alexa San Miguel de Allende te espera para disfrutar en Semana Santa y Pascua
San Miguel de Allende
San Miguel de Allende te espera para disfrutar
en Semana Santa y Pascua

Enmarcado por hermosas calles empedradas, antiguas iglesias y abundantes edificaciones coloniales, Rosewood San Miguel de Allende se hace uno con la designada Ciudad Patrimonio de la Humanidad para ofrecer a sus huéspedes experiencias basadas en su cultura, tradiciones y entorno en medio de lujosas instalaciones que rememoran aquellas haciendas del México antiguo.

El inmueble ha diseñado un paquete para que toda la familia viva una experiencia inolvidable durante todo el mes de abril y especialmente en estas vacaciones de Semana Santa y Pascua, en el que cada noche de hospedaje incluye desayuno para dos adultos y dos niños, 20 por ciento de descuento en tratamientos de spa de 90 minutos, 2x1 en la renta de canchas de tenis y estacionamiento sin costo. Además las mascotas son bienvenidas sin cargo adicional.

Reservar una comida campestre privada en el recientemente inaugurado jardín Los Pirules Artisan Kitchen & Garden Bar, contemplar la puesta del sol sobre la ciudad acompañado de cocteles artesanales en Luna Rooftop Tapas Bar, relajarse en pareja con un tratamiento de lavanda en Sense A Rosewood Spa, jugar un desafiante partido de tenis, recorrer los jardines del hotel en compañía de la mascota de la familia o simplemente tomar el sol frente a la alberca, son sólo algunas de las experiencias que podrán disfrutar los huéspedes del hotel.

Los niños encontrarán en Rose Buds el lugar ideal para su diversión y entretenimiento. El club brinda servicios y amenidades especiales para que los huéspedes más pequeños tengan unas mágicas vacaciones con actividades culturales, deportivas y artísticas.

Un descanso excepcional está garantizado a quienes elijan este destino para disfrutar de las festividades de Semana Santa y Pascua. Desde sus amplias suites hasta sus restaurantes, alberca y spa, cada rincón del hotel ofrece un espacio único para escapar de lo cotidiano y adentrarse en un estado de relajación absoluta, rodeado por paisajes coloniales e increíbles jardines