alexa El encanto de Carlota

San Ángel resguarda un nuevo rincón culinario que te enamorará con su cocina tradicional y sus espacios de ensueño

San Ángel
Róbalo a la mantequilla con puré de apionabo

En la CDMX, uno de los barrios con más tradición arquitectónica e histórica es San Ángel. Ubicado al sur de la ciudad, aloja empedradas calles coloniales adornadas con bellos edificios y casonas de un encanto peculiar, así como reconocidos restaurantes de exquisita gastronomía. El de más reciente apertura es Carlota, un sitio de ensueño cuya excepcional cocina se traduce en comida feliz.

La fachada en un palo de rosa conduce hacia un pasillo al aire libre con una calmada fuente al estilo zen. El interior intercala piedra y ladrillo con molduras blancas de madera en un fondo azul para las paredes de las distintas secciones del restaurante. La decoración incluye tanto pisos originales como pinturas y mosaicos de artistas mexicanos contemporáneos y lámparas colgantes cual burbujas.

Para disfrutar de la calidez del clima, cuenta con un jardín cautivador de un verde vigorizante y un silencio pacífico, en contraste con la locura el tráfico a menos de una cuadra de distancia, sobre Avenida Revolución. También, unas escaleras dirigen a aquellos de ánimo más romántico a una pequeña e íntima terraza con una vista formidable del convento y los altos árboles a su alrededor.

Edgar Delgado, chef del establecimiento, menciona: “nuestro objetivo, más allá de inventar un concepto gourmet pretencioso, es ofrecer un tributo a nuestra gastronomía mediante una cocina mexicana contemporánea que rescate y utilice ingredientes endémicos, la cual proteja a los productores, pues es a ellos a quienes debemos todo”.

La experiencia en el paladar al probar la comida de Carlota es única. Son platillos caseros con un twist innovador que simplemente producen una sensación de bienestar en el comensal, es comida feliz que no quieres que se acabe debido a su extraordinario sabor, resaltando bases culinarias de antaño. Alimentos y especies de temporada serán introducidos de la mano de pequeños productores y agricultores con los que trabaja directamente el chef.

De su menú, quedan recomendadísimos platillos como el fresco ceviche de peto con salicornia, deliciosos y saladitos espárragos salteados con crema de chapulín y queso menonita rallado al gratín (acompáñalos con un pan), róbalo a la mantequilla con puré de apionabo y, para un gran final, palanqueta de pepita verde y amaranto con helado de aguacate, un sublime paraíso en tu boca.

San Ángel
Espacios íntimos y acogedores

El inmueble está protegido por el INAH y pasó por un proceso de restauración del cual estuvo a cargo el arquitecto mexicano Rodrigo Becerra. Originalmente formó parte del Convento del Carmen, a un costado del lugar, y su construcción data del año 1613. En su momento, el conjunto arquitectónico fue famoso debido a la fertilidad de su tierra, gracias a su microclima, y la calidad de las frutas ahí cultivadas, como peras y manzanas.

La casa conserva sus estructuras originales y mantiene sus elementos arquitectónicos y materiales originales, aun tras su adecuación y el rediseño de los interiores de ciertas áreas. Explica el arquitecto Becerra que, incluso, se ejecutaron procedimientos de construcción tradicionales para la reparación de suelos y paredes que, debido al paso del tiempo, estaban derrumbados.

Su nombre se lo debe a una leyenda que involucra a la emperatriz Carlota, quien fue al pueblo de San Ángel en busca de una indígena, especialista en herbolaria, para obtener una pócima que la hiciera quedar embarazada. Se dice que la indígena era juarista y su brebaje volvió loca a la soberana, la cual regresó en esa condición a Europa tras el fusilamiento de su marido, el emperador Maximiliano.

Historia, delicias, encanto y tradición es lo que encontrarás en este nuevo rincón culinario del que, sin duda, te enamorarás.

Más información en: www.restaurantecarlota.com

Galería

Arte y diseño por doquier.jpg Burbujas de luz.jpg Ceviche de peto con salicornia.jpg El servicio es muy bueno y atento.jpg Ensalada de betabel y arúgula con chapulines y queso cotija.jpg Espárragos salteados con crema de chapulín y queso rallado.jpg Jardín.jpg Lechón confitado con mole negro de la casa.jpg Mesas al aire libre para un fresco día de verano.jpg Mesas en el interior de pisos originales.jpg Mesas en la parte externa del restaurante.jpg Palanqueta de pepita verde y amaranto con helado de aguacate.jpg Sopa de chicharrón.jpg Terraza con vista al Convento del Carmen.jpg Un sitio lleno de diseño.jpg