alexa Amealco de Bonfil, Pueblo Mágico, famoso por sus rebozos y muñecas de tela. Descubre sus paisajes campiranos y cuerpos de agua
AMEALCO
Entregó Enrique de la Madrid el nombramiento a
Amealco de Bonfil

El nuevo Pueblo Mágico: Amealco de Bonfil, Querétaro, reconocimiento entregado por Enrique de la Madrid, durante la celebración de la V Feria Nacional de Pueblos Mágicos en Morelia, Michoacán.

Es lugar hermoso y típico famoso por sus rebozos y muñecas de tela. En los alrededores podrás descubrir paisajes campiranos y cuerpos de agua, además de tradiciones indígenas muy arraigadas.

Es aquí donde las mujeres elaboran, a mano, mensualmente miles de muñecas artesanales reconocidas como Patrimonio Cultural de la entidad. Las muñecas lucen coloridos vestidos y brrillantes listones en el cabello. Las mujeres otomíes las hacian para que las niñas jugaran, ahora sirven como decoración. se les conoce con el nombre de María, y, hoy también se fabrica la versión masculina: Panchito.

En el municipio puedes visitar el Museo de la Muñeca Artesanal dentro del Museo “Ricardo Pozas Arciniega” con una colección de casi 400 muñecas que han formado parte del Festival Nacional de Muñecas Artesanales que año con año se celebra en Amealco en cuatro categorías: textil, lapidaria o cerámica, fibras vegetales y nuevos diseños (como la muñequita de papel maché).

Los habitantes de las comunidades aun utilizan sus trajes típicos y consrvan tradiciones culinarias como los martes de mole, día en el que se preparan deliciosas variedades de este platillo en los restaurantes locales.

Además, los bosques y lagunas que rodean a Amealco lo convierten en un lugar ideal par practicar ciclismo de montaña, rappel y pesca deportiva.

Destaca el jardín principal donde podrás admirar los portales que la circundan. Una de estas arquerías pertenece a la casa donde naciera, en 1865, Leopoldo Ruíz y Flores, arzobispo de Michoacán y primer delegado apostólico de México.

La parroquia de Santa María de Amealco, de los siglos XVIII, XIX y XX. Del antiguo templo de 1778, solo se conserva la torre, y el actual edificio data de 1882 y la capilla de Chalma o Chlamita (s. XIX).

A partir del 20 de noviembre se celebran, además del aniversario de la Revolución Mexicana, las fiestas patronales que concluye el 13 de diciembre.