alexa Encuentran "restaurante de comida callejero" en Pompeya
POMPEYA
El reciente hallazgo

A los antiguos romanos les fascinaba comer fuera de casa. Pato, cerdo, cabra, oveja, pescado e incluso caracoles de tierra podían encontrarse en las tabernas de la época, en las que no faltaba el vino, cuyo color y sabor era a veces adulterado por los comerciantes echándole habas trituradas. Pompeya, la ciudad sepultada por la erupción del volcán Vesubio en el año 79 después de Cristo, vuelve a sorprender al mundo al encontrar restos de estos alimentos, en yacimiento arqueológicos más importantes y fascinantes del mundo.

El ministro de Cultura italiano, Dario Franceschini, informó hoy sábado del hallazgo de la barra en forma de 'ele', termopolio, nombre como se conocía a este tipo de tienda o restaurante de

POMPEYA
Arqueologos y otros especialistas en el rescate

comida callejera de la época. Está casi intacto y decorado con frescos brillantes: una ninfa marina a caballo, pareja de ocas germánicas, gallo y gran perro con su collar sobre el que hay escrito un insulto homófobo: "Nicia cineade cacator" (Nicea cagador invertido), también se encontraron restos de comida, utensilios de cocina, huesos de nimales y víctimas de la erupción.

Se calcula que en la antigua Pompeya, que contaba con unos 20 mil habitantes, había alrededor de 80 termopolios, pero hasta ahora no había sido encontrado ninguno con el mostrador completamente pintado. El establecimiento fue descubierto parcialmente en 2019, pero ahora se mostró al público y se espera que el

POMPEYA
Detalle de los frescos

próximo año esté abierto para visitas. No hay duda que Pompeya es como una máquina del tiempo, nunca se cansa de arrojar atisbos del pasado y ahora permite conocer hasta el sabor de la vida en aquellos tiempos. 

Para Franceschini se trata de otro "descubrimiento extraordinario" que muestra el renacimiento de este yacimiento. Tras décadas de abandono, el relanzamiento de las excavaciones en los últimos años y mejor gestión ha aumentado tanto las visitas como los hallazgos de indudable valor arqueológico. Este último ha tenido lugar en la zona conocida como Regio V. "Además de tratarse de testimonio ulterior de la vida cotidiana de Pompeya, las posibilidades de analizar este termopolio son excepcionales", comentó Massimo Osanna, director general del Parque Arqueológico de Pompeya.

POMPEYA
Otra vista del hallazgo

Los materiales de la taberna han sido estudiados por equipo multidisciplinario de expertos que, además de arqueólogos, está inegrado por antropólogos, arqueobotánicos, arqueozoólogos, geólogos y vulcanólogos. Osanna destacó que los restos hallados en los 'dolia', los recipientes de terracota incrustados en la barra de la taberna donde se guardaban los alimentos y las bebidas, están siendo analizados para tener más información de cómo era la dieta de los pompeyanos. Podrían así llegar más adelante descubrimientos "muy interesantes", vaticinó.

Además de las trazas de animales con los que se preparaban los platos, en el termopolio se encontraron restos de instrumentos de cocina de madera y recipiente de bronce, nueve ánforas, dos garrafas y una olla de cerámica. Los arqueólogos también hallaron huesos de hombre de 50 años, al que la explosión del volcán le sorprendió echado sobre catre, y el esqueleto completo de un perro pequeño. Se trata de ejemplar raro que muestra la capacidad que tenían los antiguos romanos para seleccionar las razas. Llama igualmente la atención el pavimento del local, formado por trozos de terracota y decorado en algunos lugares con pedacitos de mármol policromado.

Los termopolios eran muy habituales en las localidades de la Antigua Roma. En ellos se servían principalmente al medio día bebidas y comidas calientes, como indica su nombre de origen griego. Se consumían al aire libre, por lo que se consideran los primeros establecimientos de comida callejera.