alexa Mariachis en Jerusalén: "Es música que en todos lados enamora

Yojanan y su esposa Sara fundaron el grupo tras su llegada a Israel en 2018, y son los únicos que se dedican al género de forma profesional en el estado judío. ¡Conócelos!

MARIACHI-ISRAEL
El Mariachi Jerusalén

El grupo Mariachi Jerusalén (Yerushalaim) busca acortar las distancias geográficas gracias a la cultura. La música mexicana de alta calidad es lo que los distingue. Su fundador y director, Yojanan Peretz, habló con Aurora acerca de su trabajo, así como también relató cómo se está viviendo la vuelta a la normalidad israelí tras el paso de la pandemia.

¿De dónde vinieron y cuándo llegaron a Israel?

Mi esposa y yo hicimos Aliá en julio de 2018, llegamos desde Valencia, España a donde nos fuimos luego de casarnos y  vivimos allí cinco años. Yo soy venezolano, y ella nació en Colombia pero se crió en Venezuela.

¿Cómo comenzaron a incursionar en el género mariachi?

Al conocerla, ella ya estaba hace tiempo en la música mexicana, ya que con su familia tenían grupo de mariachis familiar. Así fue como yo me decidí por empezar con la música mexicana desde que estábamos en Venezuela. Luego que nos fuimos a España, también continuamos siendo parte de un grupo que ya estaba formado allá. 

Cuando llegamos a Israel en el 2018, yo tenía la idea en la cabeza, quería llegar a Israel y ver cómo era el panorama. Y me di cuenta que pasa como con la comida, hay mucho, muchas variedades. Y lo mismo con la música, hay grupos y cantantes de todos los géneros. Pero faltaba uno: el mariachi. Hubo músicos que intentaron incursionar, pero nunca lo hicieron de manera profesional. Entonces vimos esa posibilidad, vimos ese mercado abierto y decidimos empezar por ahí. 

¿Qué público los escucha? ¿Latinos o Israelíes?

Hay de todo. Antes de la pandemia, normalmente el público que nos contrataba era más latino, que son los que ya conocen la música. Después de la pandemia, fue el público israelí el que nos contrató mucho más. Al israelí le gusta mucho la música mexicana, cuando la escuchan conectan con ella: es música que en todos lados enamora. Los israelíes, aunque a veces no entienden la letra, les gusta mucho. 

¿Cómo eligen el repertorio?

De acuerdo a los públicos elegimos las canciones. A veces hay fiestas de mexicanos, entonces quieren canciones muy mexicanas. Si son israelíes tratamos de tocar la música más conocida internacionalmente. De acuerdo al tipo de evento es que seleccionamos el repertorio. 

¿Cómo conformaron el grupo en Israel?

Una vez que ya teníamos la idea, y que mi esposa me había dado luz verde para avanzar con el proyecto, comenzamos a buscar a los integrantes. La búsqueda fue a través de amigos o conocidos, preguntando si conocían a alguien. Así fuimos llegando y se fueron apuntando. 

Hoy en el grupo hay un colombiano, un argentino, mi esposa y yo venezolanos y los trompetistas que son israelíes. También hay un cantante israelí que es el suplente, cuando no puede el argentino. 

¿Cómo fue el año pasado con la pandemia en el que no hubo eventos?

Yo soy de las personas que intenta ser siempre muy optimista, intento ver lo positivo de las cosas. Antes de la pandemia, hacíamos eventos privados: bodas, cosas pequeñas. Pero después de la pandemia, la municipalidad de Jerusalén empezó con un proyecto en el que contratan todo tipo de artistas para hacer espectáculos en la calle. Entonces ahí empezamos a trabajar para ellos también. 

Te diría yo que somos quizás de los pocos grupos que tocó durante la pandemia. En el verano (junio a septiembre) tuvimos varias actuaciones en las calles de Jerusalén. También en la festividad de Jánuca (diciembre).

¿Cómo está siendo la vuelta a la normalidad?

Ahora empiezan los eventos privados. Ya hay varias reservas aunque todavía hay gente que tiene dudas, lo que es normal porque esto de la pandemia siempre deja dudas de qué tipo de eventos se pueden hacer. Pero yo creo que la gente estaba esperando que el estado de Israel empiece a bajar todas las restricciones, y así salir, volver a la calle, volver a la vida. No es como en otros países que la gente es más temerosa. Aquí a la gente le dicen sal, y es una avalancha, son cosas que no ocurren en otro lado. Hay que seguir adelante, la vida sigue. Me encanta eso de que la gente no se obstaculiza por nada. Creo que el pueblo de Israel ha pasado por muchos problemas a lo largo de la historia, y creo que esa experiencia ha enseñado al pueblo a salir adelante. 

¿Cuentan con algún protocolo especial?

Seguimos los protocolos según la ley. Todos en el grupo estamos vacunados y también dejamos en claro con los clientes que en los casos en los que tiene que haber límite de personas, se debe respetar. 

Viendo que la realidad del mundo hoy es tan distinta a lo que se está viviendo en Israel: ¿Cuál es su sensación de poder estar hoy en ese lugar, haciendo un trabajo que no podrían hacer en otro lado?

Sentimos cierta impotencia por nuestros familiares. Pero si Dios nos ha puesto aquí y en esta misión de alegrar a las personas, ¡pues hay que hacerlo!.