alexa Ser optimista puede prolongar tu vida, encuentra un estudio israelí

Investigadores de la Universidad Hebrea siguieron a mi 200 ancianos de Jerusalén durante unos 30 años y midieron su perspectiva positiva de la vida

OPTIMISTA
Pareja de ancianos caminando por la calle Jaffa en el centro de Jerusalén

Investigadores de la Universidad Hebrea de Jerusalén dicen que mantenerse optimista y mantener una perspectiva positiva puede extender directamente la duración de su vida, en un nuevo estudio a largo plazo.

El estudio, realizado por el profesor Jeremy Jacobs y el doctor Yoram Maaravi, siguió a unos mil 200 habitantes de Jerusalén mayores que nacieron en 1920 o 1921. Los investigadores analizaron su salud, capacidad para funcionar, bienestar económico, habilidades sociales, nivel de ansiedad, integridad y optimismo durante unos 30 años.

El optimismo se midió a través de preguntas sobre las experiencias positivas de los participantes y las expectativas para el futuro, según el estudio.

OPTIMISTA
Doctor Yoram Maaravi de la Universidad Hebrea
de Jerusalén (Hanan Schwartz)

"Nuestros hallazgos indican que el optimismo tiene un impacto en la supervivencia, mientras que otros estudios han demostrado que mejora las funciones relacionadas con la salud, como nuestro sistema inmunológico, reduciendo los factores de riesgo de hipertensión arterial y problemas cardíacos, y tal vez incluso el cáncer", dijo Maaravi.

Los investigadores dijeron que revisaron los registros médicos y, más tarde, de defunción de los participantes, y tuvieron en cuenta parámetros como el sexo, el estado económico, el estado civil y parental, los niveles de educación y la actividad física y social. También llevaron a cabo entrevistas individuales a lo largo de los años.

Utilizando los datos recopilados desde la década de 1990, los investigadores dijeron que han determinado un vínculo directo entre una perspectiva positiva y una vida más larga.

Dijeron que los participantes de 85 a 90 años con un puntaje de optimismo alto tenían una tasa de supervivencia un 20 por ciento más alta que aquellos que eran menos optimistas, y en el grupo de edad de 90+ ese número aumentó al 25 por ciento.

“El optimismo no tiene que ser visto como un rasgo con el que nacemos, sino como uno que podemos desarrollar”, dijo Maaravi, y agregó que “es importante pensar en formas de aumentar el optimismo porque está más claro que nunca que puede ayudar a las personas en todas las etapas de sus vidas".