alexa Los Reyes Magos de Oriente
DÍA DE REYES
Será, sin duda celebración diferente

Este 2021 inicia sin la famosa Rosca de Reyes, que se preparaba y tenías derecho a una rebanadita si te acercabas al zócalo capitalino. Tampoco en la Alameda estarán las Reyes Magos para tomarnos la foto del recuerdo y entregarles la carta llena de peticiones. En muchas ciudades se realizaba la cabalgata del Día de Reyes y cientos de niños salán a las calles para saludarlos.

El día 5 por la noche, los niños ilusionados dejarán su zapato "brillando de limpio" por si los Reyes Magos deciden dejar alguno los regalos que pidieron en la carta o al menos "algunos".

Por supuesto, todos los niños alegan que se han portado bien y esta vez, casi todos tienen razón. El confinamiento que se les ha impuesto, el no poder ver a sus amigos, no ver a sus abuelos, no ir al colegio y una serie de mucho "no", resumen que se han portado muy bien.

A algunos pequeños seguramente les llegará, por lo menos, un regalo, y a muchos otros quizá no, o tal vez después, cuandlo los Reyes Magos puedan recorrer, sin peligro de contagiarse, todas las casas y puedan dejar un presente para ellos. 

Pero es importante que sepamos que se habla muy poco sobre su aparición. De acuerdo con los textos aceptados por la iglesia católica, el relato de su llegada a Jerusalén únicamente se menciona en el Evangelio de San Mateo y se habla vagamente que llegarían para adorar “al rey de los judíos que acaba de nacer” y que Herodes intentaría utilizarlos para localizar a Jesús. Otras tradiciones cristianas, como el Evangelio de la infancia (siglo II), dan más detalles, como que los acompañaban tres legiones (persas, babilónicos y asiáticos).

La Biblia tampoco dice cuántos eran, pero por el contexto se puede deducir que eran varios. Según otras tradiciones, pudieron haber sido siete, la iglesia siria y armenia habla de 12 magos, igual que los doce apóstoles que representaban el número de tribus que había en Israel. Pero como los regalos (oro, incienso y mirra) fueron solo tres, el teólogo Orígenes les asignó esta cifra en el siglo IV. Otras teorías dicen que era por alusión a la Trinidad o a los tres continentes conocidos en aquél momento.

DÍA DE REYES
Quizá no eran reyes, ni magos

En el Evangelio, se menciona su condición de monarcas, en realidad se les llama simplemente Magos y aunque la “magia” es castigada en la Biblia, el término griego “magós” no sólo sinifica hechicero, también “hombre sabio o de ciencia”. Aún así en el siglo IV se les empezó a llamar “reyes de Oriente” para quitarle el componente mágico.

¿Cuál es el origen de sus nombres? las primeras referencias están en dos textos del siglo V, que los llaman Melichior, Gathaspa y Bithisarea y Melkon, Gaspard y Balthazar. Y en mosaico del siglo VI en la iglesia de San Apolinar Nuovo (Rávena, Italia) aparecen sus figuras y, sobre sus cabezas, los nombres que hoy todos conocemos: Melchor, Gaspar y Baltasar.

Cada cultura ha asignado nombres diferentes a estas figuras; los griegos los llamaron Appellicon, Amerín y Damascón; los hebreos, Magalath, Galgalath y Serakín; y los sirios, Larvandad, Hormisdas y Gushnasaph.

Hay muchas teorías que dicen quienes erán o quienes se creía que eran. Algunas dicen que su función era la de ganar seguidores de Cristo, pues de acuerdo con el Evangelio de Mateo, en ese entonces había más conversiones paganas al cristianismo que entre los judíos.

Otras teorías dicen que habrían sido sacerdotes persas o incluso doctores babilónicos. O descendientes de los hijos de Noe; así Melchor era el representante de los descendientes de Jafet (los europeos), Gaspar simbolizaba los descendientes de Sem (el mundo asiático), y Baltasar a los de Cam (Africanos).

La pregunta que se han hecho muchos historiadores y teólogos es de dónde llegaron, de qué tierras provenían, y no hay respuesta clara. "Oriente", en la época, podía referirse a Babilonia, Persia, Arabia o quizá más allá.

DÍA DE REYES
Llegaron al portal guiados por una estrella

En La infancia de Jesús, el libro sobre la niñez de Cristo escrito por el papa Benedicto XVI, se dice que los Reyes Magos probablemente no venían de Oriente sino de Tartessos, zona que los historiadores ubican entre Huelva, Cádiz y Sevilla.

La descripción de los Reyes, hecha por el teólogo Beda el Venerable, se ha mantenido hasta nuestros días con algunas modificaciones. Melchor es anciano de larga cabellera y barba blanca. Gaspar es de tez blanca y rosada. Baltasar, de tez morena.

Según la Biblia, los Reyes llegaron al portal guiados por una estrella. Astrónomos y todo tipo de científicos estelares han especulado sobre múltiples posibles orígenes de esta leyenda, muchos de ellos relacionados con Júpiter, que entonces se creía que era astro o cometa.

El 6 de enero se celebraba la llamada Epifanía, la revelación de Jesús al mundo no judío, aunque ya en otras culturas era fiesta relacionada con el solsticio de invierno. Y en el siglo V se identificó dicha fecha con la adoración de los Reyes Magos y la palabra epifanía pasó a designar asimismo ese episodio del rito católico.

Los regalos eran representativos: el oro simboliza la realeza, la mirra, el sufrimiento y la muerte que viviría el niño cuando llegará a ser adulto, y el incienso, representaba la divinidad del recién nacido. 

Cuenta la leyenda que después de ser bautizados y convertirse al Cristianismo, Melchor, Gaspar y Baltasar murieron en Saba, y sus restos fueron trasladados a Constantinopla. Las reliquias de los Reyes Magos llegaron a Milán de manos del emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, Federico Barbarroja, quien se las entregó al Arzobispo de Colonia en 1164.

El Relicario de los Tres Reyes que las contiene es gran sarcófago triple, dorado y ricamente decorado, colocado encima y detrás del altar mayor de Catedral de Colonia. Cada año atrae a miles de visitantes, pues además de su interés religioso y artístico, es el relicario más grande del mundo occidental.