alexa Se proponen impulsar el turismo para discapacitados en la Ciudad de México

¿Servirá para contar con las obras urbanas necesarias?

DISCAPACITADOS
La Cumbre Iberoamericana de Turismo Accesible será el próximo 5 de octubre

Entre los objetivos fundamentales de la Primera Cumbre Iberoamericana de Turismo Accesible, que se efectuará en Expo Reforma en esta ciudad el 5 de octubre próximo, es sensibilizar a los sectores público, privado y sociedad en general para hacer del turismo un catalizador de cambio positivo, y, además, que los prestadores de servicios al turismo consideren las necesidades que en ese rubro tienen las personas con discapacidad temporal o permanente.

La Ciudad de México no es la más “amigable” para las personas en esas condiciones: las banquetas no tienen la misma altura, muchas están fracturadas y llenas de agujeros y carecen de rampas adecuadas para ascenso y descenso de sillas de ruedas, y otras parecen resbaladillas o son obstruidas por automovilistas inciviles.

La realidad es que ni la ciudad, ni los hoteles ni los restaurantes cuentan con instalaciones apropiadas para la movilidad de esas personas, y si las hay son deficientes o escasas; también los accesos a puntos de interés turístico son muy limitados. Quizá se eligió a la Ciudad de México por estas razones y con la intención de que con esta cumbre se decida programar acciones que subsanen esas carencias.

Cabe recordar que durante la Feria Internacional de Turismo (Fitur), a principios de este año en Madrid, se firmó la Carta de Intención entre la Secretaría de Turismo capitalina, la Asociación Mexicana de Agencias de Viajes de la Ciudad de México (AMAV-CDMX) y la Red Española de Turismo Accesible, para realizar esta primera cumbre en la Ciudad de México.

Diego González, presidente de la Red Española de Turismo Accesible, asegura que es la primera en su tipo que surge del sector turístico para sí mismo, ya que históricamente las iniciativas enfocadas al desarrollo de turismo accesible provenían de los viajeros con discapacidad.

Planteó que de acuerdo con las encuestas realizadas en Estados Unidos, México es el siguiente destino turístico solicitado por los viajeros discapacitados estadounidenses, lo que representa gran oportunidad, pues son alrededor de 102 millones de turistas potenciales.

Por su parte Fidel Ovando, presidente de la AMAV Ciudad de México, resaltó la importancia de ese cónclave porque “pondrá de relieve la necesidad de que todos, absolutamente todos los turistas de ese tipo tengan accesibilidad durante sus viajes, capacitar a los actores de la industria turística e invertir en este segmento relevante que está desatendido”.

Y Gerardo Pérez Aguilar, director ejecutivo de la Cumbre, comentó que la accesibilidad es de suma importancia, por lo que “hicimos esfuerzos para que esa Cumbre sea en México. Ya se han dado los primeros pasos al adaptar algunas camionetas y autos de turismo para que sean accesibles para las personas discapacitadas, e informó que ya hay guías con alguna discapacidad que son muy profesionales.

Reparó que hay gama de palabras y adjetivos, como discapacidad y capacidades diferentes, pero lo importante es que el turismo debe ser accesible para todos en restaurantes, hoteles, transportes terrestres, líneas aéreas, áreas de visita, sanitarios, y pensar que, con el paso del tiempo, las capacidades se van reduciendo: la vista, el oído, el caminar, por lo que las empresas deberán adaptar sus instalaciones.

El presidente de Canaco, Humberto Lozano Avilés, enfatizó que si bien aún hay mucho por hacer en materia de accesibilidad, hay avances “y los empresarios estamos listos y dispuestos para dejar en alto el nombre de la Ciudad de México en esta materia”.

La accesibilidad no es sólo para personas que utilizan sillas de ruedas, también lo es para quienes no pueden ver o escuchar. Aproximadamente 10 por ciento de la población mundial padece alguna discapacidad, de aquí la necesidad de tener banquetas en buen estado, y autobuses con acceso para personas con sillas de ruedas, muletas o bastones.

También, aunque no son discapacitadas, se debe tomar en cuenta a personas mayores de 60 años, embarazadas o con carriolas y personas con malas condiciones físicas temporales.

A veces vemos símbolos que representan la accesibilidad, sin embargo ésta no cumple los parámetros técnicos. La accesibilidad debe tener continuidad, de nada sirven estacionamientos y sanitarios adaptados si el complejo que los tiene no lo está. De nada sirve un desnivel carente de las características adecuadas. ¿Para qué sirven el Metrobús, peseras e incluso el Metro en esta ciudad si no hay accesibilidad?

¿La Cumbre podría ser el medio para sensibilizar a esta sociedad que no piensa más que en sí misma?