alexa El Hanal Pixán en Yucatán, la celebración a los difuntos
Celebración maya del Hanal Pixán
Celebración maya del Hanal Pixán

El Hanal Pixán es una celebración de los mayas que se lleva a cabo en los pueblos de la península de Yucatán para recordar de una forma especial a los seres queridos que abandonaron el mundo terrenal, esta tradición también es conocida como “comida de las ánimas”, su festejo inicia el 31 de octubre y concluye el dos de noviembre, la creencia es que en estos días las ánimas reciben permiso de visitar a sus familiares.

El primer día del festejo es llama u hanal palal y se dedica a los niños, el segundo día está dedicado a los adultos muertos y le llaman u hanal nucuch uinicoob. El último día, el dos de noviembre es el u hanal pixanoob, y ese día se realiza una misa dedicada a las ánimas en el cementerio de la población.

Altares típicos de la celebración Hanal Pixán
Altares típicos de la celebración Hanal Pixán

Esta tradición abarca diversos rituales, uno de ellos es colocar una mesa en forma de altar, que se alumbra con velas de cera, se coloca a fuera de las casas, debajo de los árboles del patio y cerca de las sepulturas de los familiares, (los cuales se sepultan cerca de las casas para rendirles culto continuamente, porque creen que de lo contrario, las ánimas podrían causarles daño).

En la mesa se colocan platillos típicos de la temporada: atole, pibes o mucbipollos, jícamas, mandarinas, naranjas, dulce de papaya, coco y pepita, tamales de x´pelón, vaporcitos, balché (bebida embriagante hecha con la corteza del árbol que lleva el mismo nombre), xec (mezcla hecha con naranja, mandarina, jícama, otras frutas y chile molido), pan de dulce y más.

Los trastes de barro que se utilizan son hechos a mano. Todo se encuentra adornado con flores, ramas de ruda, veladoras y fotografías de las personas fallecidas. Se hace una limpieza general de todos los espacios, la gente se va a dormir más temprano un día antes y las mujeres realizan todos los quehaceres temprano, porque se cree que las ánimas lloran si ven el trabajo inconcluso y lo realizan ellas. Durante esos días no se caza ni se hacen trabajos de costura, porque se cree que las ánimas pueden asustarse.

Día de muertos Hanal Pixán
Día de muertos Hanal Pixán

Cuando el altar está dedicado a un niño, la mesa se decora con un mantel bordado con tonos alegres, por el carácter festivo y juguetón de sus almas, para los adultos es blanco o gris, en señal de respeto y solemnidad. Además, para los niños, se colocan dulces, juguetes y flores de xpujuc, que tienen un tono amarillo, y flores xtés, que son rojas. Cuando termina el dos de noviembre, se cree que los difuntos ya “han tomado la gracia”, sus familiares meriendan los mucbipollos, los pibinales y se toman el balché y el atole.

Una semana después de la celebración se lleva a cabo el bix, fiesta que se realiza ocho días después, en las noches de esos días se coloca en las puertas de las casas y en las albarradas hileras de velas, que funcionan para que las animas encuentren el camino al irse y puedan retirarse de la población al terminar los finados.

Celebración prehispánica
Celebración prehispánica

El pan de muerto, aunque no es típico de la región, se ha acostumbrado consumir mucho al igual que los dulces que tienen forma de calavera con el nombre de alguna persona. A diferencia del mucbipollo, que sí es típico de la región, y es un tamal grande hecho con masa de harina de maíz y manteca, está relleno de carne de pollo y cerdo, va acompañado con tomate y chile, se guisa en hornos de leña, o se puede cocinar en el horno subterráneo del pateo.

Los Mayas en Yucatán creen que si alguien muere en los días de Hanal Pixan su alma es la encargada de abrir las puertas a las ánimas, de manera que puedan salir del inframundo. En algunos lugares al fallecer una persona su cadáver era bañado y con el agua utilizada se preparaban los alimentos que se daría a los asistentes a la velación del muerto, en la creencia de que así se repartiría entre la gente los pecados del difunto, haciendo menor la carga del alma del fallecido.

También es costumbre que cuando sale el cuerpo de la casa se echa agua para que no se llevara a otra persona. O al salir el féretro se hecha una cubeta de agua fresca en la puerta de la casa para limpiar sus pecados. Durante las fechas del Hanal Pixán a los bebés se les pone un hilo negro o rojo en la muñeca, pues existe la creencia de que al no estar marcados los difuntos podrían llevárselos. A los niños chicos se les pone cintas de color en los tobillos para que no se confundan con las almas que a veces vienen en forma de niños.

El origen de este festejo se remonta al año 835 en que la iglesia cristiana designó el día primero de noviembre como el día de los santos difuntos, y años más tarde, en el 1222 en concilio de Oxford en Francia agregó el día dos del mes a la celebración. Sin embargo, en las poblaciones mayas, por lo general, las ofrendas a los difuntos se realizan ocho días después de los días oficiales.

Galería 

  HANAL1.jpg HANAL2.jpg HANAL4.jpg HANAL5.jpg HANAL7.jpg HANAL8.jpg