alexa La Casa de la Abuela llega a la Hacienda de Los Morales con un suculento menú
Festival Oaxaqueño
José Manuel Martínez, Olga Scherenberg y Rodrigo Flores

Oaxaca, tierra de gran riqueza étnica y cultural que se refleja en la autenticidad de su cocina, estará presente todo el mes de septiembre, en el nuevo festival gastronómico de La Hacienda de Los Morales, el “Festival Oaxaqueño”.

“Como es costumbre, en nuestro afán de presentar a nuestros clientes platillos originales y apegados a las tradiciones de cada región, en esta ocasión emprendimos un menú auténtico llevado de la mano del tradicional restaurante La Casa de la Abuela, que es sinónimo de tradición y sabor en la ciudad de Oaxaca”, comentó Alejandro Moya, director del restaurante.

El menú del “Festival Oaxaqueño” fue desarrollado en conjunto con el restaurante La Casa de la Abuela y el equipo de cocina del chef Rodrigo Flores de la Hacienda de Los Morales: tlayudas, chapulines, diferentes moles, pescado, camarones, tasajo y quesillo son los componentes que estarán presentes en los 20 platillos del menú especial de esta fiesta gastronómica.

Festival Oaxaqueño
Fernando del Moral en su intervención

Con 24 años de experiencia desde su fundación, La Casa de las Abuela se ha caracterizado por ofrecer los platillos tradicionales de Oaxaca, lo que no ha sido fácil, ya que en la ciudad, los sabores y sazones secretos de la comida casera son guardados celosamente, José Manuel Martínez y Olga Scherenberg, propietarios del restaurante y un gran equipo de colaboradores han trabajado juntos para conservar los sabores tradicionales de la gastronomía oaxaqueña, respetando el legado de quienes los antecedieron.

En épocas prehispánicas la dieta de los habitantes de la región se basaba exclusivamente en productos de caza, pesca y recolección de plantas, así como frutos e insectos. Después de la conquista y con la llegada de otras civilizaciones, la cocina oaxaqueña surge como resultado de una fusión de productos y tradiciones culinarias con una fuerte identidad, que la convierten en uno de los principales centros gastronómicos de México y de gran prestigio internacional.

Festival Oaxaqueño
Chef Olga Scherenberg

Uno de los alimentos básicos de Oaxaca es el maíz, ingrediente orgullosamente originario de nuestro país y que forma parte de nuestra dieta desde hace más de 7,000  años. Los restos de maíz más antiguos fueron encontrados precisamente en Oaxaca hace 6,250 años con su ancestro silvestre, el teocintle o “grano divino” en náhuatl.

Otro de los ingredientes significativos de la cocina oaxaqueña son los insectos, ya sea chapulines o gusanos de maguey, estos han sido parte de las recetas desde la época prehispánica y se han conservado hasta la actualidad. En la región de las montañas frente a la costa, es la zona con menos desnutrición ya que, la gente de esa zona basa su alimentación en chapulines, ricos en proteínas, esto según el Instituto Nacional de Nutrición que hizo un estudio que llevó 10 años en identificar los lugares con más desnutrición en nuestro país.

Festival oaxaqueño
Sommelier Arturo Hernández Salgado

Por si fuera poco, Oaxaca cuenta con más de 200 conocidas preparaciones de mole, sin embargo, siete de ellos son los más notables y que le dan al estado el apodo de “La tierra de los siete moles”, negro, amarillo, coloradito, mancha manteles, chichilo (el nombre de la pimienta principal), rojo y verde, los cuales se distinguen por su color e ingredientes únicos, la elaboración artesanal de sus platillos y la complejidad de su preparación.

Para acompañar los platillos el mezcal Delirio de Oaxaca representado por su director comercial Alonso Hernández Vizcaino, quien presento tres mezcales de lujo: Mezcal Joven Premium, 100 por ciento de agave espadín, con proceso de elaboración artesanal en hornos tradicionales de piedra y fermentación natural en tinas de pino, dos destilaciones en alambique de cobre, tiene un perfil robusto, con aroma de agave y suaves notas frutales, con carácter semiahumado.

Festival Oaxaqueño
El chef Rodrigo Flores

El mezcal reposado Premium 100 por ciento de agave espadín, de elaboración artesanal, dos destilaciones en alambiques de cobre y añejado de dos a cuatro meses en barricas de roble americano, Delirio Reposado posee un aroma suave con discretas notas ahumadas y robusto aroma de agave, tiene un carácter definido lo cual lo convierten un mezcal para disfrutarse solo o mezclado.

Mezcal añejo Premium, 100 por ciento de agave con una mezcla de dos tipos: espadín y madre cuishe, el palenque se ubica en la zona de Miahuatlán en la zona sur de Oaxaca, a una altitud de 1,600 metros sobre el nivel del mar, en medio de los ríos Atoyac y Thuantepec, la región es privilegiada ya que favorece el cultivo de agaves de gran tamaño y calidad, la producción es 100 por ciento artesanal utilizando hornos tradicionales de piedra y fermentación natural.

El añejamiento se logra después de 12 meses en barricas nuevas de roble blanco americanas medianamente tostadas y bajo los efectos de la temperatura templada de la región. Tiene un perfil robusto de madera con suaves notas frutales, gracias a la mezcla de agave espadín y madre cuishe, con carácter ahumado proveniente de sus orígenes tradicionales y elegantes notas dulces resultado del añejamiento en barricas nuevas.

Sin embargo, la cocina oaxaqueña también puede maridarse con vino y fue el sommelier Arturo Hernández Salgado quien presentó vinos de Aguascalientes Cuatro Soles y El Valle de Bernal San Juanito. Para los platillos del centro de la mesa, vino rosado Cuatro Soles White Zinfandel, por su frutalidad, frescura, sus marcados recuerdos de frutos rojos, frambuesa, grosella, cereza, matiza y acentúa el sabor de los mini quesillos en aceite de chapulín. Ideal para las Tlayudas con asiento, pues armonizan de forma deliciosa con este fresco y afrutado vino rosado.

Festival oaxaqueño
Un poco de lo mucho que ofrece el Festival Oaxaqueño

Para las entradas San Juanito Syrah-Malbec 2014, seleccionado por su frutalidad, tanino discreto, acidez fresca, con el dulzor del Molote de Plátano bañados con crema y queso misma frutalidad y tanino discreto de San Juanito Syrah-Malbec 2014 resalta el sabor de la sopa de frijol con hierba de conejo armonizando y acentuando peculiarmente su sabor, sin duda un atrevido maridaje.

En los platos fuertes, San Juanito Malbec 2013, vino estructurado, destacan sus frutos negros maduros, tanino terso y carnoso, acidez equilibrada. vino complejo y elegante acentúa deliciosamente la parte especiada del mole negro con pechuga de pollo, potencializando el sabor y matizando aromas.

El Almendrado con pechuga de pavo plato especiado y colorido lo acompañó San Juanito Malbec 2013 realzando especias, resaltando frutos secos, por su acidez fresca limpiando paladar haciendo agradable cada bocado.

Festival Oaxaqueño
La Marimba parte importante

Todo un deleite el chile pasilla relleno de picadillo, por su ligero picor, armoniza de forma muy agradable con su acidez fresca y equilibrada, la parte de la proteína del picadillo, ligan y resaltan la carnosidad del tanino, en conjunto gran abanico de sabor y aroma en la boca, explicó el sommelier Arturo Hernández.

Finalmente Fernando del Moral, gerente general de La Hacienda de Los Morales puntualizó que El Festival Oaxaqueño estará presente todo el mes de septiembre en el comedor principal en un horarios de 13:00 a 00:00 horas.

 

 

 

 

Galería

Alejandro Moya hablando del Festival.jpg Alonso Hernández Vizcaíno y Penélope Bravo.jpg Buñuelos con miel de piloncillo.jpg Chapulines de la casa con guacamole.jpg José Manuel Martínez, Alejandro Moya, Olga Scherenberg, Fernando del Real y Rodrigo Flores.jpg Los chefs con Jaime Andrés Arroyo.jpg Los reconocimientos para los participantes.jpg Mezcal Delirio de Oaxaca, Joven, Reposado y Añejo Premium.jpg Mini quesillos marinados en aceite de chapulín.jpg Mole negro con pechuga de pollo y arroz blanco.jpg Mole negro con pechuga de pollo, almendrado con pechuga de pavo y chile pasilla relleno de picadillo.jpg Molotes de plátano bañados con crema y queso.jpg Nieve de leche quemada.jpg Pastel de elote, nieve de leche quemada y buñuelos con miel de piloncillo.jpg Pastel de elote.jpg Penélope Bravo mostrando el exquisito mezcal añejo Premium Delirio.jpg Plato de la casa, tasajo, enmolada, chile relleno, queso a la plancha, guacamole y frijoles.jpg Sopa de frijol negro con hierba de conejo, trocitos de queso y chinos de tortilla.jpg Tacos de picadillo de pollo bañados con mole coloradito.jpg Tlayuda con asiento.jpg Vinos Cuatro Soles y San Juanito.jpg