alexa Suiza, idóneo para despertar nuestros sentidos

Experimenta el contacto con la naturaleza con Rail Europe

Suiza
Viaja por Suiza en tren

Suiza es un destino idóneo para despertar nuestros sentidos y experimentar el contacto con la naturaleza y sus maravillosos paisajes. Desde montañas nevadas en pleno verano, laderas, lagos, ríos, extensos campos verdes y flores, Suiza nos regala vistas panorámicas de ensueño para conservar los mejores recuerdos de este pequeño país europeo conocido mundialmente por sus relojes, chocolates y quesos.

La encantadora Suiza nos depara sorpresas interesantes en cualquier punto cardinal, no sólo contacto con la naturaleza sino con magníficas exhibiciones de arte y cultura y escenarios medievales encantadores. Por ello, Rail Europe, el mayor distribuidor global de productos ferroviarios europeos, nos sugiere cuatro rutas de tren; siete destinos para descubrir esta tierra que seduce a los viajeros de principio a fin.

Berna–Murten. Duración promedio del viaje: 55 minutos Qué mejor punto de partida que Berna, la capital suiza, una pequeña ciudad llena de tradición y con un casco medieval que forma parte del Patrimonio de la Humanidad. El arte también se hace presente mediante el Zentrum Paul Klee, el museo donde se exhibe la colección más grande de dibujos, pinturas y acuarelas de Klee con su particular estilo lleno de imágenes fantásticas, simbolismos y un extenso dominio de las composiciones cromáticas.

Sus obras tienen influencia de los movimientos de arte moderno más relevantes como el impresionismo, el cubismo y el grafismo. De un centro urbano, nos trasladamos en el tiempo para llegar a Murten, un pequeño pueblo a orillas del lago con murallas, torres medievales y 6,000 años de historia.

Durante el verano, el lago de Murten está en su máximo esplendor con una temperatura muy agradable para nadar y hacer esquí acuático. Un paseo en bicicleta a orillas del lago también es muy recomendable y en el área norte del lago se puede apreciar un magnífica vista a los viñedos de Monte Vully.

Lausana–Friburgo. Duración promedio del viaje: 43 minutos Lausana es sede del Comité Olímpico Internacional desde 1914 y por supuesto, sede también del Museo Olímpico que es un atractivo turístico perfecto para quien desea conocer la historia de las Olimpiadas, sus deportes y sus atletas más destacados. Un paseo en barco permite disfrutar de las vistas de los Alpes y a otros pueblos circundantes.

Otro escenario medieval nos espera en Friburgo, una ciudad con 15 puentes que simboliza su conexión con la cultura latina y la cultura germana y su carácter bilingüe, con los idiomas francés y alemán. La parte más moderna se encuentra en la parte más alta y rodeado de acantilados profundos y se puede descender a los barrios más antiguos en el funicular. Desde la torre de 74 metros de la catedral de Friburgo se puede apreciar una vista panorámica espectacular.