alexa Espectáculo sin par es la Villa Iluminada de Puebla en que se convierte Atlixco cuando la Navidad se aproxima
ATLIXCO
El tren recorre la Villa iluminada en Atlixco

Atlixco, Puebla.- Este Pueblo Mágico que dista 33 kilómetros de la ciudad de Puebla y alienta entre nubes de historia y leyenda, otrora punto ferroviario que surgió en el siglo XIX, es conocido también por su importante cultivo de plantas y flores, entre las que destaca la Nochebuena.

A su fama, extendida incluso en buena parte del globo terráqueo, contribuye desde hace siete años el mar de luces que le ganó el nombre “Villa Iluminada de Puebla”, en la que entre otros atractivos, puedes admirar, en un trayecto de kilómetro y medio, centenares de diseños y figuras hechas por manos mexicanas con tecnología extranjera: led.

Pretendimos caminar despacio por las calles y así poder ver hasta el detalle esas creaciones. No lo conseguimos cuanto deseábamos, pues cientos y cientos de personas se agolpaban en las calles caminando también lentamente, para admirarlas. Pareciera que mucha gente está atenta con antelación a ese acontecimiento.

ATLIXCO
Cientos de personas recorren la Villa iluminada

El río humano fluye diariamente desde el primer día que se encienden los miles y miles de focos que le cambian temporalmente el nombre a esta que es ciudad desde 1843, para la que se recuperó su nombre autóctono desde tiempos remotos: Atlixco, palabra náhuatl que designa agua del valle o de la llanura.

A la muchedumbre congregada se suman los vendedores ambulantes, que “hacen su agosto”.

La Villa iluminada empieza el 25 de noviembre y termina el 8 de enero. Desde las seis de la tarde y hasta la hora en que se mueve el calendario, es posible disfrutar el peculiar espectáculo. Se advierte que los días 24 y 31 de diciembre las luces se apagarán a las 10:00 de la noche.

No dejes de llevar algo de papel, pues al adentrarte en el recorrido seguramente pasarás cerca del árbol de los deseos y, según la leyenda, debes escribir tus propósitos y peticiones y dejar ahí el recadito. Súbete al túnel de lava, dicen que es muy emocionante, o recorre la villa en el tren iluminado con miles de luces de colores.

ATLIXCO
Las calles de Atlixco y los balcones se adornan
con las flores de temporada

Se debe venir bien abrigado, pues a pesar de la multitud con la que te toparás, no se genera calor, el frío es intenso y se siente que el viento se te cuela por la piel.

El ambiente es totalmente de fiesta y por donde vas pasando se escuchan villancicos que te obligan a tararear, o de plano te lanzas a cantar.

Podrás ver también muñecos de nieve, esferas, renos, Nochebuenas, piñatas, estrellas, un árbol de Navidad que tiene 25 metros de altura, una especie de túnel completamente iluminado en su interior y en el que cambian los colores de las luces mientras avanzas, y otros lugares atractivos que invitan a tomarte fotografías del recuerdo.

Además hay una especie de corredor gastronómico donde podrás paladear los más exquisitos sabores de la cocina de Atlixco, algunos platillos de otras regiones, antojitos como esquites, elotes, buñuelos, pan de fiesta, semitas.

Algunas casas cercanas abren sus puertas y ofrecen su sanitario por una módica cuota, por si se ofrece.

Villa iluminada incluye buen número de conciertos, obras de teatro, danza y expresiones culturales de otros países.

ATLIXCO
La famosa artesanía de Atlixco

Atlixco brinda hermosos paisajes como la vista del volcán Popocatépetl. De su historia también rescatamos que en 1847 fue capital del estado de Puebla, rango que volvió a tener un solo día del año 2004 para conmemorar 425 años de la fundación de Villa de Carrión, Atlixco desde tiempos de chichimecas y otras tribus.

Caminar por sus calles es un deleite, pues casi todas las fachadas y balcones están adornadas con macetas repletas de flores de muchos aromas y colores, y a lo largo de calles y avenidas hay enormes macetones repletos de distintas variedades de flores.

En las laderas del volcán abundan manantiales incluso desde aguas medicinales, y quebradas, y pueden verse las espectaculares fumarolas del Popocatépetl, Don Goyo para la población.

Todavía es tiempo de visitar la Villa iluminada. No te la pierdas, es excelente espectáculo para toda la familia, y te gustará mucho más si eres de los que disfrutan la Navidad, pues el escenario esplendoroso está a tono con esta época de bendiciones, amor, esperanza, optimismo, ilusiones y buenos deseos para el prójimo y para sí mismo.

Galería

Las Nochebuenas de Atlixco.jpg Miles de luces led de colores.jpg Orgullosos exhiben las artesanías locales.jpg Se realiza desde hace siete años.jpg