alexa Verano con sabor a Centro Café

Aquí hay café de autor, la bebida como nunca se te hubiera ocurrido, elaborado con habilidad innata, precisión tecnológica y amor por crear

centro
Ariadna Chaparro antes de preparar un Aeropress

Verano de lluvias vespertinas y calor mañanero. Para este clima tan cambiante no hay nada más ideal que un buen café. Esperen. ¿Café en verano? En efecto, y no cualquiera, sólo el de Centro Café. Este nuevo rincón en

café
Un lugar delicioso

la Nápoles es imperdible para todo buen cafeinómano de corazón. Su especialidad: el café de autor. Sus atributos: un suculento menú de alimentos, espacios acogedores, excelente servicio y una gran gama de modalidades de esta popular bebida para paladares expertos y aquellos dispuestos a aprender.

Haber imaginado antes que, a un par de cuadras de Insurgentes, en Dakota y Galveston, se ubica el paraíso en una esquina llena de sabor y experiencia tras jóvenes bambalinas. Centro Café cuenta con

café
Proceso de infusión de té de durazno

apenas dos meses de actividad, sin embargo, el manejo de las máquinas de extracción, la apasionada elaboración de bebidas y comida, el servicio de calidad que incluso explica el producto, la tranquila atmósfera y la comodidad del inmueble causan la sensación de que el establecimiento llevara años ahí.

Luis Carlos Fernández y Hugo Cervantes son las mentes y el respaldo de conocimiento de este lugar, atendido por jóvenes entusiastas del café con una propuesta singular que llaman café de autor. Ello implica que los baristas, certificados ante la Specialty Coffe Association of Europe, se involucran en todo el proceso del café, desde su cultivo hasta servirlo al cliente. La casa dispone de cuatro cafés de autor fijos y un invitado mensual, ya sea nacional o internacional, para un total de cinco. Entre esas variedades a escoger, multiplicado por los métodos de extracción y los modos de servir y acompañar, las combinaciones son numerosas.

centro
Aeropress y aperitivos

Es de notar la particular precisión con que preparan cada bebida. Los baristas parecieran científicos en un laboratorio de química al medir en matraces y sofisticadas básculas digitales el volumen de agua y café, utilizar técnicas de destilación y manipular maquinaria que controla temperatura, presión y tiempo de preparación. Tan especializado es el equipo, que funciona con dispositivos móviles para enviar a estos las propiedades organolépticas del café y recibir recetas desde otra parte del mundo para reproducirlas con exactitud.

café
Chela de café sobre la báscula digital
café
Áreas verdes, oasis citadinos

Aunque, como sabemos, la tecnología no puede reemplazar nunca el toque individual y el cariño impreso de alguien enamorado de su labor. De la misma forma que Centro Café posee instalaciones de vanguardia, su personal guarda especial cuidado, detalle, dedicación y amor por lo que hace, se nota al detenerse a observarlos un poco detrás de la barra. Un ejemplo de esto es Ariadna Chaparro, quien con una contagiosa sonrisa, paso a paso, permite apreciar el proceso de lo que al final será el más rico vaso de café. Sí, un vaso. Increíble pensar en opciones diferentes de servir café.

café
Pan francés

Ariadna lleva cuatro años como barista. Tal vez suene poco, pero a sus veintidós años la maestría con que se desenvuelve no deja duda de que el vaso o taza que coloque frente a uno contendrá un elixir delicioso. Su primer contacto con esta industria fue al trabajar en una de las grandes cadenas comerciales de café; el que ahora prepara es auténtico. En la carta de este nuevo comercio es autora del Café Veracruz, éste nació de su deseo de reproducir el primer café que probó en ese estado y lo recomienda a las personas que recién se adentran en este universo. Está convencida de que “detrás de cada taza de café hay una historia”.

El acogedor interior

¿Qué tomar y con qué comerlo? Ante la difícil elección, el barista anfitrión hace sugerencias de aperitivos para acompañar al café. En el caso del refrescante Aeropress, café cual whisky en las rocas, su mejor aliado sólido es el combo de sándwich de verduras al grill, sopa de chile poblano y papitas. Para la majestuosa Chela de café (una delicia, sin alcohol, que seguro se volverá muy popular por su sabor y textura parecida a la de una cerveza artesanal), la mejor alternativa son los canapés de jitomate con ensalada. De postre, nada como un Affogato compuesto por helado de vainilla, hecho ahí mismo con procesos naturales, y una taza de espresso, el contraste perfecto entre frío y calor.

No obstante, no sólo hay café. Para los adeptos del té, el cual también contiene cafeína, ofrecen diversos sabores y olores que cautivarán los sentidos. Son tres tés y cuatro infusiones, entre las que están el Earl Grey, jazmín, Dragon Well o durazno, este último sabe exquisito junto con los panecillos franceses con miel o cajeta. O, si hay deseos de brindar por el día a día, disponen de un ligero vino italiano en garrafa. Adicionalmente, en el rubro de la comida, el pan (baguettes, croissants y más) es traído directamente de Francia y lo hornean en hornos italianos. Además, es posible comprar café por kilo para llevar.

¿Más? Organizan catas de café, presentaciones del autor de café mensual, tienen una sala de juntas lista con todo lo necesario para cualquier reunión y el espacio para la clientela no se limita a las mesas al interior, basta echar un vistazo a las jardineras a los costados del local para encontrar pequeños oasis naturales. Precios accesibles, amplios horarios, abierto toda la semana, múltiples combinaciones de la bebida más aclamada y una variante itinerante… ¡Qué esperan para ir a Centro Café!

Galería

Affogato.jpg Croissants y panes traídos de Francia.jpg La esquina paraíso de Centro Café.jpg Máquinas trituradoras con las cinco opciones de café de autor.jpg Sala de juntas.jpg Variedad de té.jpg