hoy, no nos sirva para mañana. Tenemos que seguir fuertes para que podamos ver un nuevo horizonte que nos está esperando.