alexa KLM y el primer vuelo de pasajeros realizado con queroseno sintético

Primicia mundial en los Países Bajos: KLM, Shell y el Ministerio neerlandés de Infraestructuras y Gestión del Agua

KLM
Por primera vez en el mundo vuelo con querosteno sintético

Siguen las buenas noticias a pesar de que la pandemia azota a casi todo el mundo y es que por primera vez en el orbe, vuelo de pasajeros realizado parcialmente con queroseno sintético producido de forma sostenible, se llevó a cabo en los Países Bajos. La noticia fue anunciada durante la conferencia internacional sobre Combustibles Sintéticos Sostenibles para la Aviación (SAF en sus siglas en inglés) celebrada en La Haya.

Shell, productora del queroseno sostenible, y KLM, operadora del vuelo, presentaron esta novedad durante la reunión iniciada por Cora van Nieuwenhuizen, ministra neerlandesa de Infraestructuras y Gestión del Agua, durante conferencia en la que participaron políticos europeos, responsables políticos, representantes de la comunidad empresarial, de la industria de la aviación y las ONG.

Así, los Países Bajos son uno de los principales países de Europa que impulsan el desarrollo y aplicación de combustibles de aviación sostenibles para que la industria aérea.  Los Países Bajos quieren estimular el desarrollo y aplicación de combustibles sostenibles para la aviación (biocombustibles y queroseno sintético) para que las aerolíneas europeas puedan volar, totalmente, con combustible sostenible en 2050. El gobierno neerlandés apoya varias iniciativas para estimular la producción y su uso, y así hacerlo comercialmente viable. Ejemplo de ello es la construcción de la primera fábrica europea de bioqueroseno sostenible en Delfzijl (Países Bajos), para la que SkyNRG colabora con KLM, el aeropuerto de Schiphol y SHV Energy.

KLM
500 litros entregados, repostados y utilizados

500 litros entregados, repostados y utilizados. Como se anunció durante la conferencia, el primer vuelo comercial de pasajeros se realizó desde el aeropuerto Schiphol, de Ámsterdam a Madrid, el pasado 22 de enero, con mezcla de 500 litros de queroseno sintético sostenible. Shell produjo el queroseno sintético en su centro de investigación de Ámsterdam a base de CO2, agua y energía renovable procedente del sol y del viento del suelo holandés.

Pieter Elbers, director general de KLM dijo: "estoy orgulloso de que nuestra aerolínea haya operado el primer vuelo de la industria que utiliza queroseno sintético fabricado a partir de fuentes renovables. La transición de los combustibles fósiles a alternativas sostenibles es uno de los mayores retos de la aviación. La renovación de la flota ha contribuido significativamente a la reducción de las emisiones de CO2, pero el aumento de la producción y el uso de combustible sostenible para aviación marcarán la mayor diferencia para la actual generación de aviones. Por eso, hace tiempo nos reunimos con varios socios para estimular el desarrollo de queroseno sintético sostenible. Este primer vuelo con queroseno sintético demuestra que es posible en la práctica y que podemos avanzar”. 

Cora van Nieuwenhuizen, ministra neerlandesa de Infraestructuras y Gestión del Agua, señaló: "hacer que la aviación sea más sostenible es un reto internacional al que nos enfrentamos juntos. Estamos dando un gran paso en el nuevo capítulo de la aviación. Esta prometedora innovación será de gran importancia en las próximas décadas para reducir las emisiones de CO2 de la aviación. Es estupendo que los Países Bajos hayamos sido los primeros en demostrar que esto es posible: enhorabuena para todos los implicados. Espero que, en estos tiempos turbulentos para la industria, esto inspire a la gente del sector a seguir por este camino". 

KLM
Vuelo de Ámsterdam a Madrid

“Shell es un actor activo en la transición energética y nuestra contribución a esta primicia mundial es un ejemplo de ello. Estoy muy orgullosa de que hayamos logrado producir, por primera vez, 500 litros de combustible para aviones a base de CO2, agua y energía renovable. Es un primer paso importante y, junto con nuestros socios, ahora tenemos que ir más allá, acelerar y hacerlo comercialmente viable", expresó Marjan van Loon, presidenta y directora general de Shell Países Bajos

Asimismo durante la reunión se presentaron varias iniciativas y start-ups. Por ejemplo, la star-tup Synkero anunció que está colaborando con el puerto de Ámsterdam, Schiphol, KLM y SkyNRG en la realización de fábrica comercial de queroseno sintético sostenible en el puerto de Ámsterdam. El proyecto pretende enlazar con iniciativas sostenibles en la zona del Canal del Mar del Norte, como la creación de planta de hidrógeno de 100 megavatios, en la que se pueden producir hasta 15 mil toneladas de hidrógeno verde con electricidad sostenible.

Otra iniciativa es la construcción de fábrica de pruebas de queroseno sostenible que utiliza el CO2 capturado del aire como materia prima en Rotterdam. La iniciativa Zenid, en la que participan Uniper, el aeropuerto de Róterdam La Haya, Climeworks, SkyNRG y el Aeropuerto de Innovación de Róterdam La Haya, utiliza combinación de tecnologías innovadoras para centrarse en la aviación neutra en CO2 con queroseno sintético sostenible.

Varios políticos europeos, entre ellos el vicepresidente de la Comisión Europea, Timmermans; el Ministro de Transportes alemán, Scheuer; y su colega francés, Djebbari, subrayaron la importancia de desarrollar combustibles de aviación producidos de forma sostenible para reducir las emisiones de CO2 y dar buen futuro a la aviación.

Varios Estados miembros europeos reunidos en la presentaciòn quieren trabajar en este sentido. En declaración conjunta, los Países Bajos, Francia, Suecia, Alemania, Finlandia, Luxemburgo y España indicaron que la recuperación de la crisis actual debida a la pandemia debe ir acompañada de la aceleración de la sostenibilidad del sector de la aviación para alcanzar los objetivos climáticos y piden a la Comisión Europea que presente consigna europea. Los Estados miembros consideran que el desarrollo del queroseno sintético sostenible, además del bioqueroseno sostenible, es una de las formas más prometedoras y eficaces para reducir las emisiones en la aviación para las próximas décadas.