alexa La transformación de un café espresso

Centro Café presenta a sus autores del mes, de OnceOnce Tostadores de Café, con su propuesta de café natural chiapaneco

café
Adán Gutiérrez y Julián Rivera preparan espressos

El oasis de una de las bebidas por las que se adquiere el gusto en el camino hacia la adultez (no, el alcohol, no), Centro Café, convoca a los amantes del café para escuchar y degustar la propuesta de los autores invitados del mes: Julián Rivera y Adán Gutiérrez de OnceOnce Tostadores de Café.

Un espresso y un café de método en cafetera manual fueron sus vehículos para explicar la evolución en las máquinas para su elaboración, así como el proceso y tratamiento del café, desde su cultivo hasta que es servido en una taza. Apunta Adán: “en cada época ha habido especialistas de café y hay gente que se ha especializado en distintas áreas del café”.

También menciona el barista que, si bien en México casi no se consumen espressos, la oferta de diferentes métodos de extracción da posibilidad de encontrar otras maneras de beber café en la preferencia del consumidor. Asimismo, se ha detectado que este nicho de mercado, recientemente, se preocupa por el origen, productor y proceso por el cual pasó el café que están bebiendo.

Julián, tostador de OnceOnce, revela que su café de especialidad procede de
Finca Santa Rosa, ubicada en Concordia, Chiapas en la Reserva Ecológica del Triunfo, a manos del productor Arturo Lievano. La finca se caracteriza por su manejo agroecológico sostenible, esto quiere decir, a grandes rasgos, que utiliza composta como fertilizante y genera electricidad por medio de la corriente de un río cercano.

Tostador y barista presentan un café natural, contrario al lavado que generalmente existe en Chiapas, sin añadiduras en su tostado en el que se percibe mejor sabor, más calidad en sus propiedades organolépticas y, por lo tanto, más saludable. Barista y tostador deciden seguir dicha tendencia, para lo cual se mantienen en comunicación con el productor para trabajar en equipo y reflejarlo en una mejor taza de café.

café
Taza de espresso de café natural

La primera taza, o vaso, que presentan es en cafetera manual V60. De aroma a frutos secos, descubre un sabor a tabaco; su acidez es de baja intensidad tipo málica, como de ciruela madura y en su postgusto refleja caramelo. Sin embargo, la experiencia varía si se toma frío o caliente.

A continuación, el espresso desprende un aroma algo ácido y chillante, ellos lo describen como semejante a granada; su acidez es de una intensidad alta, incluso, dependiendo de la sensibilidad del consumidor, puede chocar con los dientes; en su sabor oscilan la avellana y presumiblemente toronja, para acabar con un postgusto a frutos secos.

Como bono extra, deleitaron a los asistentes a su presentación con una especie de refresco de café con toronja hecho a partir de la cáscara, como un ejemplo de aprovechamiento de todos los elementos de la planta.

Expandir los horizontes de un placer tan simple como el café, se torna en algo de mayor complejidad, pero igual satisfacción y los responsables de ello son Centro Café en la Nápoles. ¿Cuál será la sorpresa del siguiente mes?

Galería

Adán prepara el café de cafetera manual.jpg Cafetera manual en acción.jpg Café de cafetera manual listo.jpg Durante la plática de presentación.jpg Espressos en proceso.jpg Julián sirve el refresco de café.jpg La autoridad de Centro Café con los integrantes de OnceOnce Tostadores.jpg Máquina de espresso y molino de café.jpg Refrescos de café con toronja.jpg