alexa Delta apoya a las comunidades en las que viven, trabajan y sirven los 80 mil empleados de la empresa
Delta
La aerolínea envía apoyo

Delta apoya a las comunidades en las que viven, trabajan y sirven los 80 mil empleados de la empresa. Ese compromiso se hace aún más fuerte cuando esas comunidades se encuentran en crisis. Tal ha sido el caso con tres huracanes masivos que devastaron Houston y la costa del Golfo; gran parte de la Florida; y las islas del Caribe; y múltiples terremotos que destrozaron casas y ciudades mexicanas.

En respuesta, Delta Air Lines, su división de Carga, la Fundación Delta y los empleados de la empresa se han movilizado como nunca antes, asociándose con la Cruz Roja Americana y otras organizaciones sin fines de lucro experimentadas, contribuyendo 3,75 millones de dólares, operando vuelos de asistencia llenos de miles de libras de agua, generadores, alimentos para bebés y otros suministros; y añadiendo decenas de vuelos para evacuar a miles de personas en zonas seguras.

"El compromiso de la línea aérea para con las personas de estas comunidades y la cultura de servicio profundamente arraigada de nuestros empleados, significa que trabajaremos en todas las formas posibles para atender las necesidades humanitarias", dijo el CEO de la compañía aérea, Ed Bastian.

Seis vuelos humanitarios volaron a Puerto Rico, Islas Turcas y Caicos, St, Maarten con personal de la Cruz Roja, voluntarios y cientos de miles de libras de suministros.

Numerosos empleados realizaron esfuerzos humanitarios como parte de organizaciones benéficas externas o del ejército estadounidense. La empleada, Ashley Ivory, fue honrada por Delta por su trabajo de seguridad y asistencia en la aplicación de la ley en Orlando como miembro de la Guardia Nacional del Ejército de Georgia después de que Irma golpeó a la Florida.

Después de que Harvey inundó Houston, el piloto Scott Tobias viajó desde su casa ubicada en Cincinnati hacia Houston con un grupo de ayuda de desastre, asistiendo en el rescate a los residentes de una casa de retiro. Y después de que Irma tocara tierra, Mike Rutigliano y Sean Garell, dos pilotos de Nueva York que forman parte de la Guardia Nacional Aérea de Nueva York, tomaron una misión para rescatar a los estadounidenses atrapados en el Caribe.