alexa La historia de los juguetes, Distroller

Desde los inicios de la historia, el hombre- y la mujer- han buscado formas de entretenimiento, sobre todo cuando se trata de entretener a los chilpas, y fue así como alguien, probablemente con simples piedras, inventó los juguetes.

La historia del juguete es un poco confusa pues no puede determinarse con exactitud cuándo se fabricó el primero. Sin embargo, en todas partes de mundo se han encontrado restos de juguetes en distintos materiales de diferentes épocas.

Con la revolución industrial los juguetes evolucionaron significativamente. La porcelana, los metales y el desarrollo de nuevos materiales como el plástico dieron paso a los inicios de los juguetes como los conocemos hoy. Después con la electricidad, la ahora industria del juguete tuvo una evolución significativa. Nació la televisión y después los video juegos, creando una forma muy diferente de diversión. Hoy en día el internet, las redes sociales, los gadgets y las diferentes “apps” rigen la forma en la que los niños crecen y juegan.

En la actualidad hay millones de juguetes y juegos que se clasifican de acuerdo a la edad para la cual son diseñados y el uso que puede darse. Por ejemplo para desarrollar la afectividad, la inteligencia o la sociabilidad.

Es por eso que Distroller crea juguetes innovadores con personajes únicos muy a la old eskul. Los juguetes son mucho más que eso, son “seres vivos”, personajes con imaginación que nacen de la creatividad. Son “personas” con características con las que todo mundo puede identificarse. Tienen defectos, virtudes y traumas muy diversos y únicos; no obstante todos interactúan entre sí y todos pueden ser parte de la misma bolita de amigos.

Son una banda con mucha buena onda, algunos traumas y mucha imaginación. “La marca crea seres vivos sin estar vivos, que te enseñan a cuidarlos y a quererlos. Te hacen responsable de ellos desde chiquito, creando un vínculo emocional con tu juguete para que deje de ser un simple juguete”, nos dice Amparín Serrano, adulto atrapado en el gusto de un niño y creadora de la marca.

Desde Chamoy y sus amiguis hasta los pequeños Neonatos, todos tienen algo que contar, una historia que compartir con los niños y así crear todo un mundo alrededor. Es una experiencia vivencial desde el momento que adoptas un Neonato o conoces algún integrante de la bolita de Chamoy y Amiguis.

Desarrollar la imaginación no engorda, no causa flatulencia, ni contamina. Ayuda a que los chilpas sean creativos, regresen a sus raíces y vuelvan a usar la imaginación, además de cargarse de energía positiva todos los días.