alexa La autonomía vehícular modificará a las ciudades e industrias de bienes raíces y logistica
COCHES
En el 2020 uno de cada cinco autos será autónomo

La era futurista de vehículos diseñados para cubrir vastas extensiones de carreteras con combustibles eficientes y sin la necesidad de una persona al control del volante ha llegado, con ejemplos de vehículos autónomos desarrollados por las principales armadoras globales, hemos visto la introducción de ésta tecnología en nuestras vidas.

Sin embargo, habrá que sentarse a solucionar diferentes cuestiones como las limitaciones de las tecnologías de conducción, así como factores políticos, jurídicos, de regulación, de infraestructura y de responsabilidad, así lo consideró Sergio Pérez, vicepresidente de Soluciones Empresariales de CBRE México.

Según una investigación de la firma Gartner, hacia el año 2020 uno de cada cinco autos en el planeta será autónomo.

Pérez indicó que “esto tendrá por supuesto, una implicación directa en los bienes raíces tanto residenciales y comerciales, como en la industria y la logística. De acuerdo con estudios independientes, los vehículos particulares están en desuso cerca del 85 a 90 por ciento del tiempo, lo que genera la necesidad de enormes espacios destinados al estacionamiento de los mismos, así como una serie de normas e inversiones en infraestructura para las ciudades y los desarrollos para albergarlos, lo cual presenta un altísimo costo de oportunidad en el aprovechamiento del suelo, en especial en zonas de alta densidad”.

Los vehículos autónomos presentan la oportunidad de seguir avanzando sobre el esquema de vehículos compartidos como ya lo han mostrado hasta cierta medida, diversas aplicaciones de servicios de taxi, con esto se puede pensar que la necesidad de espacio para estacionar vehículos disminuirá, de la mano con el parque vehicular total, hasta en un 66 por ciento, de acuerdo con estudios realizados por EY, y por lo mismo la densidad de los desarrollos será más rentable y sustentable.

También es seguro asumir que estas tecnologías serán trasladadas a la industria y la distribución, haciendo que sean más seguras y económicas, eliminando la necesidad de cerca del 40 por ciento de los camiones que hoy están circulando las calles, ya que se estima que la capacidad de traslado diaria podría aumentar de 800 a mil 600 kilómetros, de acuerdo a comunicados de las principales armadoras.

“Actualmente las redes de distribución están diseñadas con base en la distancia promedio actual, siendo ésta la principal razón para ubicar el siguiente Cedis, pero con esta nueva “autonomía” podemos asumir que por ejemplo, un modelo que actualmente tenga cinco Cedis podrá consolidarse en tan solo dos macro sitios”, señaló Sergio Pérez.

Adicionalmente la industria será cada vez más capaz de responder a la demanda “inmediata” del consumidor moderno que desea ver su producto llegar de 24 a 48 horas después de comprarlo.

Finalmente se creará un gran impacto en el costo directo de los productos eliminando sueldos, ineficiencias y reduciendo el costo de transporte.

“Todos estos “disruptores” modificarán el formato de los centros de distribución junto con las necesidades de iluminación, espacio de almacenamiento, las alturas necesarias e incluso los patrones de operación al interior de la nave haciéndola más rentable tal y como lo podemos empezar a ver en el centro de distribución de tiendas departamentales al sur de Dandenong, Australia con una inversión total de 200 millones de dólares”, comentó Sergio Pérez.

Como es de esperarse, la tecnología juega un rol siempre cambiante de desarrollo y evolución que obliga a las corporaciones a mantenerse informadas, para capitalizar en ventajas competitivas que los coloquen al frente de sus competidores y más cerca de sus cada vez más demandantes consumidores.