alexa NH Collection Hotels invita combinación de estilos de cocina atlántica nórdica y española, es decir de productos del mar con especias y vegetales, y la francesa de carnes
MILLESIME
Antes de comer deliciosos camarones

“Érase que se era…” Si, recuerdan bien: esas eran las palabras con las que siglos atrás, se introducía a las criaturas al mundo de los sueños fantasiosos, al de los cuentos de hadas creados por Andersen, de vida tan extraordinaria como sus obras; Perrault, los hermanos Grimm y otros genios, de los que, lamentablemente, hace tiempo no hay.

Hoy nos sirven para abrir el arcón de los recuerdos, para remontarnos a la no muy lejana época en que la política no entraba a los hogares y la familia podía estar reunida a la mesa tres veces al día, con su respectiva sobremesa. Tiempos en que la vida de los mexicanos transcurría en medio de refranes y chascarrillos.

Traemos este tema a colación porque uno de esos refranes: “La mujer atrae al hombre, al marido, por el estómago”, es decir las mujeres sabían y debían saber cocinar muy rico.

Y ese refrán viene al caso, ajusta perfectamente a NH Collection Hotels, que está empeñada en que su gastronomía siente sus reales más allá de su país sede. Y con esa apuesta ya se consolida como la cadena hotelera

MILLESIME NH
Jardín de vegetales
NH MILLESIME
Los chefs Oliver Martínez e Israel Pérez

con una oferta gastronómica de referencia tanto en España como en los países donde tiene o tenga hoteles, con chefs de prestigio, y de esta forma convertir la estancia de sus huéspedes en una experiencia de calidad.

NH HOTELES
Col punteada con hierbas y emulsión de ostra del chef Claus Henriksen

NH Collection Hoteles cumple el importante compromiso contraído consigo misma, de impulsar, salvaguardar y elevar a su máxima expresión la gastronomía de los sitios donde opera, tanto en el día a día de sus establecimientos como en los revolucionarios conceptos gastronómicos que gestiona su afamada cocina.

Como parte de sus actividades para cumplir dicho compromiso, que además es su bandera, la cadena NH Hoteles, española con inmuebles en nuestro país, participó en la VII edición de Millesime-GNP México. Allí mostró que en sus cocinas se combina un menú clásico con las mejores materias primas, con la vanguardia en la preparación de exquisitas viandas. Resultan creaciones únicas que se presentan como mosaico de colores, aromas y sabores puros fusionados, lo que se traduce en rica variedad de sabores, novedad culinaria.

NH HOTELES
Ensalada de patata templada con camarones crudos y salsa de almejas
del chef Claus Henriksen

Para darnos muestra de su cocina, durante Millesime México NH Collection Hotels nos invitó a degustar un menú maridado con vinos, whisky, champaña y otras bebidas. La cita fue en el restaurante Batea, en Centro Banamex, sede de la fiesta gastronómica.

Antes de entrar al restaurante y en representación de NH Hoteles en México aquí en Millesime-GNP, los chefs Oliver Martínez e Israel Pérez nos dieron una probadita de: aguacate de camarón preparado con hidrógeno y un jardín de vegetales haciendo alusión a la cocina natural, que también es una propuesta de la cadena hotelera.

Ambos maestros del arte culinario forman parte de la exposición que año con año organiza Millesime-GPN México y dan muestra de sus preparaciones a todos aquéllos que se acercan.

Los anfitriones fueron los chefs Stéphane Balluet, del restaurante Le Divil, en Perpignan, Francia, nominado meat master de Europa, es decir reconocido como el mejor restaurante de carnes en ese país. El lugar tiene cierta semejanza con una carnicería, pues exhibe sus cortes en vitrinas, como se hace con los “artículos de alta costura”, y su filosofía es “educar” o “reeducar” a sus visitantes para elegir y disfrutar la mejor carne.

El chef Stéphane madura la carne de res. Selecciona rigurosamente la de mejores razas, de marmoleado superior. Su “saber hacer” le permite madurarla (o marinarla) para obtener sabores fuera de lo común. El chef es exigente, y su lema es “siempre superar la calidad de las carnes, buscando la maduración perfecta, así como la mejor cocción, y, por supuesto, acompañándolas del mejor vino”.

Iván Domínguez, chef del restaurante Alborada, en A Coruña, España, define su cocina como atlántica, hermanada con la nórdica por la sencillez de la preparación y la evolución de las presentaciones y las cocciones, además de una estrecha colaboración con productos.

NH HOTELES
Extraviado al vapor, Pil-pil de limón y espinacas guisadas,
preparación del chef Iván Domínguez
NH HOTELES
Tataki de vaca, cebolla roja, crema de wasabi y jengibre, del chef Stéphane Balluet.

Si algo le distingue es la búsqueda de la armonización de los sabores. Un estilo de cocina sutil y elegante, con reminiscencias nórdicas, un camino muy poco transitado por los chefs españoles, que logra resaltar la materia prima de forma soberbia. “Tenemos que enganchar por la boca, no por las técnicas que en muchos casos son llamativas, pero no la finalidad de la cocina”. Para Iván Domínguez, la cultura gastronómica atlántica es uno de los mayores atractivos de su tierra, Galicia.

Claus Henriksen, del restaurante Castillo de Dragsholm, Dinamarca. La facilidad que le proporciona el entorno para integrarse en la naturaleza le hacen responsable de una gastronomía sostenible, de sabores puros y notas vegetales sostenibles por técnicas que enamoran. La cocina de Claus es absolutamente local. Todo lo que hace se basa en la naturaleza y la agricultura que rodea su castillo. Es un explorador constante de sus bosques y playas, considera que la gastronomía debe ser arte que interpreta a la naturaleza. Las verduras están siempre en el centro del escenario de su cocina, generalmente combinadas con productos lácteos para crear equilibrio. Sus postres son ligeros y minerales.

NH HOTELES
Lomo de vaca madurada, puré de patata ahumado y
tierra de café y cacao, del chef Stéphane Balluet

Para empezar la degustación bebimos Johnnie Walker Green Label con una col punteada con hierbas y emulsión de ostra del chef Claus Henriksen.

Después Tataki de vaca, cebolla roja, crema de wasabi y jengibre, del chef Stéphane Balluet. Ensalada de patata templada con camarones crudos y salsa de almejas del chef Claus Henriksen, ambos platillos acompañados con Moet & Chandon Grand Vintage 2008. Un champán equilibrado y redondo, con una guarda de hasta siete años. La magia de esta bebida consiste en su capacidad para armonizar complejos platillos elaborados a base de cítricos, escabeches o especias, sin perder su elegancia.

Paladeamos Extraviado al vapor, Pil-pil de limón y espinacas guisadas, preparación del chef Iván Domínguez, rociada con Silver Mer Soleil, vino de calidad destacada que producen los hijos de Chuck Wagner. Es muy elegante y expresivo que denota la tipicidad de un ciento por ciento Chardonay. Aporte mineral que se suma a las notas cítricas y fruta de hueso capaz de arropar recetas de corte vegetal, pescados ligeros y o elaboraciones complejas.

NH HOTELES
Aguacate, lima y chirimoya del chef Iván Domínguez

Lomo de vaca madurada, puré de patata ahumado y tierra de café y cacao, del chef Stéphane Balluet, con vino Alonso del Yerro, Rivera del Duero, España. Equilibrado, intenso, potente, con mucha fruta negra y notas tostadas, con café, cacao y regaliz. En boca es envolvente, sedoso y de largo retrogusto. Una joya de la enología de la Rivera del Duero. Un vino con cuerpo creado para elaboraciones complejas y platillos de caza.

Aguacate, lima y chirimoya del chef Iván Domínguez, acompañado de un vino cosecha tardía de Casa Madero, Valle de Parras. 95 por ciento Semillon y 5 por ciento Gewurztraminer, elaborado con uvas cosechadas durante la madrugada para maximizar la concentración de aromas. Aromas de fruta exótica, miel, cardamomo y un bouqué que repite las notas frutales de naríz, lichy, maracuyá, guanábana, con excelente equilibrio cítrico,

La coordinación de este singular menú estuvo a cargo del chef Gerardo Jiménez, del restaurante Asador Guetaria, en Madrid, y Paco Patón, de Hoteles Villa Real & Urban de Madrid, con el equipo integrado por Javier Feo, de Florida Retiro, en Madrid; Marino A. Collazos, de Cocina M. Uruapan, de Michoacán, y José Antonio Melguizo, del hotel Urban, en Madrid.

NH HOTELES
Los chefs Stéphane Balluet, Iván Domínguez, Claus Henriksen y José Luis Estevan

NH Hoteles tiene en operación 16 inmuebles de hospedaje en México; el más reciente fue abierto en diciembre pasado en San Luis Potosí, y sus planes apuntan a llegar a 30 unidades para el año 2020, en un esquema que la cadena replica en otros países de América Latina.

En 2018 abrirá dos en Monterrey, uno en Puebla, otro en Mérida y uno en la Ciudad de México, que en conjunto tendrán cerca de mil habitaciones. Son parte de los planes de expansión de la compañía española tanto en México como en Latinoamericana de América. La inversión para estos proyectos es complementada por empresarios locales.

En América latina la compañía opera 63 hoteles con 9 mil habitaciones en once países: México, Argentina, Colombia, Chile, Brasil, Cuba, Ecuador, Venezuela, Uruguay, República Dominicana y Haití.

NH Hoteles cuenta con 400 hoteles, es decir 60 mil habitaciones, en 31 países de Europa, América y África, y opera las marcas NH Collection, NH Hoteles, Nhow hoteles y Hesperia Resort.