alexa De fiesta en el Panteón Municipal de Huautla, Oaxaca
Cerro de la adoración, Huaulta de Jiménez, Oaxaca

Huautla de Jiménez, Oaxaca.- Llegamos al municipio con motivo de la festividad del Día de Muertos... El ambiente se percibe lleno de emociones, aromas y colores que lograran cumplir su objetivo por un año más, la celebración del Día de Muertos tiene aquí, su peculiaridad ya que dura una semana.

Se comienza por el típico baile de hueventones que son un grupo de hombres y niños que salen a cantar y bailar, su vestimenta se conforma por el tradicional calzón de manta, cotón, sombrero de palma de copa alta y una máscara de viejito.

Esta tradición se está rescatando para que de esta forma las nuevas generaciones no olviden sus raíces y logren continuar por muchos años más. También, para tranquilidad de los visitantes y habitantes se implementaron medidas de seguridad para que las familias que reciben a estos visitantes nocturnos puedan estar tranquilos. Los hueventones también se presentan a danzar y cantar en el panteón municipal con la finalidad de rendir homenaje a los que ya no están entre nosotros, pero que llegan puntuales cada año a su cita para ser festejados.

Hueventones
Hueventones en el panteón

Mientras tanto en el panteón a partir del día 27 comienzan a llegar los familiares a visitar las lapidas. En el día propicio para darles mantenimiento, pues es sobre ella que se realiza la celebración.

Los días 30 de octubre y 1° de noviembre, los familiares llegan a medio día para dar la bienvenida entre juegos artificiales, esto es para señalizar que la fiesta inicia y son bienvenidos a celebrar, con una misa en la parroquia municipal da comienzo la celebración religiosa y al finalizar los familiares acuden al panteón para la velación que tiene una duración de 48 horas continuas. 

En el panteón la decoración de las tumbas es simple pero muy significativa. Consta solo de adornos florales, tradicionalmente la flor de cempaxúchitl, gladiolas, flor mano de león (flor de muerto) y velas, que pueden ser de cera o en algunos casos de cera natural. Son muy grandes y deben permanecer encendidas y vigiladas por un familiar para que los espíritus de familiares y amigos pueda tener un camino alumbrado que los guíe durante su visita.

No importa si hace frío, lo único importante es recibir a todos aquellos que ya dejaron este mundo. Darles la bienvenida y después dejarlos ir con la alegría de sabe que el año próximo volveran a encontrarse en el mismo lugar... Ojalá la tradición perdure y siempre haya alguien que decida encender una vela, colocar flores y da la bienvenida a las almas de los difuntos. Nos vemos el año que entra.