alexa La Guelaguetza recupera su brillo
Guelaguetza
El Convento de Santo Domingo

Cerro del Fortín, Oaxaca, Oaxaca.- La Guelaguetza, una de las fiestas populares más importantes de nuestro país, recuperó este 2016 su brillo y volvió a ser escaparate donde se lucieron la riqueza cultural y natural de esta entidad y de la propia ciudad, que luce majestuoso su Centro Histórico, Patrimonio Cultural de la Humanidad.

La Guelaguetza tiene su origen, como casi todas las fiestas pagano-religiosas, en el culto a la Virgen del Carmen, advocación mariana que se celebra el 16 de julio; pero también, como la mayoría de las fiestas en nuestro país, tiene un gran sincretismo con el pasado indígena, situación que no podía dejar de suceder en Oaxaca, de tal forma que está dedicada también a la Diosa del Maíz -Centéotl-. 

Quienes hemos vivido la Guelaguetza nos enorgullecemos de esta fiesta que habla de las raíces, tradiciones y costumbres. Que nos eriza la piel al ver sus bailes, al escuchar la música, al ver su colorida vestimenta. Estar aquí es convertirte en participe de esta fiesta y fundirnos aunque sea con mente en la "Danza de la pluma", la "La Flor de Piña", las "Chinas Oaxaqueñas", el Fandango Mitleño, o la "Danza de la pluma". Turistas nacionales e internacionales, muchos europeos disfrutaron de este espectáculo único en América Latina, por el número de participantes y la belleza de sus danzas y cantos.

Guelaguetza
Centro Histórico

En la Fiesta del Lunes del Cerro, el pasado lunes 25 con dos funciones por día, el Cerro del Fortín se vio pleno de jóvenes procedentes de las ocho regiones oaxaqueñas mostrando la alegría de su música y sus bailes. Será el próximo lunes 1 de agosto, la "Octava" o segundo Lunes del Cerro donde se podrá presenciar una vez más la tradicional Guelaguetza. Aquí también en este escenario donde la belleza se magnifica.

Estuvieron presentes pueblos de las regiones de la Costa, la Cañada, la Mixteca, la Sierra Norte, el Alto Papaloapan, el Istmo, Sierra Sur y los Valles Centrales y estarán también el próximo lunes, para agradecer a la tierra los frutos brindados y ofrecerlos a la gente como noble ofrenda.

La Guelaguetza, inició el 1932 para celebrar el IV Centenario de la elevación de Oaxaca al rango de Ciudad, nombramiento que concedió el emperador Carlos V de España. Hoy se realiza en una terraza monumental construida en las faldas de este Cerro llamado del Fortín, desde donde se domina toda la ciudad de Oaxaca y como punto de atracción la majestuosidad del Convento de Santo Domingo.

Guelaguetza
De la región del Istmo

Guelaguetza, en zapoteco, significa “cooperación” y se utiliza cuando hay una fiesta familiar, ya sea una boda, bautizo e incluso defunción. Guelaguetza, tiene alma zapoteca, dar, compartir o regalar. Los invitados no llegan con las manos vacías. Llevan vino, comida o dinero. El dueño de la casa anota las “guelaguetzas” y cuando la fiesta es en casa de alguno de sus invitados, él tiene que corresponder con algo similar.

En la época de la Colonia, se llamaban “guendalezas” a los diezmos o primicias que los indios pagaban al inicio de la cosecha a los españoles propietarios de las tierras que ellos trabajaban. La primera celebración de la Guelaguetza en 1932 tuvo un efecto muy importante entre los oaxaqueños que se estaban recuperando del dolor causado el 14 de enero de 1931 por el terremoto más fuerte que se haya sentido en la historia de nuestro país. Aquel macrosismo tuvo una duración de cuatro minutos, y derribó el 80 por ciento de las casas de Oaxaca. Por los miles de muertos y heridos, así como por la cantidad de personas que abandonaron la ciudad, Oaxaca estuvo a punto de convertirse en una ciudad fantasma.

Guelaguetza
Chinas Oaxaqueñas-Valles Centrales

El primer hecho que ayudó a recuperar el optimismo de los oaxaqueños fue el descubrimiento que Antonio Caso hizo de la tumba No. 7 de Monte Albán, el 9 de enero de 1932. Ese descubrimiento causó en el mundo un gran impacto, y muchos investigadores vinieron a Oaxaca.

En este 2016, nuevamente la Guelaguetza inyecta optimismo en los oaxaqueños, que han sufrido las consecuencias de luchas políticos sindicales. La Guelaguetza atrae nuevamente a visitantes de todo el mundo y así Oaxaca se engalana su traje más festivo en las más de 100 actividades artísticas y culturales que se realizan del 1 de julio al 6 de agosto.

”Julio mes de la Guelaguetza”, lleva por las calles desfiles de las Delegaciones Regionales llenas de color y alegría. También se ven animadas representaciones de la Guelaguetza en poblaciones aledañas como Villa de Zaachila y San Antonio Castillo Velasco.

Es importante recordar que desde el año 2009 por un problema de derecho de autor que llego a los tribunales, se dejó de presentar en la Plaza de la Danza el alegórico espectáculo que detalla la historia y el bagaje cultural de Oaxaca y la representación de la fábula prehispánica ”Donají la Leyenda”, y de Bani Stui Gulal que en zapoteco significa “repetición de lo antiguo”. Y también, la elección de la Diosa Centéotl”, joven oaxaqueña que presidía los eventos relacionados con una de las fiestas étnicas más importantes de América Latina.

Guelaguetza
Baile de la Costa

Hoy, aún, con este problema, que esperamos se resuelva pronto, para poder volver a presenciar el magnífico espectáculo. En la galería les mostramos algunas fotografías tomadas en el año 2008, para recordar.

Sin duda alguna, el estado es heredero de una poderosa cultura multiétnica que atrae por su autenticidad, Oaxaca es un gran mosaico étnico y cultural que se expresa en múltiples lenguajes, danzas, cantos, vestidos y costumbres que gran diversidad.

Guelaguetza
Tehuana

Su identidad y valores cobran vigencia en fiestas llenas de misticismo, alegría y vigoroso colorido que se llevan a cabo con verdadero entusiasmo por los oaxaqueños. 

Durante todo el año se celebran innumerables ferias y fiestas. La ciudad de Oaxaca sigue siendo el escenario de la Feria Internacional del Mezcal de Oaxaca 2016, que inició el 23 de julio y concluirá el 6 de agosto, espacio en el que visitantes locales e internacionales disfrutarán de esta ancestral y espirituosa bebida.

Guelaguetza
El baile de la flor de piña

No falta el desfile de las delegaciones organizado a la manera de la Calenda tradicional y que se lleva a cabo el sábado anterior al primer lunes. Esta calenda la encabeza la "marmota", un gran farol esférico cubierto de tela, los "gigantes", las "chinas oaxaqueñas", mujeres de la ciudad portando canastas enfloradas acompañadas de su banda de música y los coheteros; les siguen las demás delegaciones, cada una de ellas precedida de la música propia de su región.

El lunes a las cinco de la mañana, los "chirimeteros" de los Valles Centrales, tocan las "mañanitas" al cerro, con pitos, tambores y chirimías, mientras la gente empieza a llegar al cerro, en donde toman un suculento almuerzo oaxaqueño, antes de entrar al auditorio en el que la marimba y los chirimeteros ofrecen una audición a los asistentes. A las diez de la mañana inicia la Guelaguetza.

Entre el primer lunes y su octava tienen lugar diversas actividades como muestras gastronómicas, artesanales y representaciones costumbristas

Guelaguetza
Baile de la región de la Mixteca

Volviendo a la Guelaguetza, el Paseo Juárez y el Andador Turístico se engalanan con el "Encuentro Artesanal Gelaguetza 2016", muestra de la magia emanada por las manos oaxaqueñas, que será replicada en diversos municipios de los Valles Centrales.

de las más diversas comunidades del estado. Exposiciones, conciertos y otros eventos de trascendencia cultural organizados por las instituciones que difunden la cultura de Oaxaca en todas sus manifestaciones.

No hay que olvidar que cada región presenta lo más valioso de sus tradiciones y herencia cultural con danzas, música, canciones y trajes típicos. Al final de cada representación obsequian al público sombreros, frutas, comida, artesanías y todo aquello típico de su región y lo lanzan al público.

La gastronomía de Oaxaca, no puede quedar fuera de estas fiestas, por lo que se realiza el "Festival de los Moles", con los emblemáticos platillos que disponibles en distintos restaurantes de la capital e incluso en el mercado; "La Feria del Tejate y del Tamal", con la participación de pobladores de los municipios de San Andrés Huayapam y, la "Expo-Feria del Queso y el Quesillo" en Reyes Etla.

Quienes más disfrutan la fiesta de la Guelaguetza son los hoteleros y negocios que viven del turismo, que reciben como “guelaguetza” la esperanza de que la tranquilidad retome las calles de Oaxaca.

Galería

Guelaguetza02.jpg Guelaguetza07.jpg Guelaguetza09.jpg Guelaguetza10.jpg Guelaguetza12.jpg Guelaguetza13.jpg Guelaguetza131.jpg Guelaguetza14.jpg Guelaguetza16.jpg Guelaguetza19.jpg Guelaguetza20A.jpg Guelaguetza22.jpg Guelaguetza25.jpg Guelaguetza35.jpg Guelaguetza37.jpg Guelaguetza38.jpg Guelaguetza39.jpg Guelaguetza393.jpg Guelaguetza41.jpg Guelaguetza423.jpg Guelaguetza43.jpg Guelaguetza44.jpg Guelaguetza45.jpg Guelaguetza46.jpg Guelaguetza48.jpg Guelaguetza50.jpg Guelaguetza51.jpg Guelaguetza52.jpg Guelaguetza53.jpg Guelaguetza56.jpg Guelaguetza58.jpg Guelaguetza60.jpg Guelaguetza61.jpg Guelaguetza62.jpg Guelaguetza67.jpg Guelaguetza68.jpg Guelaguetza70.jpg Guelaguetza72.jpg Guelaguetza74.jpg Guelaguetza75.jpg