alexa En Pachuca el altar de muertos que obtiene el Guinness World Records
ALTAR MUERTOS
Se colocó en la explanada de Plaza Juárez

En la explanada de Plaza Juárez en Pachuca, se instaló un gigantesco altar de muertos, el más grande del mundo y con el que el estado de Hidalgo logró el título de Guinness World Records.

Para este proyecto, que busca salvaguardar el Patrimonio Material e Inmaterial de la entidad, se colocó una enorme carpa y cientos de voluntarios trabajaron para construir el altar.

Calaveras, flores de cempasúchil, mole, pan de muerto, fruta, calaveras de azúcar, amaranto, chocolate, sal, veladoras, dulce de calabaza, camote, aguamiel y distintas figuras son el principal atractivo de esta obra en la que trabajaron los hidalguenses y que cubrieron más de 800 m² de la superficie de la Plaza Juárez logrando así el Récord Guinness por el altar más grande del mundo.

El anterior récord tenía aproximadamente unos 500 m², se realizó en la plaza México. Ahora fue en Pachuca, la plaza más importante de los hidalguenses donde confluye toda la sociedad.

Cientos de familias acudieron a la plaza Juárez para conocer de cerca la tradición propia de la huasteca y la zona Tepehua de Hidalgo y del centro del país.

ALTAR MUERTOS
Busca salvaguardar el Patrimonio Material e Inmaterial de la entidad

Para batir el récord, personas de las regiones donde se realiza Xantolo, que en náhuatl significa todos santos, viajaron hasta Pachuca para, con su experiencia, enriquecer la ofrenda monumental.

Ocupamos flor de cempasúchil, flor de mano de león, papel picado, fruta, pan, y accesorios que son el anafre, el plato, la cazuela y el jarrón para las flores, braceros”, explicó Guillermo Reynoso, voluntario para montar el altar.

Este es un altar mexicano, desde luego es un altar dedicado a muchas ánimas y sobre todo yo creo que refleja la identidad del estado de Hidalgo porque tiene elementos de toda la entidad.

Para montar la ofrenda más grande del mundo se utilizaron 20 toneladas de flor, mil 400 panes, mil veladoras y tres toneladas de fruta, además de papel picado, anafres, cazuelas, jarrones para las flores, braceros y por supuesto el tradicional arco de flor de cempasúchil que le da la bienvenida a los difuntos.