alexa Kultur 2016: redescubriendo el Estado de México

Antes de viajar a cualquier otra parte del mundo, descubre y disfruta tu país

pueblo
Museo Nacional del Virreinato

Como parte de las actividades programadas para el Foro Nacional de Turismo Kultur 2016, se realizaron recorridos por las diferentes sedes, pueblos y atractivos a su alrededor. Nuestro país es maravilloso, guarda rincones de ensueño que llevan impresa la historia de su gente, de nuestra identidad. Lo siguiente es una fracción de lo que puedes encontrar en el Estado de México.

Museo Nacional del Virreinato: se ubica en el antiguo Colegio de San Francisco Javier en Tepotzotlán. En él se resguardan obras de la época virreinal para su preservación y, también, se dedica a la investigación y difusión de dicha cultura material. La construcción es fiel muestra del barroco con recargados detalles en las columnas de su exterior y al interior predomina el dorado, rostros y esculturas religiosas en sus retablos. El museo es parte de nuestro legado histórico, un sitio que se debe visitar al menos una vez.

Para integrarse a la experiencia, la muestra gastronómica “La comida conventual” vivida durante el foro es una primera parada culinaria en la cultura de nuestros alimentos. Sopes de pato, chile ancho botanero, quelites, arroz blanco con plátano macho, pescado en salsa de avellanas, gaznates, rosquetes y chocolate caliente.

pueblo
Sopes de pato

Tepotzotlán: su atractivo está en el centro con el Museo del Virreinato, su parque, su iglesia y los restaurantes en las proximidades. El Pueblo Mágico es custodio de jóvenes talentos insospechados: un coro y una orquesta sinfónica juvenil; en sus voces y en su música se percibe la dedicación y son orgullosos representantes de este arte en el destino.

Ixtapan de la Sal: la muestra gastronómica servida aquí es poco convencional para lo que estamos acostumbrados en otros puntos del país, pero no deja de ser sabrosa. Inspirada en la cocina prehispánica, la mesa se llena con dobladitas de huitlacoche, quelites, tortitas de flor de calabaza y elote, conejo en adobo, pulque, trucha a las brasas, ensalada de nopales, acosiles, guacamole, salsas y agua de tuna.

Grutas de la Estrella: a 30 minutos del pueblo de Tonatico, aproximadamente, estas grutas son la puerta a una magnífica belleza natural. Sus formaciones rocosas y minerales al interior teñidas con luces de colores hacen que uno se olvide de los 400 escalones en descenso para llegar ahí. Con motivo de Kultur, un octeto hace retumbar sus poderosas voces en las paredes cavernosas con canciones de Los Beatles y canciones mexicanas tradicionales, incluso algunos murciélagos revolotean a su ritmo e invitan al espectador a moverse en su asiento.

Tonatico: es un pueblo de gente cálida y gustosa de sus tradiciones. El centro se engalana con su iglesia; cronistas históricos dan recorrido por sus entrañas. Construida por el pueblo en tres años, es hogar de la virgen María Candelaria, a la cual se le atribuyen varios milagros entre los pueblerinos. Afuera de la iglesia hay un pequeño anfiteatro y, al frente, una pequeña plaza con árboles donde vendedores preparan comida para vender, como palanquetas de cacahuate.

Hacienda San Miguel Ometusco: con un poco de dificultad para encontrarla, está próxima a las pirámides de Teotihuacán. Es una de tantas haciendas que cuentan una versión inédita de la historia de México. Sus altas paredes y sus muebles de antaño hablan por sí mismos sobre quiénes estuvieron ahí y se preguntan a dónde se fueron. Su jardín central es como de cuento de hadas, le rodean habitaciones que permanecen vestidas de muebles de época originales. En la parte de atrás están las habitaciones modificadas para uso de huéspedes, pues la hacienda funciona como hotel.

pueblo
Espectáculo nocturno en Teotihuacan

Acueducto del Padre Tembleque: fue la obra hidráulica más grande de su época, el Virreinato de la Nueva España. Consta de 68 arcos de medio punto recorre decenas de kilómetros, con una medida total de 904.81 metros, desde los manantiales del Cerro Tecajete hasta la Caja de Agua de Otumba. Su construcción inició en 1555 y tardó 17 años en finalizarse.

Pirámides de Teotihuacán: ir a estas ruinas cobra un sentido diferente en la noche, cuando lo único que rompe el silencio y la quietud es el viento poderoso. Teotihuacán se viste de luces por primera vez con un espectáculo nocturno que cuenta la historia de nuestras civilizaciones antiguas y de la épica construcción con el uso de la tecnología.

Luz y sonido dan vida a la piedra que alguna vez tuvo color. Líneas y sombras dibujan nuestro pasado mientras una voz nos narra al oído, de la mano de un dispositivo móvil en préstamo, el surgimiento y proceso de la edificación. Una forma distinta de apreciar las pirámides al ver reflejado en la Pirámide de la Luna lo que fue el lugar en su mejor momento. Una experiencia imperdible.

Conoce, disfruta y presume tu país.

Galería

DSCN8987.jpg DSCN8988.jpg DSCN8994.jpg DSCN8995.jpg DSCN8997.jpg DSCN9011.jpg DSCN9017.jpg DSCN9077.jpg DSCN9106.jpg DSCN9112.jpg DSCN9133.jpg DSCN9156.jpg DSCN9191.jpg DSCN9193.jpg DSCN9196.jpg DSCN9204.jpg DSCN9207.jpg DSCN9208.jpg DSCN9213.jpg DSCN9216.jpg DSCN9287.jpg DSCN9288.jpg DSCN9295.jpg DSCN9297.jpg DSCN9303.jpg DSCN9333.jpg DSCN9361.jpg DSCN9382.jpg DSCN9388.jpg DSCN9397.jpg DSCN9401.jpg DSCN9412.jpg