alexa La belleza del Museo del Jade y el misterio del volcán Pacaya en Guatemala
ANTIGUA
En el Museo del Jade

En esta tercera y última nota de Antigua Guatemala hablaremos de sus hoteles, del Museo del Jade y el Volcán Pacaya. Recordemos que Antigua Guatemala, el 10 de marzo de 1543 se asentó nuevamente en el Valle de Panchoy o Pancán, donde permaneció durante 232 años y 9 meses. El valle fue destruido por un torrente de agua que bajó del volcán de Agua junto a un terremoto el 29 de julio de 1773, llamado de Santa Marta.

Don Martín de Mayorga y Mendieta, presidente en aquel entonces, ordenó su traslado al Valle de la Ermita o de la Virgen en 1776, donde se le dio el nombre de La Nueva Guatemala de la Asunción donde se encuentra actualmente la ciudad capital. Por decreto de la Asamblea Legislativa No. 2772 del 30 de marzo de 1994, la Antigua Guatemala fue declarada Monumento Nacional. Después, por decreto No. 1254 del 12 de octubre de 1948, el Congreso la declaró Ciudad Emérita. El Instituto Panamericano de 1965 y la Unesco la declararon Patrimonio Mundial de la Humanidad en 1979.

ANTIGUA
El jade rosa

Durante la comida de bienvenida, platicamos con Graciela Salazar de Hernández, agregada de turismo en la Embajada de Guatemala en México y nos comentó que Antigua Guatemala es cabecera del municipio homónimo y del departamento de Sacatepéquez, Guatemala. Es reconocida por su bien preservada arquitectura renacentista española en fachadas barrocas del Nuevo Mundo, así como un gran número de ruinas de iglesias.

ANTIGUA
Encontrarás bellas piezas de jade

El departamento de Sacatepéquez está situado en la región central de Guatemala, limita al norte con el departamento de Chimaltenango y está rodeado por los cerros del Machén y Candelaria; al sur con el departamento de Escuintla, y rodeado por el volcán de Agua con una altura de 3 mil 750 metros; al este con el departamento de Guatemala; y al oeste con el departamento de Chimaltenango. La Antigua se encuentra a 54 kilómetros de la ciudad capital de Guatemala, cuenta con una extensión territorial de 78 kilómetros cuadrados y a una altura de  mil 530.17 metros sobre el nivel del mar.

Antigua Guatemala cuenta con más de 174 hoteles de distintas categorías. Llegamos al Hotel Soleil La Antigua Spa, Resort, Meeting & Convention Center, donde nos hospedados. María Isabel Font, del área de ventas nos dio la bienvenida y nos invitó a conocer la propiedad que fue inaugurada en el año de 1979. Cuenta con 180 habitaciones equipadas con chimenea, internet y televisión plana, de las cuales 12 son estándar con capacidad hasta para tres huéspedes con cama King y 128 Suites & Master suites con camas dobles; 24 Villas Master Suite, ideales para familias y grupos con capacidad de cuatro a seis adultos y dos niños menores de 11 años.

ANTIGUA
Fernanda Franco muestra una máscara de jade

Cada suite del Hotel Soleil La Antigua Spa, Resort, Meeting & Convention Center, cuenta con un dormitorio principal con una cama King y sofá cama, un amplio sofá cama en la sala; cuatro villas Master Suite de lujo contemplan acceso especial, con dos camas matrimoniales, dos baños y sofá cama en la sala; una mini suite presidencial para seis personas. Cada una de ellas está decorada y amueblada individualmente en el estilo de una estancia de la época colonial de Guatemala, con muebles antiguos de madera cuidadosamente elegidos con colores, texturas y tejidos de inspiración local. Todas con balcón privado.

Tiene tres piscinas climatizadas (una semi olímpica y dos piscinas familiares), tres canchas de tenis, 10 salas de conferencias y dos grandes jardines para eventos sociales, donde se puede apreciar los exuberantes volcanes de Agua, Fuego y Acatenango. Un elegante restaurante denominado Las Chimeneas, cafetería Le Jardín y, en el área de piscina el Club Cabañas. Para una velada con amigos el Sport Bar.

ANTIGUA
Vista del hotel Soleil
No falta el Thai Spa, un oasis de tranquilidad, el spa tailandés ofrece seis salas y una amplia gama de tratamientos que incluyen masajes para aliviar el estrés, tratamientos corporales de limpieza, faciales de reabastecimiento, con fusiones y hierbas naturales. Inspirado por el antiguo diseño Tailandés, balinés y las prácticas curativas. El Spa, es un santuario decorado con tonos relajantes: tierra y beiges.

El Hotel Soleil Pacífico, tiene 128 amplias suites decoradas y amuebladas en un estilo playero guatemalteco con balcones privados y vista a los jardines, piscinas y playa de arena volcánica. Son 64 habitaciones estándar, 34 mini Suites, cuatro Junior Suites, y 22 bungalos: 11 para cuatro huéspedes y 11 para seis. La propiedad hotelera se ubica en Puerto San José Escuintla. Fundado en 1853. Este histórico destino es conocido como el más antiguo puerto de Guatemala y uno de los mejores destinos del mundo para la pesca deportiva del pez Vela. Además destacan también el Sitio Arqueológico y el Volcán Pacaya.

Para convenciones y eventos de negocios Soleil Pacífico cuenta con distintos salones con capacidad de 10 a 150 personas (dependiendo del montaje). Amplios jardines y playa privada para fiestas, bodas y eventos al aire libre. Se ubica a 70 millas de la ciudad de Guatemala y a 32 millas de Escuintla, Puerto San José es amado por sus playas de arena negra volcánica, tortugas marinas y el pez Vela.

ANTIGUA
Thai Spa
Pasamos una tarde llena de datos históricos en el Museo del Jade, donde la guía Fernanda Franco nos contó que el jade fue el elemento cultural más importante de las civilizaciones de Mesoamérica durante más de 3 mil años (1500 aC y 1500 dC), había siete civilizaciones diferentes que adoraban el jade: los Olmecas, Zapotecas, Mixe Zoque, Maya, Teotihuacán, Mixteca y los Aztecas.

Durante la civilización Maya, había ciudades de 50 mil personas con rascacielos de siete pisos de altura. William Foshag, curador de geología del Smithsonian, pasó 20 años de su vida buscando fuentes de jade en México y América Central. Descubriendo la fuente en la zona del Petén en el año de 1957, después publicó su libro "Estudios Mineralógicos sobre el jade de Guatemala".

En la conquista española, cuando Hernán Cortés llegó a Veracruz en 1519, el emperador Moctezuma dio a Cortés dos cuentas de jade diciendo: “dar estas piedras solo a su gran rey de España, cada cuenta de jade equivale a dos cargas de oro”. Los españoles declararon la adoración de jade como idolatría o adoración a falsos ídolos, y abolieron el uso del jade con el fin de convencer a los habitantes de las Américas a convertirse al cristianismo.

ANTIGUA
Faldas del volcán Pacaya

Hay dos lugares donde se ubican las mayores vetas de jade: Guatemala con jade y jadeíta y, Birmania, en Asia. El jade de Guatemala no es tratado químicamente, no hay decoloración, ni tinte, o impregnación de polímeros o tratamiento térmico como lo hacen comúnmente en Asia.

La industria del jade en Guatemala beneficia agricultores, mineros y consumidores finales. Se promueve prosperidad, paz, salud y educación a todos los niveles. Es una industria verde, consiste en recolección superficial de jade. No se moviliza tierra con maquinaria pesada, no se contaminan ríos o se talan árboles. Jade Maya es una compañía de jade totalmente integrada fundada en 1974 por la arqueóloga Mary Lou Ridinger y su esposo Jay Ridinger. Las fuentes descubiertas y utilizadas por esa empresa son las mismas utilizadas por los mayas de Mesoamérica. El jade es cortado y pulido en la fábrica de La Antigua por trabajadores locales guatemaltecos que siguen las tradiciones de tallado de sus antepasados.

La jadeita existe solo en Guatemala, su dureza alcanza 7.5 grados, todos los minerales preciosos se miden en escala hasta 10 que son los grados del diamante. La nefrita jadeíta de Birmania alcanza el grado 6. El color verde imperial de la jadeíta era usado por los gobernantes mayas. Guatemala tiene el segundo yacimiento de jade más grande del mundo. El mineral se encuentra en la Sierra de las Minas, de siete municipios donde se extrae este mineral precioso: San Agustín y San Cristóbal Acasaguatlàn en El Progreso; Usumatlàn, Cabañas, San Diego y Rio Hondo en Zacapa; y San Pedro Pinula en Jalapa.

Existen siete colores en el jade de Guatemala: verde imperial, verde aguacate, negro, gris, naranja, amarillo y verde oscuro. Actualmente el verde imperial, el negro y el naranja son los más caros por la dificultad en encontrarlos.

ANTIGUA
Entrada al sendero del Volcán Pacaya
El Parque Nacional Volcán Pacaya y la Laguna de Caldera, son uno de los 37 volcanes que tiene Guatemala, con una altitud de 2 mil 562 msnm. El Pacaya es un volcán activo ubicado en el municipio de San Vicente Pacaya en el departamento de Escuintla. Se desconoce hace cuantos miles de años hizo erupción por primera vez, pero se han registrado al menos 23 erupciones desde la época de la colonia española en Guatemala. Después de estar dormido durante un siglo, hizo erupción violentamente en 1965 y desde entonces ha estado en constante actividad.

En esta ocasión subimos al volcán acompañados por el guía certificado Ely Orozco, de la agencia Marzan Travel. Durante el acenso nos fue contando que el volcán Pacaya, está a 47.5 kilómetros al sur de la Ciudad de Guatemala, es uno de los volcanes más activos en toda Centro América, de fácil acceso y hermosas vistas. Durante más de 50 años, el volcán ha mantenido una fase eruptiva moderada que ha producido erupciones frecuentes e impresionantes. Una erupción fuerte cada año y señales de actividad todos los siete días de la semana.

El volcán tiene tres miradores en distintos niveles, el primero es La Laguna, 150 metros arriba está el mirador Majahue donde se tiene una maravillosa vista de los volcanes Agua, Fuego y Acatenango. Siguiendo el recorrido está el mirador Los Tres Robles, lugar espectacular para ver la majestuosidad del Cono Mackenney, nombrado así en honor al doctor Alfredo Mackenney, que ha dedicado su vida al estudio del volcán Pacaya subiendo más de mil 500 veces. 

ANTIGUA
Densa neblina rodeó el volcán Pacaya

Durante nuestro ascenso y permanencia en el volcán hubo mucha neblina. A veces no se veía a una distancia de tres metros. Pero aún así fue fascinante subir por los senderos de arena negra volcánica hasta la cima, donde el guía buscó un hoyo en uno de los sitios donde se siente el calor que emana de entre las negruzcas rocas que combinadas con la neblina parecía que estábamos en un baño con vapor. Eli Orozco, sacó un paquete de bombones de su mochila y nos invitó a dorarlos. Pinchados en una varita los colocamos en el agujero donde salía el calor.

Uno de los pensamientos que me llegó mientras subía fue darme cuenta de la infinita soledad que sientes cuando vas subiendo. Al estar en la cima, eres un ser  insignificante. No eres nada. Todos estamos expuestos a sufrir una caída por alguna de las pendientes del volcán, aunque hoy está prohibido para los guías llevar a los visitants a la orilla del cráter principal. Para las personas que no quieran escalar el volcán a pie tienen la opción de hacerlo en un caballo. 

Al bajar del volcán Pacaya, fuimos a un almuerzo en el Restaurante Las Mengalas del hotel Kawilal. El chef Jorge Peralta, nos preparó como plato fuerte Comarca Gorgonzola; Rollo de pechuga de pollo rebosado relleno de espinacas, acompañado de una salsa blanca de queso Gorgonzola, vegetales bebí, puré de papa y pesto, y de postre Pasión de Cacao; crepa de chocolate amargo rellena de dulce de leche, acompañada de helado de vainilla, chocolate, fresas y moras.

También, hicimos un recorrido por la ciudad de Guatemala, pero de ello les habaremos en un próximo reportaje. Agradecemos a Volaris y al Instituto Guatemalteco de Turismo las facilidades brindadas para disfrutar de esta fascinante recorrido.

Galería

2852Restaurante Las Mengalas.jpg Alberca familiar.jpg Artesanos puliendo el jade.jpg Bombones listos para dorarlos.jpg Calle del Arco en Antigua Guatemala.jpg Comarca Gorgonzola.jpg Cómodo minibús de Marzan Travel.jpg El gimnasio.jpg En el Museo del Jade.jpg Graciela Salazar de Hernández.jpg Habitaciones del Solei Pacífico.jpg Jade maya y museo.jpg Jaime Andrés Arroyo en la cima del Pacaya.jpg Joyería de jade.jpg La alberca del Soleil Pacífico.jpg La alberca del hotel.jpg La recepción del inmueble.jpg La tienda del museo.jpg Lava Store en la cima.jpg Los caballos en descanso.jpg Los jardines de la propiedad.jpg Mary Lou y Jay Ridinger.jpg María Isabel Font.jpg Master Suite.jpg Muy buena señalización.jpg Otra de las suites.jpg Otro rincón en el Museo del Jade.jpg Pasión de cacao.jpg Restaurante Las Chimeneas.jpg Rumbo al volcán Pacaya.jpg Salto entre la niebla.jpg Soledad y neblina.jpg Suite Soleil Pacífico.jpg Suite.jpg Tiene tres albercas.jpg