alexa Estilos de crianza
Crianza
El cómo educas a tus hijos puede influir de manera positiva en su vida

El cómo educas a tus hijos puede influir de manera positiva en su vida, pero, el no hacerlo de manera óptima podría causar daño, no solo en su infancia sino durante toda su vida. Educarlos no es una tarea fácil, si bien es cierto, nadie enseña cómo ser padres, pero es importante ponerte a analizar si como estas guiando a tus hijos es lo que más les conviene. 

Existe distintos estilos de crianza y cada uno repercutirá en la personalidad de tu hijo, para darte cuenta de cuál es el estilo de crianza que tu le estás dando a tus hijos solo debes ver cuáles son las características de que tiene cada uno de ellos e incluso las tuyas.

Estos son los principales estilos de crianza y sus particularidades.

Democrático

En este estilo los padres son sensibles ante las necesidades del hijo. Existe una disciplina inductiva (enseñar al niño a hacer las cosas, no hacerlas por él), hay una comunicación abierta, dan explicaciones cuando son necesarias y tienen claro que ellos son la figura de autoridad.

crianza
Analiza cómo estás educando a tus hijos

Los hijos tienen autoestima alta, son responsables, competentes socialmente, alegres espontáneos, sociables y realistas.

Autoritario

Padres rígidos, sin comunicación, recurren a castigos y existe un clima de autoridad en todo momento.

Los hijos son agresivos e impulsivos, menos alegres, con baja autonomía y autoconfianza y baja autoestima.

Permisivo

Este estilo se caracteriza por padres pasivos, evitan la imposición de reglas, acceden fácilmente a los caprichos del niño. Son permisivos, escasos castigos, toleran todos los impulsos del niño (pueden incluso agredir a los padres) y no atienden las necesidades del niño. Eres su padre, no su amigo.

Negligente 

crianza
Educar a los hijos no es una tarea fácil

Se caracteriza por padres alegres y vitales, inmaduros, con intereses en todo menos en las actividades de los hijos (prefieren estar en el celular o en el Facebook) y no se implican afectivamente en los hijos.

Por lo tanto, los hijos serán inmaduros, con poco control de impulsividad, agresividad y escasa competencia social (problemas para relacionarse con otros).

Aquí podrás darte cuenta cómo estás educando a tus hjos y quizá aun sea tiempo de rectificar.