alexa XV Feria Nacional del Árbol y la Esfera, Chignahuapan, Puebla

Del 30 de octubre al 7 de noviembre encontrará más de mil 200 modelos de esferas

Juan Carlos Cabral Flores, Luis Ángel Carrasco, Jorge Hickman, Isabel García Fuentes y Américo RíosLa XV Feria Nacional del Árbol y la Esfera en Chignahuapan, Puebla, se realizará del 30 de octubre próximo al 7 de noviembre y reunirá a más de mil 500 familias creadoras de una gran variedad de esferas navideñas, obras de arte hechas a mano, tradicionales de múltiples colores y grandes esferas decorativas pintadas a mano, estarán a disposición de los visitantes.

Para dar a conocer los detalles de la Feria, Luis Ángel Carrasco, presidente municipal de Chignahuapan, quien por cierto nos sorprendió por su conocimiento del municipio y su entusiasmo al promoverlo, nos invitó a conocer la diversidad de esferas y artículos navideños.

Esferas decorativas pintadas a manoCabe señalar que Chignahuapan es el primer productor a escala nacional de esferas que ha ya traspasado las fronteras y tiene presencia en países como: España, Estados Unidos, Venezuela y Colombia, entre otros.

Chignahuapan cuenta con más de mil 500 artesanos dedicados a la fabricación de esferas navideñas y al año se producen más de 70 millones de ellas, actividad que genera la economía del municipio y atrae a cientos de turistas cada año.

Se pueden encontrar distintos modelos y formas de en las esferas que han tenido un crecimiento desde que Rafael Méndez iniciara esta actividad en el siglo pasado. El ingenio de los artesanos los ha llevado a crear más de 2 mil 500 modelos y en Chignahuapan se venden a precios realmente accesibles, agregó el presidente municipal.

Los insumos para producir esferas se han incrementado en el último año sin embargo, los artesanos mantienen los precios con la idea de que en México se valore el trabajo y se dejen de adquirir productos chinos que actualmente son el principal competidor de los artesanos poblanos.

En este año se esperan 250 mil personas de todas partes del país, quienes además de disfrutar el colorido de las artesanías, podrán saborear comida típica y tradicional por la celebración del Día de Muertos pues se realzará también el Festival de la Luz y la Vida: los días 1 y 2 de noviembre que forma parte de la Feria Nacional del Árbol y la Esfera.

El presidente de Chignahuapan, conocedor y admirador de su municipioLas ofrendas y ritos de remembranza se fusionarán con la colorida exposición de esferas para decorar los pinos navideños, sin que falten los arbolitos de Navidad. La gastronomía es la clásica de la cocina poblana con su mole y chiles en nogada, postres y conservas de frutas, jamoncillo y jaleas.

Y no deje de probar el pan de queso y el pan de Muerto además de los licores del lugar: aguardiente de frutas y hierbas. Chignahuapan, dijo Ángel Carrasco.

Pero Chignahuapan, es también un destino místico y durante la feria los visitantes podrán presenciar la “Ofrenda de las mil Luces”, ritual que se realiza con el fin de recibir las almas de todos los difuntos que llegan al mundo de los vivos.

Para ello se instala un camino iluminado, que va desde el centro de la ciudad hasta la rivera del río para encaminar a los espíritus a las ofrendas...

La “Marcha con Antorchas”, se organiza para recibirlos por la noche y el escenario nocturno del río Chignahuapan es el marco ideal para la llegada de las antorchas y el inicio del festival de música, danzas, ofrendas, cánticos, luz y sonido con que se celebra cada año para recibir a las almas. El rito concluye con un espectáculo de fuegos artificiales.

Ángel GascaEl domingo posterior al primer día de noviembre vale la pena acudir al “Desfile de la Calavera”, en él, los vivos conviven con los muertos. Es en las principales calles de Chignahuapan.

No deje de visitar el municipio poblano y sus atractivos como la iglesia de la Inmaculada Concepción que cuenta con una imagen de la Inmaculada tallada en madera y la laguna de Chignahuapan.

Acompañaron en la presentación al presidente municipal de Chignahuapan, el titular de Turismo Juan Carlos Cabral Flores; Jorge Hickman, representante de Puebla en México; Isabel García Fuentes, reina de la Feria y el capitán Américo Ríos.

A la conferencia de prensa, que tuvo lugar en la sede de la representación del gobierno poblano, en Avenida Chapultepec, también acudieron artesanos que mostraron cómo se hacen las esferas tradicionales y las pintadas a mano; nos llevaron pan de muerto salpicado de ajonjolí, un tradicional pan de queso y las bebidas tradicionales de la región.

Vimos los trabajos que realizan Juan Manuel Muñoz Aguilar, Federico Cruz, Esteban Cortés, Ángel Gasca, Abel Rivera, Jescan Rodríguez y Luis Ángel Rojas.

Un poco de historia

Fray Benardino de Sahagún hacía mención de su hidrografía en Historia general de las cosas de Nueva España, como “un río del infierno que se nombra Chiconahuapan”. Alfonso Caso refiere que la primera prueba del inframundo consiste en atravesar el “río Chinahupan” con la ayuda de un perro considerado sagrado.

Una fachada, hecha con piedras volcánicas y cintas mosaicales, alberga la escultura de la Virgen de la Inmaculada Concepción, obra que el artista chignahuapense José Luis Silva creara entre 1960 y 1966. Está tallada en cedro rojo, tiene 14 m de altura, incluyendo los dos metros que mide la corona, y es la más grande de América Latina bajo techo.

Pintadas a mano con vivos colores o imágenesA la entrada del templo está un amplio vitral de la Anunciación de María; atrás de esa cortina policroma sobresale la imagen de la Inmaculada… Justo detrás del vitral, descendiendo algunos escalones, está el baptisterio de gran sencillez. Fue inaugurada, junto con el templo, el 12 de mayo de 1972, en aquel entonces por el párroco Ildefonso Illescas.

Quien ha visto la imagen de la Inmaculada Concepción, dicen que hipnotiza por su tamaño, elegancia, dulzura y firmeza. El artista, ha pasado a la posteridad por esta imagen de la que, los Chignahuapenses están orgullosos.

Para llegar a Chignahuapan, tome la autopista a Apizaco, en el estado de Tlaxcala. De ahí siga por la carretera federal núm. 119 rumbo a Zacatlán de las Manzanas, y luego de recorrer 51 km llegará a Chignahuapan, que se encuentra a 110 km de la ciudad de Puebla y a una altitud de 2 260 msnm; de clima semifrío-subhúmedo con lluvias en verano y neblina en las partes más altas.

Y antes de irse de Chignahuapan, no deje de visitar las famosas aguas termales que están en un hotel que cuenta con albercas de aguas sulfurosas de 53ºC, aproximadamente, instalaciones que datan de 1938.

Es aquí donde hacer un alo, resultará toda una experiencia. Después de recorrer el pueblo visitar algunos talleres de esferas y degustar los platillos tradicionales, nada mejor que los baños termales, para cerrar con broche de oro la visita.

Galería

Esteban Cortés y Federico CruzJecsan Rodríguez, Luis Ángel Rojas y Abel RiveraEl tradicional pan de muertoEl pan de quesoLa magia del vidrio sopladoSolo manos expertas lo pueden crearDon Juan Manuel Muñoz, experto artesano de esferas tradicionales