alexa Chiapas de Norte a Sur, Mario Uvence, secretario de Turismo del Estado

El territorio de Chiapas presenta una morfología muy compleja, formada por extensas zonas montañosas: la Sierra Madre de Chiapas que se dirige a Oaxaca al Norte y a Guatemala al Sur, El Bloque o Macizo Central que se dirigen hacia Veracruz y Tabasco al Norte y hacia Guatemala al Sur.

Por este motivo, Chiapas presenta una gran diversidad climática y biológica. Algunas zonas de su territorio han sido declaradas reserva de la biosfera por albergar a varias especies animales y vegetales, muchas de ellas son endémicas del lugar.

Chiapas ofrece al visitante, nacional o extranjero, un sinnúmero de atractivos que bien vale la pena conocer: Palenque, las Cascadas de Agua Azul, las Lagunas de Montebello, el Cañón del Sumidero y la Selva Lacandona son algunas muestras de la imponente belleza chiapaneca. En gran medida Chiapas es naturaleza y engloba una de las diversidades bióticas más complejas del país. Sierras, ríos, volcanes, llanuras, cañones, cascadas, lagunas, bosques de niebla, costa y sabana. Buena parte de su territorio está considerado reserva protegida, y en él se despliegan flora y fauna sin parangón.

Chiapas
Palenque

En este multicultural estado habitan 12 de los 62 pueblos indios reconocidos oficialmente en México. Ello significa que en este territorio existe una fuerte concentración de tradiciones indígenas que conviven armónicamente con las costumbres actuales de los mexicanos, con las ideas de sus visitantes, sus residentes extranjeros y la herencia de los conquistadores.

Pero eso no es todo, en Chiapas también hay importantes sitios arqueológicos, Pueblos Mágicos, ciudades coloniales, reservas naturales, comunidades indígenas, playas y sitios para la práctica de deportes al aire libre y del ecoturismo, son algunos de sus atractivos. 

Chiapas
Laguna de Agua Azul

Y por supuesto una gastronomía compuesta por su biodiversidad natural, donde cada lugar le imprime características propias. Es una deliciosa mezcla de influencias indígenas y españolas. El estado es muy grande y cada región tiene su propia gastronomía, sin embargo, si hay platillos que se saborean en todo su territorio como el tasajo, una especie de carne salada seca, la Chanfaina, platillo elaborado con

menudencias o los frijoles que en esta parte de México son riquísimos y los cuales son acompañantes perfectos de una gran variedad de platillos.

También el caldo shuti que junto con el mole de guajolote y el armadillo guisado forman parte de los platillos exóticos. Los famosos tamales de chipilín, de carne con verdura e incluso en las zonas costeras de pescado y mariscos.

Las bebidas típicas de Chiapas también dan mucho de qué hablar pues no te puedes ir de esta tierra sin probar el Tascalate ya sea como agua o acompañado con leche. El agua de Chicha es otra delicia y por supuesto el famoso Pozol en todas sus presentaciones.

El secretario de Turismo de Chiapas, Mario Uvece Rojas, habla de los imperdonables de Chiapas. Aquellos lugares que no puedes perderte... Y si seguimos sus consejos seguramente tendremos que ir a recorrer el estado de punta a punta.  

Chiapas
Tuxltla Gutiérrez