alexa Vuelos de larga distancia los más afectados por Covid-19 empezarán a recuperarse en el mediano plazo
IATA
Nuevos pronosticos para la reuperación de la aviación

Nuevo análisis difundido por la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), las consecuencias que el Covid-19 ha registrado en el mundo de los viajes aéreos se extenderá a mediano plazo, afectando notablemente a los viajes internacionales y de larga distancia.

El escenario no resulta muy alentador si viajar en avión se tornará en sinfín de responsabilidades que esperan al aterrizar. Entre ellas, la obligación de cumplir con cuarentena de al menos 15 días para descartar posibilidad de portar el virus.

La IATA instó a los diferentes países receptivos a encontrar alternativas para mantener o introducir medidas de cuarentena de llegada como parte de las restricciones de viaje posteriores a la pandemia.

Encuesta de viajeros aéreos recientes mostró que 86 por ciento estaba algo o muy preocupado por estar en cuarentena mientras viajaba, mientras que el 69 por ciento no consideraría viajar si involucraba período de cuarentena.  

La IATA ha indicado dos escenarios posibles para el reinicio de actividades aéreas. Con altas expectativas, los mercados aéreos nacionales podrían comenzar a operar con mayor frecuencia a partir del tercer trimestre.

Sin embargo los mercados internacionales esperan apertura gradual mucho más lenta. En consecuencia, la recuperación de los viajes aéreos se vería limitada aún a pesar de que la mayoría de los pronósticos apuntan a repunte económico a fines de 2020 y durante 2021.

Con panorama mucho más definido a partir de estadísticas e investigaciones, la Asociación Internacional de Transporte Aéreo indicó que no esperan superar los niveles del 2019 sino hasta llegado el año 2023.

Según análisis liderados por la IATA, se esperaba que para el año 2021 la demanda global de pasajeros (medida en ingresos por kilómetro de pasajeros) fuera  24 por ciento inferior a los niveles de 2019 y 32 por ciento inferior a la previsión de pasajeros aéreos de octubre de 2019 para 2021.

Bajo un escenario pesimista, habría apertura más lenta de las economías y la relajación de las restricciones de viaje, con bloqueos que se extenderían hasta el tercer trimestre, posiblemente debido a segunda ola del virus.

Alexandre de Juniac, consejero delegado de IATA, consideró que “un fuerte estímulo de los gobiernos, junto a inyecciones de liquidez de los bancos centrales, impulsará la recuperación económica una vez que la pandemia esté controlada. Pero restablecer la confianza de los pasajeros llevará más tiempo. Incluso en el mejor de los casos, es probable que los viajeros de ocio o negocios reduzcan los costos y eviten desplazamientos largos”.

 










El impacto al transporte aéreo por el Covid-19 es el nuevo análisis realizado por la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA, por sus siglas en inglés) que señala: “el sector de la aviación seguirá afectado durante el mediano plazo; los viajes internacionales y de larga distancia serán los más perjudicados, y las medidas de cuarentena en destino contribuirán a deteriorar la confianza en los viajes aéreos. La reanudación del sector exige la aplicación de medidas de bioseguridad armonizada a nivel global basada en enfoque múltiple”

La IATA y Tourism Economics establecen dos escenarios hipotéticos en el sector de los viajes aéreos el primero denominado de referencia señala: ”la apertura de los mercados domésticos en el tercer trimestre y apertura gradual mucho más lenta de los mercados internacionales. En este contexto, la recuperación de los viajes aéreos se vería limitada, a pesar de que la mayoría de los pronósticos apuntan hacia fuerte repunte económico a finales de año y durante 2021.

El próximo año, se espera que la demanda mundial de pasajeros —medida en pasajeros por kilómetro transportados (RPK por sus siglas en inglés)— sea 24 por ciento inferior a los niveles de 2019 y 32 por ciento inferior a la previsión que IATA realizó en octubre de 2019 para 2021, niveles que no se superarán hasta 2023.

La apertura de los mercados internacionales y la recuperación de las economías impulsará los viajes aéreos desde el mínimo de 2020, aunque no se alcanzarán los niveles del pronóstico anterior; incluso en 2025 los RPK serán 10 por ciento más bajos respecto a la última previsión.  

El escenario pesimista contempla apertura más lenta de las economías y la relajación de las restricciones de viaje —que se extienden hasta el tercer trimestre debido, posiblemente, a repunte del virus—, lo que retrasaría la recuperación de los viajes.

En 2021 los RPK globales podrían ser 34 por ciento más bajos respecto a niveles de 2019 y 41 por ciento por debajo del pronóstico anterior para 2021.

En conferencia de prensa online para México y América Latina, Alexandre de Juniac, consejero delegado de IATA, consideró que “un fuerte estímulo de los gobiernos, junto a inyecciones de liquidez de los bancos centrales, impulsará la recuperación económica una vez que la pandemia esté controlada. Pero restablecer la confianza de los pasajeros llevará más tiempo. Incluso en el mejor de los casos, es probable que los viajeros de ocio o empresa reduzcan los costos y eviten desplazamientos largos”.

Se espera que la recuperación la lideren los viajes domésticos:

Ecuesta de IATA a los viajeros aéreos más recientes realizada en abril de 2020 pone de relieve que 58 por ciento restringirá probable o muy probablemente los primeros viajes a destinos nacionales.

Los RPK domésticos recuperarán los niveles de 2019 en 2022. Los RPK internacionales regresarán a niveles de 2019 en 2024.

“El impacto de la crisis en los viajes de larga distancia será mucho más severo y de mayor duración respecto a los mercados domésticos. Esto endurece los estándares de bioseguridad acordados e implementados a nivel global para los viajes aéreos. Apenas tenemos un pequeño margen para evitar las consecuencias de medidas unilaterales no coordinadas, como las que se establecieron tras el 11-S. Debemos actuar con rapidez”, dijo De Juniac.

Por todo esto, la IATA instó a los gobiernos a que encuentren soluciones alternativas frente a las medidas de cuarentena actuales o previstas una vez que se levanten las restricciones de viaje.

De acuerdo con la encuesta realizada por la IATA en abril pasado a los viajeros más recientes: 86 por ciento de los viajeros estaba preocupado o muy preocupado por las

69 por ciento de los viajeros no considera viajar si tiene que cumplir período de cuarentena de 14 días.

Juniac agregó también: “Incluso en las mejores circunstancias, esta crisis se llevará muchos empleos por delante y privará a la economía de años de crecimiento impulsado por la aviación. Para proteger la capacidad de la aviación como catalizador de la recuperación económica, no debemos empeorar el diagnóstico con viajes tortuosos por las medidas de cuarentena. Necesitamos una solución para que los viajes sean seguros frente a dos desafíos: los pasajeros deben sentirse seguros y viajar sin molestias innecesarias y gobiernos deben tener la certeza de que el virus no entrará en su territorio. Nuestra propuesta es combinación de medidas no cuarentenarias temporales hasta que tengamos vacuna, pasaportes de inmunidad o pruebas de diagnóstico del Covid-19 casi instantáneas y disponibles a escala”.

La propuesta de soluciones basadas en enfoque múltiple del riesgo, que proporcione a los gobiernos la confianza necesaria para abrir sus fronteras sin medidas de cuarentena en destino contempla: detección de pasajeros sintomáticos mediante el control de temperatura u otras pruebas para evitar que viajen.

Controlar el riesgo de los viajeros asintomáticos mediante sistema riguroso de declaraciones de salud y seguimiento de contactos, por parte de los gobiernos.

Reconocimiento mutuo de las medidas acordadas es fundamental para la reactivación de los viajes internacionales que se convierte en objetivo clave de trabajo para la recuperación de la aviación tras el Covid-19 (CART, por sus siglas en inglés) de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI).

Por último, Alexandre de Juniac indicó: “CART tiene gran tarea por delante y debe abordarla en tiempo límite. Encontrar acuerdo entre los Estados sobre las medidas necesarias para controlar la pandemia por el Covid-19 de cara a la reanudación de la industria de la aviación. Y debe generar confianza entre los gobiernos para que abran sus fronteras a los viajeros con la implantación de medidas preventivas a nivel mundial basado en enfoque múltiple. La IATA y toda la industria en su conjunto respaldan este trabajo esencial”.