alexa Hoy, lunes 25 de mayo, los hoteles Riu Plaza Guadalajara y Berlín reabren con estrictas medidas de higiene
RIU HOTELES
Riu Plaza Guadalajara

Hoy, lunes 25 de mayo, los hoteles Riu Plaza Guadalajara, México y Riu Plaza Berlín, Alemania y convierten en los primeros inmuebles de la cadena en reabrir tras el cierre total de todos sus establecimientos en el mes de marzo, debido a la crisis provocada por el coronavirus. Estos dos hoteles son los primeros en aplicar protocolos de seguridad recogidos en el Manual RIU para el hotel Post-Covid, que ofrece máximas garantías de seguridad para clientes y empleados.

El hotel en Berlín, 357 habitaciones y 4 estrellas, fue inaugurado en 2015 ubicado en una de las mejores zonas de la ciudad, cerca de las principales embajadas, zonas comerciales y del centro histórico. Su reapertura se produce a escasos días de la celebración del Puente de Pentecostés, festividad muy relevante en Alemania, así como en países vecinos, en los que suelen aprovechar para viajar.

RIU HOTELES
Riu Plaza Berlín

Por lo que se refiere a Riu Plaza Guadalajara, inaugurado en 2011, está sobre la avenida López Mateos, arteria que conecta con Expo Guadalajara, zonas industriales y el centro histórico. El hotel --4 estrellas y 550 habitaciones—cuenta con centro de conferencias con 16 salas.

Los empleados de ambos hoteles retoman su labor con la responsabilidad de ser los primeros equipos en aplicar los 17 protocolos creados por la cadena en colaboración con la consultora Preverisk, que establece medidas de seguridad necesarias para ofrecer tranquilidad a sus clientes y empleados en esta primera fase de reapertura.

Estos protocolos se adentran en el detalle de la operación diaria para que cada empleado sepa cómo actuar desde el momento en que se desplaza a su puesto de trabajo, hasta cuando realiza y finaliza sus tareas diarias.

La cadena hotelera española, ha creado programa de formación específica para la instauración de los nuevos protocolos de seguridad, higiene y actuación en todos sus hoteles de cara a la reapertura gradual de sus instalaciones. Las medidas son meticulosas y estrictas, partiendo de la limitación de la ocupación de 50 o 60 por ciento, salvo normativa legal más restrictiva, para ofrecer el máximo de tranquilidad y seguridad a usuarios y empleados, y se irán relajando en la medida que las autoridades sanitarias dicten nuevas normas.