alexa Al servicio de los profesionales desde 1896, vehículos comerciales Peugeot
Actualmente, Peugeot cuenta con gama completa de vehículos comerciales, capaz de cubrir las necesidades de movilidad de empresas y profesionales muy diversos con motores fiables y eficienes y equipamiento tecnológico entre los más avanzados del mercado. 

Armand Peugeot se dirigía a nuevo tipo de cliente cuando diseñó y desarrolló el Type 13 en 1894.
PEUGEOT
Hermosa colección de autos de la marca
Desde 1890, sus automóviles se dirigían a particulares. Sin embargo, incluyó entre sus objetivos a empresas y profesionales con este “ómnibus de reparto”, que podía transportar hasta 500 Kg de mercancías y desarrollaba 3 CV de potencia. Con pocos años de intervalo, completó su primera gama de vehículos comerciales con minibús de ocho plazas, el Type 20 (1897-1900), pick-up como el Type 22 (1898) y su primer camión, el Type 34 (1900), con la zona de carga cubierta.

En 1904, el Peugeot Type 64 se convertía en el primer camión del León en rodar sobre neumáticos. Con carga útil de mil 200 Kg y motor de 10 CV, adoptaba estética moderna, lejos del specto de carreta de caballos sin caballos habitual en la época, con motor delantero vertical y volante inclinado.

Con el estallido de la Primera Guerra Mundial, los vehículos Peugeot pusieron a prueba su fiabilidad y resistencia en el campo de batalla. Durante este conflicto, la marca produce 6 mil camiones, desde la camioneta Peugeot 1501 (1914-16) al imponente Peugeot 1525 (1917), un camión militar moderno, con la zona de carga en lona, capaz de transportar 4 mil Kg de carga o pelotón de aguerridos “poilus” preparados para el combate. Todos estos modelos tuvieron protagonismo en la “Voie Sacrée”, ruta estratégica de 72 Km que unía la localidad de Bar-Le-Duc con Verdun. Por aquí pasaron 600 camiones diarios que transportaron 48 mil toneladas de municiones y 263 mil soldados durante toda la guerra, en carretera difícil y muy castigada por esta intensa circulación.

PEUGEOT
Larga tradición de vehículos comerciales

Tras la firma del Armisticio, la marca frnacesa inició larga tradición de vehículos comerciales derivados de los de turismo que iba lanzando en cada época. Lanzado en 1919, el Type 163 fue primer vehículo de la marca con motor de arranque eléctrico y batería. A lo largo de sus cinco años de trayectoria comercial, incluyó en sus gamas versiones furgoneta y “carreta normanda”. Estrategia que recogieron modelos posteriores hasta los años 80. Así, mitos como los Peugeot 203, 204, 404, 504 o 505 contaron con abanico de siluetas que incluían camionetas con lonas, chasis cabina, furgoneta y pick-up. Se impusieron en Europa y también, en los principales mercados africanos.

La publicidad de la marca tenía muy en cuenta a los clientes profesionales. Así, en 1937, el SK3 Boulangère, derivado del 302, se anunciaba poniendo de manifiesto las posibilidades de sus 800 Kg de carga útil: era capaz de transportar 12 sacos de trigo o seis barriles de 200 lts de gasolina.

Sin embargo, la producción de vehículos comerciales de la marca tuvo que centrarse en cargas y necesidades menos pacíficas. La ocupación alemana de Francia impuso la fabricación del DMA (1941-48), el primer camión de la marca con cabina avanzada, que utilizaba el motor de 45 CV del Peugeot 402. Con sus 2 mil Kg de carga útil, fue utilizado por la Wehrmacht en toda Europa.

PEUGEOT
Armand Peugeot se dirigía a nuevo tipo de cliente

Tras el fin de la Segunda Guerra Mundial, la marca no tuvo más remedio que seguir produciendo este modelo, ya que la planta de Montbéliard no disponía de herramientas y maquinaria para fabricar otro vehículo. Así, se lanzaron unidades capaces de funcionar con gasógeno y, a partir de 1946, este camión pasó a denominarse DMAH, con la incorporación de frenos hidráulicos. Dos años después, con estética muy similar, desarrolló el Q3A, que presentaba chasis mejorado, amortiguadores traseros y distancia entre ejes más larga.

En 1950, adquirió un modelo de furgón desarrollado por Chanard et Walcker, con carrocería monocasco y tracción delantera. Nacía el D3, conocido popularmente como “nariz de cerdo”, por su parrilla abultada para dejar espacio a los motores longitudinales. Se comercializaron versiones furgón, minibús, ambulancia, transporte de ganado… que también llegaron al catálogo del J7 (1965-80), que incorporaba mejoras como suelo de carga muy bajo, mejorado con suspensión independiente en las cuatro ruedas. Destacaba por excelente fiabilidad y por sus puertas de cabina deslizantes.

Su sucesor, el J9 (1981-91) fue el último vehículo comercial de la marca con cabina avanzada. Amplio, rápido y confortable, fue muy popular en cuerpos de bomberos y unidades de ambulancias en el país vecino. Se siguió fabricando en Turquía hasta 2010 bajo la denominación Karsan J9.

PEUGEOT
Ha sido marca importante a lo largo del tiempo

Paralelamente, la firma del acuerdo SEVEL entre Groupe PSA y Fiat dio como fruto el desarrollo del Peugeot J5 (1981-94), que dio sus primeros pasos con el motor gasolina del 504 y llegó a contar con motores turbodiésel, tracción total desarrollada por Dangel y versión eléctrica pensada para grandes flotas.

A mediados de los 90, se configuró la gama de vehículos comerciales actual con tres modelos: Peugeot Partner, Expert y Manager. La marca concede gran importancia a su gama de vehículos comerciales, a la que dota de evoluciones tecnológicas al mismo nivel que a su gama de turismos.

En 1996, la marca llevó un soplo de aire fresco al mercado de las furgonetas. Al presentar la Partner, la marca no sólo entraba en segmento exigente, sino que planteaba toda una revolución, al ofrecer vehículo diseñado, desde el principio, como modelo con identidad propia y no como derivado de vehículos de turismo. Desde sus orígenes, este modelo se fabrica en el Centro de Producción de Vigo en España.

Al trabajar sobre la nueva generación de este modelo, los estilistas e ingenieros han creado un turismo pensando en las necesidades de robustez, volumen de carga y prestaciones de los profesionales de sectores muy diversos. Esta filosofía se refleja en cuestiones como el equipamiento de confort o las funciones de ayuda a la conducción, al nivel de un sedán o SUV del segmento C.

El Peugeot Expert, expresa robustez y modernidad. (Con carga útil máxima de mil 400 Kg,) y altura de 1,90 m, está especialmente adaptado a los retos del tráfico urbano. Este modelo aprovecha plenamente las ventajas de la plataforma modular EMP2, incorporando equipamientos innovadores en el segmento y motores eficientes que logran cifras de consumo y emisiones que lo sitúan entre los mejores de su categoría.