alexa Miguel Torruco Marqués denuncia “realidad oculta” en el sector turístico, en la inauguración del Simposio Virtual Internacional: la nueva era del turismo

Organizado por el Consejo Nacional Empresarial Turístico, que dirige Braulio Arsuaga y el Centro de Investigación y Competitividad Turística Anáhuac, que dirige Francisco Madrid

SIMPOSIO-CENET
Miguel Torruco Marqués

La pandemia mostró “una realidad oculta” del turismo en México, pues hay carencias en materia sanitaria para los trabajadores del sector, y empresas que no tienen solvencia financiera, aseguró Miguel Torruco Marqués, titular de la Secretaría de Turismo federal (Sectur), al inaugurar hoy el Simposio Virtual Internacional: la nueva era del turismo, organizado por el Consejo Nacional Empresarial Turístico (CNET), que preside Braulio Arsuaga.

Torruco Marqués agregó: “hay un limitado sistema sanitario para trabajadores, hay carencias en materia de un sólido esquema de protección social, empresas sin reservas y liquidez, falta de responsabilidad de turistas despreocupados por las aglomeraciones, entre otros” y aseguró que el cierre de establecimientos, el despido de trabajadores, la cancelación de viajes, la restricción de eventos y el confinamiento nos hicieron voltear la mirada hacia esa “realidad oculta”.  

Al mismo tiempo indicó que el sector turístico está de cara a una transformación, y es el momento de tomar decisiones y asumir compromisos y responsabilidades para salvaguardar su futuro. “Hoy todo proyecto de aspiración colectiva tiene que fundarse en un equilibrio entre el crecimiento económico y el desarrollo social entre el uso de los recursos del patrimonio turístico y la diversidad de la tierra”.

Torruco Marqués agregó que es necesario que los empresarios y el sector público trabajen para la reactivación turística del país. “Ustedes los empresarios son parte fundamental de los cambios, son agentes de transformación, son los auténticos protagonistas indiscutibles del quehacer turístico”.

Dijo, se debe dejar de ver al turismo como “fuente de ganancias desmesuradas”. En el pasado, la prioridad se definía por el rápido crecimiento, la mano de obra barata, la rentabilidad y por ambiciones y ganancias desmesuradas, producto de un marcado mercantilismo, que en ocasiones fomentaron conductas de corrupción, dispendio y presunción”.  

De igual forma, señaló a los empresarios como parte fundamental de los cambios, “son agentes de transformación, son protagonistas indiscutibles del quehacer turístico. La unidad ha hecho del turismo un pilar para el crecimiento. Mantengamos esa integración a fin de superar los desafíos que nos impone una nueva realidad. Estoy convencido de que la actividad turística seguirá siendo palanca de desarrollo y progreso".