alexa La sommelier Georgina Estrada Gil, guió la cata de vinos chilenos Misiones de Rengo

El misticismo de los vinos Misiones de Rengo, reflejado desde su esencia hasta su etiqueta, fue percibido gracias a una cata dirigida por Georgina Estrada Gil, vicepresidenta de la Asociación Mexicana de Sommeliers (AMS).

La mnarca chilena fue lanzada en México y permitió apreciar el carácter, espíritu y pasión de un vino que seguramente conquistará a los paladares más exigentes.

Los vinos Misiones de Rengo estampan su origen en tierras del Valle de Rapel, que antiguamente correspondían a misiones católicas en la zona aledaña al Río Claro, en 1730.

Hoy en día permanecen en su terroir los vestigios arquitectónicos, como son la antigua casa patronal, la Escuela Apostólica y lo que queda del convento. Los vinos hunden sus raíces en el Chile profundo del Valle de Rapel, justo en el sitio en donde se situaba Villa Deseada, lugar elegido por los viajeros para descansar.

En 1831, este poblado cambió su nombre a Rengo, en homenaje a un valiente jefe indígena. Los vinos de esta bodega, vieron la luz por primera vez en 2001 en ese pueblo chileno. El portafolio de Misiones de Rengo es considerado por los expertos como el mejor ejemplo de vinos premium de alta gama.

Cabe destacar que el proceso de vinificación y guarda de cada una de las etiquetas, les da un estilo enológico tradicional, con un toque elegante y vanguardista.

Cyntia Mascareñas, gerente de Marca de la bodega vinícola, mencionó que son vinos que nacen con la filosofía de expresar la verdadera identidad varietal en cada cepa; son extremadamente amables y fáciles de beber y han sido reconocidos por su gran calidad con premios tanto en Chile como en el extranjero.