alexa La Cámara de Diputados y Embajada de Israel en México, entregan premio a equipo de arqueología de Magdala
MEXICO-ISRAEL
La arqueóloga Marcela Zapata es egresada de la
Escuela Nacional de Antropología e Historia

La arqueóloga mexicana Marcela Zapata-Meza y su equipo, Rosaura Sanz Rincòn y la arqueólogoa Andrea Diaz Barriga, recibieron el reconocimiento por la creación de nexos culturales y fortalecimiento de las relaciones entre México e Israel, durante la Semana de Israel en México llevada a cabo por la Comisión de Relaciones exteriores de la Cámara de Diputados, la Embajada de Israel y el Grupo de la Amistad México-Israel. 

Yifat Shasha Bitton, legisladora del Parlamento Israelí y Alan Lavi, jefe de Misión Adjunta de la Embajada de Israel en México, entregaron el reconocimiento al equipo de arqueólogas mexicanas de la Universidad Anáhuac México, por su trabajo y esfuerzo académico-cultural entre México e Israel.

Desde el 2010, arqueólogos mexicanos dirigidos por Zapata, han trabajado en las excavaciones de Magdala, a orillas del Mar de Galilea. De acuerdo con las fuentes históricas y geográficas, este es la patria del apóstol de los apóstoles, María Magdalena. Entre los hallazgos arqueológicos se encuentran una sinagoga del S.I, un mercado, complejo ritual que alberga cuatro baños de purificación ritual, casas comunes y parte del puerto de Magdala.

Las excavaciones arqueológicas e investigaciones científicas son llevadas a cabo entre Magdala, la Universidad Anáhuac México en cooperación con otras universidades internacionales. El equipo directivo del sitio ha trabajado en construir puentes a través de la academia, diálogo interreligioso e intercambio cultural entre Israel y México. El reconocimiento es el resultado de una relación estrecha y bilateral entre ambos países, autoridades, instituciones, academia y cultura.

“Este reconocimiento va más allá de un papel, es un reconocimiento de amistad entre México e Israel; un ejemplo de diálogo interreligioso, intercambio académico-cultural, pero sobre todo un ejemplo de lo que dos países buscan: el bien común… Recibimos este reconocimiento con gran alegría, pero sobre todo con una gran responsabilidad para que, este proyecto siga siendo un puente de amistad”, aseguró la arqueóloga Zapata-Meza.

Magdala es conocido como el proyecto mexicano en Israel, dirigido entre la Autoridad de Antigüedades de Israel, la Universidad Anáhuac en cooperación con la Universidad Nacional Autónoma de México. Es la primera vez que el Estado de Israel otorga una licencia de excavación a mexicanos.

Es importante destacar que Magdala tiene una enorme riqueza cultural e histórica tanto para los judíos como para los cristianos. La arqueología encontrada habla de los eventos que ocurrieron en este sitio. Está ubicada entre la orilla occidental del Mar de Galilea y la base del Monte Arbel. Es un lugar de encuentro 
entre la historia judía y cristiana.

MÉXICO-ISRAEL
Es la primera vez que el Estado de Israel otorga una licencia de excavación a mexicanos

El sitio ha sido identificado con la antigua ciudad de Migdal Nunia (Hebreo/Arameo) lo cual significa: Torre de pescado. En griego se conocía también con el nombre de Taricheae que hace alusión a la industria de la salazón del pescado. Magdala fue el pueblo más grande en la orilla occidental del Mar de Galilea hasta la fundación de Tiberíades en el año 19 d.C. Las excavaciones arqueológicas han dejado al descubierto una gran parte del área norte de Magdala perteneciente principalmente al siglo primero.

Magdala es conocida tradicionalmente en 
las fuentes cristianas como la patria de María Magdalena. Su nombre se menciona al menos 12 veces en los Evangelios como una de las mujeres que acompañaban a Jesús y sus discípulos y contribuían con sus propios recursos a su ministerio. Ella fue una de las mujeres que presenció la crucifixión y posterior sepultura de Cristo. Fue también la primera en ver a Cristo resucitado, y recibir del Señor la encomienda de llevar la buena nueva de su resurrección a los discípulos reunidos en el Cenáculo. Casi ciertamente Jesús predicó en Magdala durante su ministerio público.

Una generación después, Magdala también fue el lugar de residencia del líder judío, Yosef ben Matityahu conocido posteriormente en la historia romana como Flavio Josefo, quien ocupó el cargo de gobernador de Galilea durante el tiempo de la Gran Revuelta Judía (66-73 d.C.). Durante su mandato erigió una barricada de defensa alrededor de la ciudad. Según sus narraciones durante la Gran Revuelta Judía Magdala se habría convertido en un 
lugar de concentración de rebeldes judíos que luchaban contra Roma, aunque no todos eran originarios de la ciudad sino provenientes de otros lugares de la región.

En el año 67 d.C. el ejército romano dirigido por Vespasiano sitió la ciudad. Ésta fue conquistada y muchos de los rebeldes huyeron en embarcaciones a través del lago de Galilea, otros muchos perecieron en enfrentamientos marítimos con el ejército romano. El resto de los habitantes que permanecieron en Magdala fueron ejecutados o convertidos en esclavos. Aunque se formaron pequeños asentamientos de gente en la zona, la parte norte de Magdala nunca más fue reconstruida.
Siendo un lugar de encuentro entre la historia judía y cristiana Magdala tiene un pasado único y un futuro prometedor